Zumo de naranja

Un solo vaso de zumo de naranja exprimido podría aumentar el riesgo de sufrir cáncer

Solemos tomarlo en el desayuno, pero ¿sabías que el zumo de naranja, en realidad, no es tan saludable como piensas?

Casi todo el mundo ha probado el zumo de naranja antes. Este jugo de naranja y dulce nos recuerda las meriendas de nuestra niñez y los desayunos que ingeríamos antes de salir camino al colegio. Algunos padres siempre decían que nos lo bebiésemos entero para abastecernos de vitaminas para el día. 

De hecho, es muy común que su sabor nos evoque recuerdos, muchos de ellos familiares. Se trata de una de las bebidas favoritas de los niños, pero también de los adultos, y su forma más consumida sigue siendo en forma de jugo. Pero, ¿qué sabemos sobre su composición y sus beneficios?

¿Por qué el zumo de naranja no es tan beneficioso como piensas?

En nuestro país, la naranja es una de las frutas más consumidas, especialmente al final del invierno. Además, solemos comerla entera, o también de postre. Y puede ser capaz de endulzar nuestras ensaladas.

Jugo de naranja
El jugo de naranja tiene en realidad muchos azúcares simples | Getty Images

Sin embargo, una de las formas más comunes es consumirla como bebida, un producto que podría no ser tan beneficioso como creemos. Los zumos de naranja que se venden en envases de cartón en nuestros supermercados, o incluso los que elaboramos en casa, contienen mucha azúcar y poca fibra

Por ejemplo, una única ración de 250 ml de zumo contiene el doble de calorías y azúcar que una naranja y cuatro veces menos fibra. ¡Es el equivalente al aporte calórico de un refresco!

Es más, por la mañana, después del ayuno nocturno, el cuerpo está muy receptivo a la más mínima dosis de azúcar. Una vez que se traga el jugo, en los minutos que siguen, su metabolismo debe lograr gestionar esta llegada repentina.

¿Qué otro efecto negativo puede tener el zumo de naranja para la salud?

Pero esto no es todo. Si te asusta el zumo de naranja natural por contener mucha azúcar y poca fibra, debes continuar leyendo. Y es que un estudio publicado hace unos años encontró que tomar más de una bebida azucarada al día (lo que incluiría un zumo de naranja), se asociaría a un mayor riesgo de cáncer.

El estudio en cuestión fue publicado en The BMJ. Hasta ese momento, aunque distintas investigaciones han asociado la obesidad con el riesgo de cáncer, y el azúcar con el aumento de peso, los nexos entre el azúcar y el cáncer no se habían establecido aún.

Sin embargo, ese trabajo encontró que, en el caso del zumo natural de naranja, la asociación con el cáncer es muy fuerte, por lo que sería similar al de los refrescos azucarados. Por tanto, como es de imaginar, no hay nada mejor que comer fruta entera. Y, si es posible, una o dos deliciosas naranjas enteras.

¿Cuál es la composición de la naranja?

La calidad de una naranja suele determinar la calidad del jugo, pero el proceso de transformación también es importante. Por lo tanto, para saber qué hay en un jugo de naranja, debemos comenzar por observar la composición de la fruta.

Un vaso lleno de zumo de naranja con varias futas cortados y enteros alrededor
Como con muchos otros productos, no hay que abusar del zumo de naranja | Getty Images

Ya conocemos a la naranja por su contenido en vitamina C, pues una de las más ricas en esta (por detrás de algunas otras frutas como el camu camu, la acerola o la baya del espino amarillo).

Sin embargo, la naranja no solo se define por su composición de ácido ascórbico. De hecho, también contiene vitamina B9, vitamina E y betacaroteno. En su composición hay en particular sales minerales y oligoelementos, como magnesio, fósforo, calcio y potasio.

Como todos los demás cítricos, la naranja también es muy rica en antioxidantes. Están presentes en sus vitaminas y en forma de flavonoides. Por último, las naranjas también contienen fibra soluble, en pequeñas cantidades.

Asimismo, son bajas en grasas y proteínas, y bastante altas en carbohidratos. De hecho, uno de sus principales problemas es que contienen una enorme cantidad de azúcares simples.