Colchas y almohadas de color blanco

El truco casero para lavar bien el edredón en la lavadora sin estropear el tejido

Con estos consejos lavar tu edredón no volverá a ser un quebradero de cabeza

La temporada de volver a sacar el edredón se acerca a pasos agigantados. En el caso de que tengas uno de plumas o plumón, seguro que uno de los problemas a los que te enfrentas cada año es a saber cómo lavarlo.

A pesar de que limpiarlo es imprescindible, no siempre sabemos cómo hacerlo para no estropearlo. La buena noticia es que, con los trucos que te vamos a mostrar, podrás introducirlo en la lavadora sin miedo.

Gracias a ello, ahorrarás tiempo y también dinero, pues no será necesario que lo lleves a una tintorería para que lo pongan a punto. Tan solo tienes que tener en cuenta algunos pasos para lograr que tu edredón dure años como nuevo.

El truco para lavar el edredón paso a paso

Este truco que te vamos a mostrar para lavar tu edredón de plumón sin ningún problema consta de varios pasos. Lo más importante, como verás, será no saltarte ninguno. Muy pronto comprobarás que el resultado será de lo más profesional (y sin necesidad de gastar).

Primer plano del tambor de una lavadora
Tu lavadora debe ser lo suficientemente grande para que quepa el edredón | Getty Images

1. Utiliza una lavadora de buen tamaño

En primer lugar, uno de los puntos más importantes que debes considerar es que hace falta que, para limpiar el edredón sin dañarlo, tu lavadora debe ser grande. Esto lo podrás comprobar si introduces en el tambor el edredón y ves que no se llena por completo. Es decir, que aún queda un poco de espacio.

Además no basta con que quepa, sino con que tenga algo de espacio para ser lavada. En caso contrario, lo mejor será que lo lleves a un centro profesional, ya que allí tienen lavadoras industriales donde el cuidado estará asegurado. 

2. Comprueba el relleno para que no haya pérdidas

Si tienes una lavadora grande, el siguiente paso consiste en comprobar que no haya ninguna parte de tu edredón descosida. Esto puede pasar si tiene mucho tiempo o si la costura ha cedido por algún tirón.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Lo más importante es que te fijes en que no hay pérdidas de relleno por ningún sitio. En caso de que así sea, es primordial arreglar antes el descosido, algo que puedes hacer por tu cuenta o en un sitio profesional.

3. Revisa siempre las indicaciones

Una vez hechas las comprobaciones pertinentes, lo siguiente que debes hacer es revisar las indicaciones que hay en su etiqueta. Esto será necesario si lo quieres lavar en casa sin ningún problema. En la etiqueta podrás ver qué recomendaciones de lavado y mantenimiento indica el fabricante, algo que se suele reflejar a través de distintos símbolos.

Plano de plumones apilados y una pluma de color azul
Normalmente contienen una etiqueta en la que se describe cómo se debería lavar correctamente | Getty Images

4. Ha llegado el momento de lavarlo

A la hora de lavar el edredón, una cosa muy importante es el detergente. Para estos casos, lo ideal es hacer uso de uno suave que no lleve lejía. Además, no se recomienda añadir suavizante.

Por otro lado, en cuanto al programa de lavado, usa aquel específico de prendas delicadas, así como un centrifugado suave. De este modo, el relleno no se apelmazará tanto. Además, debes comprobar que la temperatura nunca sea superior a la que indica el fabricante.

5. Así debes secar tu edredón para que esté perfecto

Cuando el programa de lavado termine, el siguiente y último paso consiste en secar tu edredón. Para ello, lo más recomendable es hacerlo al aire libre. De esta forma, te asegurarás de que dure impoluto mucho más tiempo.

Aunque es cierto que esta opción requerirá más tiempo, es una opción ecológica y respetuosa con el medio ambiente. Al no optar por la secadora, también estarás ahorrando algo de dinero.

Para conseguir que se seque correctamente, tendrás que extenderlo sobre una superficie lisa, limpia y de buen tamaño, como puede ser un tendedero vacío. Evita en todo momento que roce el suelo, pues se puede manchar mientras esté húmedo.

Por último, cada cierto tiempo, muévelo con el objetivo de repartir el relleno y evitar que las plumas se queden apelmazadas. Una vez seco, habrás lavado tu edredón en la lavadora de forma sencilla y en poco tiempo.