Una taza de baño de mármol blanco con una pared de ladrillos azules detrás

El truco definitivo para que tu baño huela bien, aunque lo acabes de utilizar

Con estos trucos caseros y efectivos, te olvidarás para siempre del mal olor en tu baño

El cuarto de baño es una de las estancias más transitadas del hogar. A pesar de que todos sabemos qué función cumple, eso no quiere decir que sea agradable el olor que se puede quedar en él en muchas ocasiones.

Además, esto se hace patente, sobre todo, cuando vivimos con más gente o acudimos a un baño de invitados. Esas veces, seguro que tú también te has sentido incómodo al salir del cuarto y darte cuenta de que el olor no es demasiado bueno.

Por suerte, existen una serie de trucos caseros que te ayudarán a desprenderte del mal olor en muy poco tiempo. Gracias a ellos, además, parecerá que el baño está siempre limpio y perfumado.

Los mejores trucos para despedirte del mal olor del baño

Si no quieres volver a pasar vergüenza cuando salgas del baño o necesitas que el buen olor dure mucho más tiempo, estos consejos se convertirán en la solución a todos tus problemas.

Recipiente con aceite de onagra y flores de onagra
Usa aceites esenciales para crear un spray antiolor | Getty Images

1. Hazte con un spray antiolor

Los sprays antiolores pueden ser la mejor solución para acabar con el mal olor en tan solo segundos. De hecho, si no deseas invertir demasiado dinero en uno del supermercado, siempre tienes la opción de hacerlo por tu cuenta en casa. Para ello, puedes usar una cucharada de alcohol, 80 ml de agua, 40 gotas de aceite esencial de tu gusto y comprar un pulverizador.

Cuando lo tengas todo listo, solo tienes que mezclar los líquidos e introducirlos dentro del recipiente. Muévelo de forma enérgica y, cuando lo necesites, echa algunas pulverizaciones en el interior de la taza del baño.

Persona limpiando la taza de un váter con papel y un pulverizador
Puedes utilizar el spray para rociar la taza y el interior del váter | Getty Images

Verás como, de forma casi mágica, el olor desaparecerá como si nunca hubiera estado presente.

2. Vierte jabón líquido tras usar el baño

Otro de los trucos que te pueden ayudar, y que además es de lo más efectivo, es el usar jabón líquido. Para ello, lo único que tienes que hacer es tirar de la cadena y, cuando el agua esté baja, verter un poco de este líquido.

También te servirá un poco de champú, colonia o lejía. Es decir, lo que tengas más cerca. De este modo, el olor se camuflará y, una vez que el agua suba de nuevo, el olor volverá a ser agradable en todo el cuarto.

Un hombre se lava las manos con jabón
El jabón puede camuflar el mal olor del baño | GTRES

3. No tardes en tirar de la cadena

Una de las peores costumbres que se pueden tener es la de ir al baño y no tirar de la cadena de forma inmediata. Este es un error que hay que corregir si deseas que el olor sea agradable en la estancia.

Además, otro consejo reside en tirar de la cadena unas cuantas veces. De este modo, los gases quedarán atrapados en la tubería, no en el ambiente. A pesar de que es efectiva, no es la solución más ecológica. Por este motivo, solo es recomendable ponerla en práctica en una situación de emergencia.

4. Enciende una cerilla

Si no conoces este remedio, debes saber que es uno de los más populares que existen por el momento. Sin embargo, también es uno de los que peores resultados trae.

Se trata de encender una cerilla cuando tires de la cadena. Como el fósforo tiene mucha intensidad, el olor disminuirá. Eso sí, puede que el baño huela a quemado.

Recipiente de cristal con vinagre de manzana
Bicarbonato y vinagre, muy efectivos en tu baño | Getty Images

5. Bicarbonato y vinagre, el truco antiolor que no falla

Estos dos ingredientes son indispensables en el hogar debido a todo lo que se puede hacer con ellos. De hecho, también son efectivos para deshacerte del olor del baño.

Para ello, mezcla un poco de vinagre de limpieza y bicarbonato y déjalo reposar dentro del baño unas cuantas horas. Después, aclara con agua caliente.

6. El desinfectante de manos te puede ayudar

En la actualidad, es común que el desinfectante de manos nos acompañe a cualquier lugar. Y, de hecho, se puede convertir en un gran aliado después de ir al baño.

El truco consiste en echar un poco de este líquido en la taza para que el olor se vaya de forma rápida. Como el olor del líquido es muy fuerte, es capaz de camuflar el otro.