Imagen del interior del SEPE

Con tres meses trabajados ya puedes cobrar el subsidio de 480 € al mes

Todos los requisitos para cobrar una ayuda por desempleo si has trabajado menos de un año

La prestación contributiva por desempleo es la ayuda más importante para desempleados en España. Puedes llegar a cobrar 1.500 euros al mes, pero tiene un requisito básico. Y es que tiene que haber cotizado al menos 12 meses en la Seguridad Social para tener derecho a la prestación.

A partir de ahí se calcula el tiempo cotizado y las bases de cotización para establecer la cuantía y la duración de la prestación. Las dificultades del mercado hacen que no todas las personas tengan derecho a una prestación por desempleo. Por eso existe el subsidio por desempleo. 

El Servicio Público de Empleo (SEPE) ofrece una ayuda de 480 euros al mes para trabajadores en paro que no tengan el mínimo cotizado. Pero cuidado, porque incluso en este caso la administración exige haber cotizado un mínimo. No podrás acceder a la ayuda de 480 euros sin tres meses de cotización.

Cuánto tengo que cotizar

La buena noticia es que con tres meses cotizados ya puedes cobrar el subsidio de 480 euros mensuales. Y cuanto más tiempo cotizado acumules más aumentará la duración del subsidio, pudiendo llegar hasta los 21 meses. Por eso es importante asegurar unas mínimas cotizaciones a la Seguridad Social.

Un joven, ante una oficina del Servicio Público de Empleo.
Puedes cobrar esta ayuda si tienes un mínimo cotizado | EP

Según el SEPE, el subsidio por cotizaciones insuficientes es la opción más viable para cobrar una ayuda habiendo trabajado menos de un año. Para acceder a este subsidio debes acreditar un cierto nivel de cotizaciones. La cantidad requerida depende de la situación del solicitante.

En el caso de las personas con responsabilidades familiares, es suficiente con haber cotizado 90 días. En el caso de no haber responsabilidades familiares, se exige el doble (180 días). Además de esta mínima cotización, la administración establece otros requisitos para cobrar el subsidio.

Subsidio por desempleo: requisitos

Lo más importante para cobrar esta ayuda es tener el mínimo de 90 o 180 días cotizados, según la situación personal. Pero además hay otros requisitos que debes tener en cuenta. Por ejemplo, estar en situación legal de desempleo, estar inscrito como demandante de empleo y suscribir un compromiso de actividad.

Además, para acceder al subsidio de 480 euros al mes tienes que tener ingresos inferiores a 750 euros mensuales (el 75% del salario mínimo). La cuantía es invariable y ha subido 17 euros mensuales con el aumento generalizado de prestaciones y subsidios. Otro factor a tener en cuenta es la duración.

Es muy importante estar inscrito como demandante de empleo y renovar el procedimiento periódicamente (lo que se conoce como sellar el paro). Puedes hacerlo por internet o de manera presencial, pero el procedimiento varía según la comunidad. El SEPE reúne en su página todos los servicios autonómicos de empleo.

Cuánto dura el subsidio por cotizaciones insuficientes

La duración del subsidio por cotizaciones insuficientes también dependerá de la situación personal del solicitante y cuánto haya cotizado. Con responsabilidades familiares y menos de seis meses cotizados, durará los meses que hayas cotizado (tres, cuatro o cinco). Con más de seis meses cotizados, durará 21 meses.

Una mujer introduciendo su tarjeta bancaria en un cajero automático con la pantalla en blanco
Tendrás derecho a este subsidio durante unos meses | Getty Images

En el caso de no tener responsabilidades familiares, el subsidio durará seis meses siempre con la premisa de que hayas cotizado el mínimo de 180 días. Por lo tanto, en este caso tendrás derecho a cobrar la prestación tanto tiempo como hayas cotizado. Esta ayuda puede ser prorrogable en períodos de 6 meses.

Si no has generado el derecho a este subsidio, hay otras ayudas extraordinarias del SEPE para parados de larga duración. Por ejemplo el subsidio para mayores de 52 años o la Renta Activa de Inserción. También hay ayudas para familias vulnerables y en riesgo de pobreza, como el Ingreso Mínimo Vital (IMV).