Salmorejo

Lo que pasa con tu cuerpo si comes salmorejo cada día en verano

Elaborado con hortalizas frescas y agua, no hay duda que el salmorejo es un plato ideal para el verano. Pero, ¿qué beneficios ofrece cuando lo consumimos de forma regular?

La gastronomía española es una de las más alabadas mundialmente. Aunque existan un gran número de recetas, algunas gozan de más fama que otras. Un claro ejemplo es el salmorejo. Una receta que no pasa de moda nunca, sobre todo en las fechas más calurosas.

Además, es un producto que ya empieza a aparecer en los supermercados de otros países. Un hecho poco casual teniendo en cuenta su gran sabor. Por ello, teniendo en cuenta su alta demanda, se nos ocurre la siguiente pregunta: ¿qué pasaría si comiésemos salmorejo todos los días?

¿Qué es el salmorejo y qué beneficios ofrece?

El salmorejo es un plato típico y originario de Córdoba. Consiste en una combinación entre sopa o caldo y salsa. Aunque se desconoce la fecha de su origen, hay quienes la datan ya por finales del siglo XIX.

Consumido frío, es muy refrescante, hidrata y es útil contra las altas temperaturas. Por este motivo, se convierte en una propuesta ideal para el verano o para los días de mayor calor.

Comiendo salmorejo
El salmorejo es tremendamente sencillo de hacer | Getty Images

Se elabora con tomates frescos, ajo, pan y aceite de oliva. Aunque, en algunos casos, es común añadirle huevos duros (picados) y jamón serrano. Como vemos, se trata de una elaboración que usa algunos de los ingredientes típicos de la dieta mediterránea, como el aceite de oliva, el ajo, los tomates o el jamón serrano.

Y pese a que su sabor sea espectacular, también destaca su valor nutricional. El salmorejo es rico en hidratos de carbono, por lo que es perfecto para proporcionar energía a nuestro cuerpo.

Asimismo, contiene licopeno y polifenoles, unos compuestos que aportan antioxidantes que ayudan a reducir la acción negativa de los radicales libres. Un gran número de estudios avalan los efectos positivos de estos compuestos sobre la salud. El salmorejo también cuenta con vitamina E, gracias a la presencia del aceite de oliva virgen extra.

Tomando salmorejo
Repleto de agua, vitaminas y minerales, el salmorejo es el plato perfecto para la salud | Getty Images

Dado que nos permite refrescarnos y comer rápida y fácilmente, además de ser muy ligero, no hay duda de que el salmorejo es ideal para refrescarse en los días más calurosos.

¿Qué opinan los expertos sobre comer todos los días salmorejo?

Aunque es el sueño de muchos, comer salmorejo diariamente no es tan saludable como nos gustaría creer. Por un lado, abusar de un mismo producto es perjudicial para la salud. 

Es un error muy común creer que porque un alimento sea "sano", podemos centrar nuestra alimentación únicamente en ese producto. Como es lógico, para que nuestro organismo funcione correctamente, debemos llevar a cabo una dieta variada.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Por otro lado, aunque se pueda considerar al salmorejo un alimento saludable, lo cierto es que contiene una gran cantidad de pan. Y aunque el pan es uno de los alimentos más alabados por la sociedad, hay que tener especial cuidado con su consumo.

Es más, desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan no consumir más de 250 gramos de pan. Además, esta cantidad se debe dividir entre todas las comidas del día, dejando así una media de 40 gramos de pan por comida.

Teniendo en cuenta estas razones, los especialistas han dado una cifra exacta de los salmorejos recomendados a la semana. Según los expertos, lo ideal sería comer entre tres y cuatro veces salmorejo a la semana. 

La dieta mediterránea, una pauta nutricional de lo más beneficiosa

El salmorejo, como otros tantos productos, forman lo que conocemos como dieta mediterránea. Este tipo de dieta es el estilo alimenticio con mayor presencia en España, pues destaca por su sabor y calidad.

Ensalada de pasta rodeada de tomates
Cada vez más personas siguen la dieta mediterránea | Getty Images

Entre algunos de sus beneficios encontramos la posible prevención de algunas enfermedades o un mejor desarrollo de la memoria. Por ello, es entendible querer consumir con regularidad los platos típicos de esta dieta. Sin embargo, debemos controlar en qué cantidades introducimos ciertos alimentos en nuestra rutina.