Varios ejemplares de mosquito bien alimentados sobre la piel

El remedio casero que ahuyentará a todos los mosquitos de tu casa por la noche

Sabemos que no hay nada más molesto que un mosquito te despierte en plena noche de verano. Por ello, no te puedes perder este remedio que te ayudará a mantenerlos alejados.

La primavera húmeda y el calor del verano favorecieron la proliferación de insectos que pican, para disgusto de muchas personas. No en vano, casi podríamos decir que los mosquitos son las auténticas “mascotas” del verano. El resultado es bien conocido por sus "presas": picaduras, inflamaciones seguidas de picazón.

Pero es cierto que, en determinadas épocas, pueden ser aún más virulentos. Por ejemplo, las fuertes lluvias de primavera, seguidas de un fuerte calor, puede favorecer la eclosión más rápida de los huevos puestos por las hembras de mosquito. Así, los mosquitos no solo tienden a ser más numerosos, sino que, además, pueden llegar a picar más.

¿Cuál es el remedio casero que aleja de tu casa a los mosquitos?

Aunque no lo creas, en realidad es sumamente sencillo y simple. Y solo necesitas dos ingredientes: vinagre blanco y limón. ¿Sabes por qué? Esto se debe a que el vinagre blanco ejerce un olor muy fuerte, que los mosquitos tienden a odiar.

De ahí que pueda llegar a convertirse en un ingrediente tremendamente útil para elaborar cualquier tipo de remedio natural contra los mosquitos. Por otro lado, el limón es otro ingrediente cuyo olor o aroma los mosquitos detestan o aborrecen.

Limones partidos
Los mosquitos tienden a huir cuando huelen el limón | Getty Images

Pero, en esta ocasión, su efecto se debe a la presencia en su composición del ácido cítrico que encontramos de manera natural en la fruta. Este último destaca por ser un gran repelente de mosquitos. La realidad es que elaborar un remedio casero con estos dos ingredientes es muy sencillo o simple.

Basta con cortar un limón por la mitad e impregnar, con vinagre blanco, cada mitad, situándolas en un plato pequeño de plástico. Seguidamente, sitúalo junto a aquellas ventanas que dejes abiertas durante la noche.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Aunque para ti pueda ser agradable por el olor a limón, esta combinación de ingredientes desprenderá un aroma a cítrico muy incómodo o molesto para los mosquitos. Para que sea efectivo, deberás ir reponiendo el limón por otro cada 2 o 3 días. Siempre dependerá de la cantidad de mosquitos que visiten y cuantos limones has dispuesto por el hogar.

Este remedio es verdaderamente efectivo, así que los mantendrá alejados de nuestra casa (y de nuestras ventanas). Además, puedes potenciar su eficacia combinándolo con otros tipos de remedios caseros. Así, los mosquitos no sentirán la tentación de entrar en tu casa.

Otros métodos antimosquitos caseros

Si consideras que este remedio no es lo suficientemente efectivo, siempre puedes optar por otro clásico. Hablamos del uso de limón con clavo, un conocido repelente de mosquitos. Al estar compuesto por elementos naturales, no te llevará demasiado tiempo preparar este otro remedio.

Tan solo necesitarás los dos ingredientes mencionados anteriormente. Deberás coger el limón y partirlo por la mitad, intentado que ambas partes tengan el mismo tamaño. Una vez dividido en dos, deberás ir colocando los clavos al rededor de la pulpa, recuerda que debes ejercer presión para que los clavos no caigan. Si quieres que sea verdaderamente efectivo, coloca tantos clavos como puedas.

Repelente antimosquitos
El limón con clavos acabará con los molestos mosquitos | Getty Images

Una vez preparado, puedes ir colocando las mitades por los rincones de tu casa con mayor presencia de mosquitos. Recuerda que su eficiencia no es eterna, por lo que deberás ir controlando cada cierto tiempo si funciona. Lo más habitual es que dure unas cuantas semanas.

En lo que confiere a consejos, existen algunos imprescindibles: retira el agua estancada que se pueda acumular en la cocina o en el baño, utiliza cortinas filtrantes... También puedes usar repelentes o insecticidas, pero estos pierden la cualidad de ser "naturales". Por eso mismo, puedes utilizar aceites esenciales como el de albahaca o lavanda.