Plantas

La planta ideal para tener en casa y que huela genial: ambientador 100% natural

Si hasta ahora solo veías las plantas de interior como objetos decorativos, debes saber que también proporcionan muchísimos beneficios

Muchas plantas aromáticas prosperan en macetas de interior, algo que se traduce en una gran noticia para los amantes de la cocina y la jardinería. Este tipo de plantas suele ser poco exigente, ya que permite tanto a los más experimentados como a los menos, poder vivir el cuidar a una planta. Con ellas no solo ganarás experiencia en la jardinería, sino que, además, podrás usarlas como un ambientador natural.

¿Por qué deberíamos cultivar plantas aromáticas en casa?

Lo cierto es que existen muy buenas razones por las que deberíamos comenzar a cultivar nuestras propias plantas aromáticas en casa. En primer lugar, porque es tan positivo para nuestra mente como para nuestro hogar. Además, si optamos por plantas aromáticas típicas de la cocina, nos ayudarán a transformar hasta el plato más sencillo.

En segundo lugar, huelen muy bien, por lo que son ideales para camuflar el mal olor que se puede apoderar de nuestro hogar. También es posible cultivarlas incluso en espacios verdaderamente pequeños. Por ejemplo, requieren poco espacio, lo cual es una auténtica bendición para quienes viven en espacios urbanos. Y, mejor aún, su cuidado es muy sencillo. Requieren de poco mantenimiento una vez que hayamos encontrado las plantas más adecuadas.

¿Qué planta es ideal como ambientador casero?

La planta Andrómeda, también conocida científicamente con el nombre de Pieris Japonica, es perfecta como planta aromática. Se trata de un arbusto que puede florecer rápidamente en nuestra casa. En este sentido, lo más recomendable es plantar directamente un cepellón, dado que las semillas requieren de más tiempo. Para que crezca el arbusto más sano, lo ideal es plantarlo cuando llueva. 

¿Cómo? Muy sencillo: debemos coger el cepellón e introducirlo en un recipiente con agua de lluvia justo hasta el instante en el que desaparezcan las burbujas de aire. Luego sácalo y desenreda las raíces de manera delicada.

Primer plano de una planta andrómeda
Deberás colocarla cerca de la ventana para que pueda captar los rayos del sol | Getty Images

En una maceta más profunda, cava con cuidado un hoyo entre dos a tres veces más grande que el cepellón. Seguidamente, mezcla la tierra que has sacado del hoyo con tierra de brezo, poniendo un poco en el fondo del agujero.

Luego, pon la planta en el hoyo y cubre el resto de tierra que has preparado anteriormente. Aprieta un poco la tierra con la ayuda de las manos para que quede firme. Y, luego, riega abundantemente.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

¿Qué beneficios nos ofrece tener plantas en casa?

A continuación, recogemos algunos de los múltiples beneficios de tener plantas en nuestro hogar.

1. Nos ayudan a respirar mejor

Mientras que nuestros cuerpos toman oxígeno y liberan dióxido de carbono, las plantas lo hacen a revés. Es decir, toman dióxido de carbono y liberan el oxígeno. De ahí que añadir plantas al interior de nuestras casas puede ser útil para incrementar el nivel de oxígeno y así permitirnos respirar mejor.

Pero este proceso se detiene por la noche, de forma que, durante las horas nocturnas, la mayoría de las plantas toman oxígeno y liberan dióxido de carbono. Por lo tanto, es más recomendable colocar nuestras plantas en el salón o en el comedor, en lugar de en los dormitorios.

Plantas en casa
No hay duda: disponer de plantas de interior en casa puede ofrecernos muchos beneficios | Getty Images

2. Ayudan a purificar el aire

Además de ayudarnos a respirar mejor, tener las plantas bien cuidadas también puede ayudar a purificar nuestro hogar al reducir el polvo en el aire hasta en un 20%. Dicho de otra forma, actúan como filtro y luego restituyen el aire limpio.

3. Mejoran nuestra salud

No hay duda: contar con plantas en el interior de nuestras casas nos ofrece muchos beneficios para la salud. Según un estudio realizado por la Universidad de Kansas, añadir plantas a las habitaciones de los hospitales ayudaría a acelerar el proceso para que el paciente se cure.

Otro estudio, llevado a cabo por el Comité Holandés de Horticultura, demostró que agregar plantas a nuestro lugar de trabajo ayudó a reducir los resfriados, la fatiga, los dolores de cabeza, el dolor de garganta y la tos.

4. Humidifica el aire

Se sabe que las plantas son capaces de devolver alrededor del 97% del agua que absorben. Así, tener varias plantas ayuda a aumentar la humedad. Gracias a ello, ayudarían a reducir los riesgos de resfriados. Y, con ello, tanto la tos como el dolor de garganta.