Un vaso de agua transparente sobre una mesa de cristal con un chorro de agua cayendo

Nunca bebas agua mientras comes: avisan de un gran peligro

Los problemas que puedes tener si acostumbras a beber agua durante o después de comer

El agua forma parte de nosotros, y nunca mejor dicho: alrededor de un 60% de nuestro cuerpo es agua. Es por ello que beber agua de forma diaria es fundamental para gozar de buena salud. Tomar agua es imprescindible para poder vivir, pero lo cierto es que hay maneras y momentos para hacerlo.

Los expertos recomiendan la ingesta de agua de 1,5 a 2 litros por día en una persona normal. En deportistas o personas con necesidades especiales, la ingesta de agua debería aumentar. Pero siempre se debe consumir de forma moderada, continuada y relajada.

¿Cuándo es mejor beber agua?

Lo cierto es que cada persona tiene unos hábitos propios en el consumo de agua. Ahora bien, los expertos se suelen poner de acuerdo sobre las consecuencias y beneficios de escoger uno u otro momento.

1. Antes de las comidas

Mucha gente prefiere beber agua antes de empezar a comer. Este hábito sirve tanto para hidratar la boca, como para preparar el estómago para la comida y para evitar atracones innecesarios. Esto último se debe a que el agua suele saciar mucho, a pesar de no tener ninguna caloría.

Chica bebiendo un vaso de agua
Beber agua antes de comer reduce el apetito | Getty Images

Por eso mismo, si estás haciendo una dieta de perdida de peso, beber mucha agua antes de comer te será muy beneficioso. Es más, el simple hecho de beber agua antes de comer prepara y humedece el camino que seguirán los alimentos hasta el estómago.

2. Durante las comidas

Cuando se opta por beber agua mientras se come, debemos tener en cuenta sus posibles efectos. El agua ayuda, el primer lugar, a masticar la comida y, posteriormente, a tragarla. Aun así, los expertos recomiendan que las cantidades de agua ingeridas sean muy reducidas.

Plato lleno de comida
Lo mejor es no beber demasiada agua durante las comidas | Getty Images

Esto de se debe a que, durante el proceso de  masticación, se genera una enzima muy importante que ayuda a la digestión. El problema es que, si no paramos de beber agua (u otro líquido), lo que conseguiremos es que esta enzima deje de funcionar correctamente. Y el problema lo notarás posteriormente, ya que un mal funcionamiento del estómago provoca serias molestias y dolores.

3. Después de las comidas

En la misma línea que los problemas que puede conllevar abusar del agua durante las comidas, lo mismo ocurre con el hecho de beber demasiado líquido justo después. Esto se debe a que una ingesta elevada de agua con el estómago lleno puede afectar a los  jugos gástricos. Estos son los encargados de que el estómago haga correctamente la digestión.

Hombre cogiendose la barriga con las manos
No bebas mucha agua justo después de comer | Getty Images

Si bebemos demasiada agua, lo que hacemos es diluir hasta cierto punto el ácido gástrico, lo que perjudica al estómago. Básicamente, no le dejamos hacer bien la digestión, lo que provoca dolores de barriga e incluso un estreñimiento importante.

Los beneficios de beber agua con regularidad

Como hemos visto, hay momentos mejores y peores para beber agua. Esto no quita que una correcta hidratación resulte esencial para nuestra salud. A continuación, descubrirás algunos de los mejores motivos para consumir aga con regularidad.

✅ ¡Pincha abajo para ver los 20 mejores alimentos para descansar bien! Toca las fotos para verlas todas y sigue leyendo! ⬇⬇

1. No tiene calorías

Es importante saber que el agua no tiene calorías y es la mejor opción para  hidratarse. Recuerda que es mejor evitar refrescos u otras bebidas que le añaden calorías innecesarias a tu ingesta diaria.

2. El mejor aliado en una dieta

Si estás haciendo una dieta de perdida de peso, el agua será tu mejor amigo. No solo no contiene calorías, sino que es muy saciante y te ayudará mucho a controlar el apetito. De todas formas, como hemos visto, debes ir con cuidado cuando bebes agua durante o después de comer.

Mujer se mide la cintura con una cinta metrica
Te ayudará a adelgazar | Getty Images

3. Escucha a tu cuerpo

Si en cualquier momento del día tienes sed, bebe agua de forma pausada y moderada. El hecho de tener sed es un indicativo de deshidratación, tu cuerpo te está avisando de que necesita beber agua. Lo mejor que puedes hacer es automatizar una rutina diaria para acostumbrarte a beber agua regularmente.

4. ¿Piel reluciente? Bebe agua

Muchos estudios revelan que beber agua a lo largo del día y en las cantidades adecuadas, ayuda a mejorar el aspecto de la piel. El motivo principal es la liberación de toxinas que se acumulan en el cuerpo provocando problemas en la piel, como el acné o la rosácea.

Mujer asiatica con la piel reluciente
El mejor aliado para tu piel | Getty Images

5. Mejora la digestión y previene los estreñimientos

Ingerir agua en el momento idóneo es perfecto para ayudar a tu cuerpo a hacer la digestión. Nuestro cuerpo es inteligente y si ha hecho la digestión como toca, ir al baño será todo un lujo. Ni te acordarás de lo que es el  estreñimiento. Eso sí, evita hacerlo durante o justo después de comer, como hemos mencionado, si no quieres que el resultado sea el contrario.