Pan

La OCU aclara por fin cuál es el pan que más engorda

Solemos pensar que el pan de molde es una opción saludable, pero la realidad es algo diferente. ¿Qué ocurre con el peso? Te lo descubrimos en este artículo.

El pan de molde industrial es muy práctico. Se conserva durante mucho tiempo, se presta bien a nuestras recetas de sándwiches a un precio inmejorable. Sin embargo, la composición de este producto sigue siendo muy pobre a nivel nutricional. Práctico, suave y disponible en bastantes variedades, el pan de molde es uno de los alimentos que están muy presentes en las alacenas de muchas casas.

¿Cuál es la composición nutricional del pan de molde?

Si bien esperamos encontrar harina integral, levadura, agua y sal, la realidad dista mucho de darnos la razón. No en vano, suele ser muy común que los fabricantes no dudan en utilizar productos de gama baja para ahorrar costes de producción.

Por ejemplo, en lugar de leche, lo más normal es encontrarnos con leche en polvo. Y, en lugar de azúcar, jarabe de glucosa. Además, la sal también tiende a dosificarse en grandes cantidades. Algo habitual porque proporciona sabor al producto terminado.

Pan de molde
El pan de molde no es tan saludable como piensas | Getty Images

¿Por qué deberíamos optar por pan de molde de panadería?

Al comparar el pan de molde de panadería con el pan de molde industrial, la conclusión es clara: el pan de molde de panadería es pequeño y caro, mientras que el de supermercado es muy grande, blando y no supera los 2 euros.

Pero cuando tendemos a comparar el peso de los dos panes de molde, la diferencia es, ciertamente, sorprendente. Y es que el pan de molde que se produce en la panadería pesa unos 380 gramos. Mientras que el industrial (el que encontramos en el supermercado) pesa 285 ramos. 

Esta diferencia se explica por el hecho de que los fabricantes dosifican levadura en grandes cantidades para hacer el pan más espeso. ¿Qué significa esto? Este volumen artificial es engañoso para el consumidor que, en última instancia, solo compra un producto muy pobre en el nivel nutricional e hinchado con levadura.

El pan de molde: nada bueno para la línea

El pan de molde, cuando se hace de forma artesanal, ya no es muy ligero en la base. Contiene harina, por supuesto, pero también mantequilla, azúcar, leche y un poco de sal. Finalmente, nada más malo que un brioche. Por desgracia y como suele ocurrir, en la versión industrial las cosas van mal.

De hecho, para obtener este lado suave y fundente que es tan popular, mientras se controlan los costos, los fabricantes utilizan materias primas menos costosas. Desde un punto de vista nutricional, el pan de molde tiende a ser algo más calórico que el pan común de barra. ¿Sabes por qué? Porque tiene un mayor contenido de azúcar y grasa.

Cesta de pan de molde
El pan de molde es mucho más calórico que el pan de barra | Getty Images

Por ejemplo, el pan de molde aporta alrededor de 247 kcal por cada 100 gramos. Mientras que el pan de barra aporta 225 kcal por 100 gramos. Aunque podemos pensar que la diferencia es mínima, como señala la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la realidad no es esa.

Y es que la grasa que encontramos presente en el pan de molde es, en realidad, de peor calidad. Especialmente cuando la comparamos con la grasa presente en el pan común. Eso sí, en lo que se refiere al contenido de sal, la cantidad de sal en ambos tipos de pan es bastante parecida.

Entonces, ¿cómo escoger la mejor opción?

La propia OCU aconseja escoger pan multicereal o integral. La opción integral, por ejemplo, es muy rico en fibra, por lo que previene el estreñimiento y mejora el tránsito intestinal.

Pero es necesario tener en cuenta la proporción de fibra presente en la composición del pan que elijamos. ¿Sabes por qué? Porque algunos panes integrales no tienen harina integral presente al cien por cien. De manera que llevan una parte de harina refinada y una parte de harina integral.