Tomando alcohol

Descubren un nuevo y grave efecto del alcohol en las personas: no te tomes ni una copa

Ya sabemos que el alcohol, incluso tomado en cantidades mínimas, es peligroso para la salud. Y, en esta ocasión, te descubrimos un nuevo y grave efecto sobre él.

El alcohol, un producto psicoactivo, tiene efectos inmediatos, pero también efectos a largo plazo, incluso en caso de bajo consumo. Se absorbe a través del intestino delgado. Además, no se digiere como un nutriente sino más bien como una toxina, pasando directamente a la sangre. 

Su eliminación dura unos 90 minutos y pasa en un 95% por el hígado. La piel (transpiración), los pulmones (aire exhalado) y la saliva son los otros medios para evacuarlo. Una vez ingerido, el alcohol influye en el cerebro. A dosis bajas provoca euforia, excitación y disminución de los reflejos. 

Pero con una cantidad mayor, se observa dificultad para hablar, somnolencia, náuseas. Asimismo, las bebidas alcohólicas afectan la conciencia, el comportamiento, la percepción y el sentimiento... Por ello, ningún investigador se ha sorprendido al hacerse público en nuevo hallazgo.

¿Cuál es el efecto nuevo y grave del alcohol?

Un estudio publicado en la revista eNeuro ha encontrado que, en los ratones, el alcohol tiende a alterar la actividad cerebral sincronizada en la amígdala. Por lo general, el abuso de alcohol tiende a ir acompañado tanto de ansiedad como de depresión. Y, según se ha demostrado, la amígdala suele estar implicada en ambas.

Los cambios en la actividad cerebral sincronizada, que son conocidas médicamente con el nombre de oscilaciones, pueden influir en los comportamientos de ansiedad y miedo. Especialmente cuando esos cambios se producen entre zonas como la amígdala y el córtex prefrontal.

Alcohol
El alcohol nunca aporta beneficios para la salud. Al contrario, es muy peligroso. | Getty Images

Pero no se sabe a ciencia cierta cómo el alcohol puede influir en la red de la amígdala. Y, sobre todo, cómo hace hasta modificar el comportamiento y generar ansiedad o temor. 

En ese estudio en concreto, los investigadores encontraron que el alcohol originó cambios en la actividad cerebral sincronizada. Lo que podría originar cambios en el comportamiento tanto temeroso como ansioso.

¿Por qué el alcohol es tan malo para la salud?

El consumo de alcohol tiene efectos nocivos en el organismo. En España se producen alrededor de 20.000 muertes relacionadas con el consumo excesivo de alcohol. Pero, a su vez, es necesario tener en cuenta otro detalle importante. El alcohol favorece los cánceres del sistema digestivo, aumenta el riesgo de accidentes cardiovasculares y afecta la salud mental, el sueño, la presión arterial, el sistema nervioso y la memoria. 

El consumo regular puede derivar en otras enfermedades crónicas muy graves: cirrosis hepática o síndrome de Korsakoff, por ejemplo. En el primer caso requiere trasplante hepático mientras que en el segundo se trata de trastornos neurológicos importantes como la demencia.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

También conducen a la formación del hígado graso, una enfermedad consistente en que la grasa no se elimina tan bien y permanece almacenada en el hígado, lo que provoca enfermedades y aumento de peso.

Aunque cabe destacar que a corto plazo también tiene efectos negativos sobre nuestra salud. Una vez hemos consumido alcohol de forma excesiva, es posible tener dolor de cabeza, ya que el cuerpo trata de deshacerse de la sobredosis de alcohol. Esto, aunque no lo creas, conduce a la deshidratación que, a su vez, causa dolores de cabeza. 

🍺 VER EL PELIGRO QUE CONLLEVA BEBER EL FIN DE SEMANA ➡️

Además, hay que tener en cuenta otra cosa importante: la idea de que la cerveza es adecuada o buena para mantenerse rehidratado después, por lo tanto, es completamente falso.

El vino tampoco es bueno para la salud

Al igual que es falso que la cerveza rehidrate, la idea de que el vino realmente es bueno para la salud todavía no ha sido probada científicamente. Si el polifenol, un poderoso antioxidante, está presente, aún no es seguro que su efecto positivo sea mayor que los efectos negativos del consumo de alcohol. Que, por cierto, sí que han sido demostrados en muchísimos estudios.