Mujer en el pasillo de un supermercado con un carro de la compra mirando una estantería llena de fideos

Los contaminantes químicos de tu comida que te hacen envejecer a marchas forzadas

Algunos alimentos cuentan con grandes dosis que llevan al envejecimiento temprano

Los contaminantes son sustancias introducidas en la atmósfera como consecuencia directa o indirecta de las actividades humanas. El problema reside en que tienen efectos negativos sobre la salud de las personas. Sin embargo, algunos son más dañinos que otros. Lo más peligroso para nosotros son los conocidos como contaminantes orgánicos persistentes (COPs).

Aunque su nombre pueda resultar extraño, este tipo de contaminantes conviven con nosotros de forma frecuente. Es posible encontrarlos en el medio ambiente, pero también sobre todo en los alimentos, poniendo así en peligro nuestra salud. Además, como su propio nombre indica, son persistentes. Es decir, son resistentes a la degradación y permanecen adheridos prolongadamente.

Las dioxinas y los PCBs, contaminantes químicos peligrosos

Dentro de los COPs existen distintos compuestos, pero no todos se adhieren a los mismos lugares y, además, cuentan con características diversas. Dos de los más conocidos son las dioxinas y los policlorobifenilos (PCBs). Estos últimos son muy frecuentes en productos lácteos, cárnicos y en pescados o mariscos. Es decir, alimentos frecuentemente ingeridos por la población.

Los PCbs son sustancias tóxicas que entran dentro del tipo aromático-clorados. Al ser hidrofóbicos, pueden reaccionar con los líquidos de los organismos. Es decir, se acumulan también en los tejidos.

Primer plano de un filete de carne roja
Los productos cárnicos pueden contener componentes contaminantes perjudiciales | Getty Images
Los productos cárnicos pueden contener componentes contaminantes perjudiciales | Getty Images

Les resulta extremadamente fácil adherirse a los tejidos de los organismos vivos, ya que actúan como lípidos. Este dato se traduce en que es muy fácil que lleguen a nuestros platos. Un hecho importante teniendo en cuenta que un consumo elevado de los mismos termina traduciéndose en problemas para la salud humana. 

Los estudios demuestran que la exposición humana ante estos contaminantes suele ser mediante la alimentación. Aunque ya en los 80, se consideraban un riesgo para la salud. Este tipo de contaminantes se utilizaban con la función de fluidos industriales. Por lo que era bastante común encontrarlos en los refrigerantes dieléctricos, una pieza fundamental de los condensadores y transformadores.

¿Estos contaminantes pueden hacernos envejecer?

La respuesta a la pregunta es sí. Desde la Universidad de Navarra en colaboración con el CIBER de Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) han corroborado que el consumo de los COPs podría ser un gran peligro para la salud. Teniendo en cuenta que se encuentran en  productos lácteos, cárnicos y en pescados o mariscos, es fácil haberlos consumido.

Dos vasos de leche y lonchas de queso en un campo
La leche y sus derivados también pueden contener sustancias tóxicas | Getty Images

Los resultados del estudio han demostrado que la exposición ante este tipo de contaminantes podría estimular el envejecimiento celular. Para comprobar cómo afectaban los PCBs a las personas, analizaron a 886 voluntarios con más de 55 años.

La razón es que dichas sustancias provocan el acortamiento de los telómeros. Estos últimos son los extremos de los cromosomas e indican el estado de salud y la esperanza de vida. Por lo que el consumir de forma habitual estos componentes estaría relacionado con una calidad de vida achacosa.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta otros factores. El estilo individual de cada persona, así como su ADN, pueden ser factores que alteran los resultados del estudio.

Otros riesgos de entrar en contacto con estos compuestos

Por desgracia, el peligro no solo se resumen en el envejecimiento celular. Consumir de forma habitual estos componentes químicos está asociado con el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el sistema cardiovascular. Entre ellas encontramos la aterosclerosis coronaria o la insuficiencia cardíaca.

Carne de pollo troceada con un poco de romero en medio
Las sustancias químicas presentes en algunos alimentos pueden perjudicar tu salud | Getty Images

Siguiendo en esta línea, los estudios llevados a cabo por la Universidad de Navarra demostraron que el contener altos niveles de PCBs podría aumentar el riesgo de padecer hipertensión y obesidad. Es decir, su consumo pone en riesgo distintas áreas de nuestra salud.

Si te preocupan sus consecuencias, tener unos hábitos de vida saludables disminuirá las posibilidades de padecerlas al ingerir estos componentes. Esto se consigue consumiendo todo tipo de alimentos y realizando actividad física diaria, entre otros.