Un carrito de supermercado lleno con frutas y verduras y una mano aguantándolo

Evita siempre que puedes 5 alimentos muy conocidos para reducir el colesterol malo

El colesterol alto puede ser muy malo para la salud. Te descubrimos algunos alimentos que deberías evitar siempre que desees reducirlo

El colesterol es una grasa natural esencial para nuestro organismo. Pero dependiendo de cómo se transporte en la sangre, se le puede llamar bueno o malo. Se calcula que solo en España, la mitad de la población tiene el colesterol alto. Además, únicamente la mitad de ellos conoce ese dato, poniendo así en mayor riesgo su salud.

Por fortuna, nuestros hábitos alimenticios pueden tener un efecto positivo y contrarrestante contra esos altos niveles. De ese modo, los especialistas recomiendan estilos de vida saludables y considerados con nuestra salud cardiovascular.

¿Qué 5 alimentos debemos evitar para bajar nuestro colesterol malo?

Teniendo en cuenta la influencia de la alimentación en el desarrollo, tanto del colesterol malo como del bueno, es recomendable optar por alimentos saludables que frenen su expansión. Además, puedes eliminar de tu despensa aquellos que son más nocivos y perjudican a tu salud.

1. Lácteos enteros

Debido a su alto contenido en grasas saturadas, lo mejor es sustituir los lácteos enteros por sus versiones desnatadas. En el caso de los quesos, por otro lado, lo mejor es evitar los quesos muy curados, como emmental, parmesano o brie.

2. Carnes rojas

Es sabido que una dieta basada en plantas es mucho más recomendable a la hora de mantener a raya el colesterol. Y es que las carnes rojas, como la de cordero o ternera, son muy ricas en grasas saturadas y colesterol. ¿Lo mejor? Puedes sustituirlas por carnes magras, como la de pollo o conejo sin piel.

Carne de pollo troceada con un poco de romero en medio
La carne de pollo es una buena alternativa a las conocidas como carnes rojas | Getty Images

3. Mantequilla

La mantequilla está elaborada con grasa animal, por lo que contiene también mucha grasa saturada. Es preferible eliminarla por completo de nuestra dieta contra el colesterol, de este modo, reduciremos las posibilidades de padecer una afección cardiovascular.

4. Embutidos

También contienen mucha grasa y colesterol. Y no solo eso, también contienen mucha sal, lo que es muy malo para la salud de nuestros riñones. Aunque su sabor sea tentador, lo mejor es reducir al mínimo posible su consumo.

5. Bollería

Tanto industrial como casera, tienen harinas refinadas, grasas saturadas y mucho azúcar. Evidentemente, además de evitar estos alimentos, es preferible también practicar ejercicio físico regular. Y cuidar mucho nuestra alimentación.

¿Qué es exactamente el colesterol malo?

El colesterol necesita de la ayuda de proteínas para poder moverse por la sangre. Las dos principales proteínas son las lipoproteínas de baja densidad (llamadas "LDL") y las lipoproteínas de alta densidad (las "HDL"). 

Cuando está el colesterol está a bordo de una proteína HDL, se considera colesterol "bueno", pero cuando tiene lugar en una proteína LDL se considera colesterol “malo”. Esto se debe a que en vez de almacenar o expulsar el colesterol, lo distribuye a todas las células del organismo. De esta forma, se desarrolla un cúmulo de colesterol en las arterias, también conocido como arterioesclerosis

Si te interesa conocer hasta qué punto tienes colesterol malo, lo recomendable es visitar un médico, pues las pruebas de sangre dictaminan el nivel de su presencia. Algunos de los hábitos que afectan a sus niveles son la dieta, el peso, el historial clínico familiar u otras afecciones médicas. Aunque las recomendaciones varían teniendo en cuenta la edad y el sexo, se recomienda hacerse pruebas de sangre cada 5 años.

Colesterol LDL
Ha que tener siempre bajo control los niveles de colesterol | Getty Images

¿Cómo podemos prevenir la presencia de este colesterol?

Los especialistas tienes una opinión clara respecto al tema, una dieta saludable, el control del peso y la actividad física son indispensables para cuidar nuestra salud cardiovascular.

Algunos de los consejos claves son comer fibra soluble, limitar el uso de la sal y el alcohol o comer alimentos con alta presencia en ácidos grasos omega-3. En el caso de que ninguno de estos hábitos mejore tu nivel de colesterol, el médico podría tratarte con medicamentos.