Un bloque de viviendas blanco con balcones de cristal a la vista

Viviendas a mitad de precio en España: Así puedes comprar un piso en una subasta

Si no lo conoces, este método puede ser una alternativa para comprar una vivienda

El metro cuadrado en España ha alcanzado los 1910 euros el pasado mes de octubre. Así lo determina  el portal Idealista, experto en transacciones inmobiliarias. Por este motivo, cada vez son menos las personas que pueden acceder a comprarse una casa.

Al problema de la subida de precio, sin embargo, se le unen muchos otros. Por un lado, las entidades bancarias rara vez dan más del 80% del valor del inmueble, lo que hace que los futuros propietarios deban contar con ahorros del 30% para hacer frente a los gastos.

Con este panorama, el futuro no es demasiado alentador. No obstante, hay que tener en cuenta que aún existen algunas alternativas. Una buena opción puede ser participar en las subastas de viviendas.

Las subastas de viviendas pueden ser una oportunidad

A pesar de que los problemas a la hora de comprarse una casa no dejan de aparecer, pues no todo el mundo cuenta con los ahorros indicados, puede existir una alternativa. Se trata de las subastas de viviendas, algo que no todo el mundo conoce.

Decenas de balcones con flores en un bloque de viviendas pintado de blanco y naranja
Las subastas de inmuebles pueden ser una gran alternativa | Getty Images

Estas subastas se pueden convertir, además de en una gran alternativa, en una magnífica oportunidad. Sobre todo, para todos aquellos que desean adquirir un inmueble por debajo del valor el mercado. En algunos casos, se puede ahorrar incluso un 50%.

Por qué se producen estas subastas

Estas subastas de viviendas se producen en el momento en el que una persona o una entidad pide al juzgado que se subaste una vivienda con el fin de pagar una deuda. Esta deuda se ha podido contraer por parte del anterior propietario si, por ejemplo, no se ha podido pagar la hipoteca al banco correspondiente. Así lo explican también desde el portal inmobiliario Idealista.

Dónde puedes encontrar viviendas a mitad de precio

Para poder acceder a este tipo de viviendas, debes saber que se publican dentro del portal de subastas del BOE. Para acceder al mismo, hay que contar con certificado digital o tener la Cl@ve. Solo así se pueden ver las subastas activas por provincia.

En el caso de querer participar, la persona debe entregar entre un 5 y un 25% del precio publicado del inmueble. Será en concepto de depósito. Después, puede llevar a cabo la primera puja, por la que se obtendrá un documento con la oferta y los datos personales.

Primer plano de un edificio con pisos
Aunque tienen ventajas, estas subastas también pueden acarrear riesgos | Getty Images

20 días más tarde de que la subasta se haya anunciado se publica el resultado. Si la persona gana, tendrá otros 20 días para poder pagar el importe restante y convertirse en propietario.

No obstante, hay que saber que la persona debe contar con solvencia económica para pagar el precio final. Si se rechaza la adjudicación, el depósito se perderá. Por otro lado, en el caso de no resultar ganador de la subasta, se le devolverá el dinero que dejó en concepto de depósito.

Ventajas y riesgos de participar en una subasta de viviendas

Intentar participar en estas subastas para comprar una vivienda puede tener varias ventajas. Por ejemplo, el poder adquirir un inmueble a un precio muy bajo, mucho menor que la media del mercado.

Además, también se pueden ahorrar algunos trámites, como el de la tasación. Por otro lado, estas subastas se llevan a cabo online desde 2015, por lo que no hay que desplazarse para poder participar en ellas.

Sin embargo, hay que tener también en cuenta que las subastas pueden tener varios riesgos. Por ejemplo, que las casas tengan deudas con la Administración o que estén ocupadas.

Asimismo, también se puede dar el caso de que precisen de una reforma integral, lo que supondrá un desembolso extra para el futuro propietario. En algunos casos, de hecho, no se puede ni siquiera visitar el inmueble en cuestión, por lo que puede ser una compra a ciegas.