Una cuchara llena de arroz blanco hervido y mucho líquido

Pierde peso y consigue un vientre plano en una semana con la dieta fácil del arroz

Siguiendo esta dieta podrás disfrutar de un vientre plano este verano

Muchas personas desean una pérdida de peso instantánea, pero es un deseo imposible de cumplir. Esto se debe a que la única posibilidad de lucir un vientre plano es optando por una dieta equilibrada combinada con una práctica regular de ejercicio. 

Aunque para intentar lograr este cometido, existen diferentes dietas temporales. Es decir, suelen tener una duración equivalente a la de una semana y solo te permiten eliminar los primeros kilos más fáciles.

Seguramente te vengan el nombre de muchas a la mente, pero hay un tanto desconocida pese a sus efectos demostrados en distintas personas. Hablamos de la dieta del arroz.

La dieta del arroz y sus grandes beneficios

Esta dieta se engloba en las llamadas dieta milagro, aunque hay que tomar con pinzas este concepto. La idea más extendida sobre las dietas milagrosas es que consiguen pérdidas de peso impresionantes en muy poco tiempo y sin esfuerzo. La realidad es que no funcionan así, ya que para que funcionen se deben acompañar de hábitos de vida saludables.

Es decir, no tiene eficacia ninguna practicar este tipo de dietas si luego se pretende volver a los hábitos anteriores. Como su propio nombre indica, la dieta del arroz consiste en comer arroz. Debe durar 8 días, de esta forma se pueden llegar a perder entre 3 y 4 kilos.

Tres variedades de harinas en unos cuencos
El arroz puede ayudarnos a perder peso | Getty Images

Es posible conseguir un vientre plan comiendo arroz

Para cumplir como es debido la dieta, no puedes excederte de esos días, sino, estarías poniendo en riesgo a tu salud. Pero, sobre todo, la pregunta es, ¿cómo es posible adelgazar comiendo arroz? 

La pérdida se debe a que el cuerpo libera todo el exceso de sal, líquidos y toxinas. Es decir, el consumo de arroz permitirá que eliminemos de nuestro cuerpo todo aquello que sobra, incluidos los kilos sobrantes.

Además, su alto contenido en fibra permite regular nuestro sistema gastrointestinal. No solo sentiremos que la digestión y el tránsito intestinal mejoran, sino que nuestro metabolismo se ha acelerado. Gracias a estos efectos, nuestro vientre obtendrá una planicie con la que no contaba anteriormente.

Mujer mostrando su vientre plano
Con la dieta del arroz el metabolismo se acelera | Getty Images

Otra razón que sustenta su efectividad es el efecto saciante que produce el comer arroz. Gracias a la fibra que contiene, con tan solo pequeñas porciones, evitarás la tentación de comer más de la cuenta.

¿En qué consiste la dieta del arroz?

La dieta se divide en dos fases con igual importancia entre ellas. La primera es la más restrictiva, por lo que deberás ser más perseverante. Consiste en un proceso de "desintoxicación", se llama así porque eliminarás de tu dieta los alimentos que te hacen ganar peso. Deberás reducir drásticamente el consumo de calorías y solo podrás optar por una lista muy limitada de alimentos.

Durante estos 3 primeros días se pretende que el cuerpo pase por un proceso de desintoxicación, purificación y drenaje. Por eso, deberás optar por arroces con mayor contenido de fibra, como el integral. Puede que se te haga pesada, pero es necesario pasar por esta fase antes de llegar a la segunda.

Poke bowl con arroz, salmón, aguacate y verduras
Para no cansarte del arroz, deberás ser original y preparar platos atractivos | Getty Images

Entre los alimentos permitidos encontrarás algunas frutas y verduras, pero recuerda que el alimento principal siempre será el arroz. Aunque te suene disparatado, deberás incluirlo en todas las comidas, incluido el desayuno.

✅ LA DIETA MILAGRO DE JORGE JAVIER PARA PERDER 15 KG DE GOLPE➡️

La segunda fase es mucho más fácil de cumplir porque no es tan restrictiva. Deberás seguirla durante los días restantes, es decir, 5 días. En esta, podrás ir incluyendo otro tipo de productos como las carnes blancas, el pescado y algunos mariscos. Además, el arroz podrá estar acompañado legumbres o una mayor porción de verduras.

¿Cómo podemos implementarla en nuestro día a día?

Aunque cada persona es libre de introducirla como más le apetezca, a continuación puedes encontrar un modelo que te puede ayudar una vez hayas pasado a la segunda fase:

  1. Desayuno: Un vaso de leche de arroz con varias tortitas de arroz. Si te quedas con hambre, puedes introducir alguna fruta.
  2. Media mañana: Dos piezas de fruta.
  3. Almuerzo: Arroz hervido, si es integral, mucho mejor. Puedes combinarlo con cualquiera de los alimentos permitidos, se recomienda que sea junto a verduras hervidas. Además, puedes añadir pescado o pollo, siempre que se hayan cocinado al horno o a la plancha.
  4. Merienda: Tortitas de arroz o fruta.
  5. Cena: Arroz a la milanesa.