Una persona manipula su teléfono móvil frente a su ordenador.

Tu jefe te envía un mensaje, pero es un timo: las estafas en el trabajo que preocupan

La técnica que usan los ciberdelincuentes para robar dinero a las empresas

Parece ser que los ciberdelincuentes son cada vez más ingeniosos. Presta mucha atención a los mensajes sospechosos que te llegan de parte de tu jefe: te contamos el nuevo método que usan para estafar en el trabajo. 

Aunque la mayoría de las prácticas delictivas de este tipo se dirigen a particulares, también pueden afectar a empresas, negocios e, incluso, entidades gubernamentales. Por eso es importante que, siempre que hagas uso de las plataformas digitales, mantengas un ojo bien abierto para detectar posibles estafas. 

El timo que preocupa a las empresas

Los usuarios de internet se han acostumbrado a facilitar los datos personales para realizar cualquier gestión. Un hecho que ha derivado en un gran problema, pues los ciudadanos están mucho más expuestos a los timos por parte de los ciberdelincuentes.

En esta ocasión, hablamos de una estafa menos conocida, pero que puede afectar de igual manera a los empresarios. Conocido como 'El fraude del CEO', este timo puede perjudicar gravemente a las empresas, dejándolas sin parte de sus fondos monetarios.

Hombre mirando el ordenador
Los timadores contactan con los empleados de la empresa | Getty Images
 

Para llevarlo a cabo, los estafadores contactan con los trabajadores que se encargan de gestionar los temas económicos y financieros. Les avisan de que deben de pagar una factura o efectuar una transferencia desde la cuenta bancaria de la compañía. No obstante, se trata todo de un engaño y, ese dinero, va a parar al bolsillo del timador.

En esto consiste 'El fraude del CEO'

Los ciberdelincuentes tienen todos los pasos bien estudiados para que no se les escape ningún detalle y puedan salir victoriosos de sus operaciones. En primer lugar, proceden a contactar con la víctima, un empleado de la compañía, a través de correo electrónico o por llamada.

Los timadores suplantan la identidad de un alto cargo de la empresa para llamar su atención de inmediato. En el mensaje o llamada, el supuesto jefe, solicita la ayuda del empleado para la realización de una operación bancaria reservada y de máxima urgencia.

Según recoge el Departamento de Seguridad Nacional (DSN), en estos avisos se suelen usar términos como "confidencialidad", "la compañía confía en ti" o "ahora no estoy disponible".

Los ciberdelincuentes investigan la empresa al detalle

Antes de iniciar la operación, los timadores se preparan bien el papel para no levantar sospechas. En este sentido, investigan previamente la empresa para saber qué hace y cómo se organiza, así como también repasan con atención la normativa fiscal. De este modo, en el momento de contactar con la víctima, saben exactamente como comunicar el mensaje y solicitar que la transferencia se haga de manera extraoficial.

Escribiendo en el ordenador
Los timadores investigan previamente la empresa para saber qué hace y cómo se organiza | Getty Images

Si el engaño sale como esperaban, el trabajador realizará el ingreso, pedido por el supuesto alto cargo, a una cuenta que pertenece a los delincuentes. En la mayoría de los casos, las transferencias van destinadas fuera del continente europeo.

Así puedes detectar posibles timos

Con todas las herramientas digitales a su alcance, los ciberdelincuentes lo tienen muy fácil para que sus timos pasen desapercibidos. Sin embargo, existen una serie de detalles en los que te puedes fijar para detectar posibles amenazas.

1. Llamada o mensaje inesperado

Si recibes una llamada o mensaje de un alto cargo de tu empresa que no estabas esperando, es momento de sospechar. No todos los empleados tienen contacto directo con los principales directivos de una compañía. Si este es tu caso, presta especial atención a la solicitud.

2. Fíjate en el texto

Normalmente, los mensajes que se envían con este fin suelen transmitir inmediatez y urgencia. En este caso, en particular, es posible que en el texto del correo o durante la conversación telefónica se utilice la palabra "confidencialidad".

3. Desconfía de los mensajes que contradicen los estatutos

Por último, no debes confiar en aquellos mensajes que, lo que solicitan, van en contra de los estatutos oficiales por los que se rige la compañía. Antes de realizar cualquier operación, debes cerciorarte de que lo que se te pide es legítimo.