Un pequeño ventilador negro en el suelo de una casa

Refréscate sin gastar dinero: el truco casero para que el ventilador saque aire frío

Con este sencillo truco, aprovecharás al máximo tu ventilador en verano

Las altas temperaturas no son el único problema que estamos viviendo este verano. Al calor extremo se le suma el alto precio de la factura de la luz, que hace casi imposible el poder poner de forma tranquila al aire acondicionado.

Según los expertos, una de las mejores alternativas a este aparato se trata del ventilador de techo. Sin embargo, no todos los hogares cuentan con uno en las diferentes estancias de la casa.

Si tan solo tienes un ventilador de pie, no todo está perdido. Con un truco casero muy sencillo, podrás conseguir que este no solo remueva el aire caliente, sino que eche aire frío sin importar el rincón donde lo coloques.

El truco sencillo para que tu ventilador eche aire frío

El aire acondicionado continúa siendo la primera opción de refrigeración para muchos. Sin embargo, si quieres ahorrar en tu factura de la luz, también puedes conseguir que tu ventilador de pie enfríe con este truco fácil y casero.

Qué necesitas para ponerlo en práctica

Si quieres llevar a cabo este consejo, lo primero que necesitarás será hacerte con dos botellas de plástico. Lo más recomendable es que sean de tamaño pequeño, ya que las de dos litros pesarán demasiado y el ventilador no podrá sostenerlas. Una vez que tengas tus dos botellas pequeñas, puedes empezar a poner en marcha este truco simple, pero efectivo.

Ventilador de pie de color blanco delante de unas cortinas
Con este truco podrías refrescarte de forma casera y barata | Getty Images

1. Abre un agujero en las botellas

Lo primero que debes hacer es abrir un agujero en el culo de las botellas. Sin embargo, debes prestar atención y no cortarlo entero, ya que de este modo el truco no tendría validez. Cuando hayas cortado las tres cuartas partes de la superficie, es el momento de abrir algunos agujeros en la zona inferior. Así, la botella ventilará bien.

2. Ata las botellas en el ventilador

Una vez que hayas hecho los cortes y agujeros en ambas botellas, el siguiente paso consiste en atarlas en la parte trasera de tu ventilador de pie. Para asegurarlas y que queden bien sujetas, puedes usar alambre o unas bridas de plástico. En este punto, cualquier material de sujeción que tengas en casa será válido.

3. Usa hielo para enfriar el aire

Cuando tengas las dos botellas de plástico bien aseguradas en la parte trasera de tu ventilador, lo que debes hacer es introducir unos cuantos cubitos de hielo en su interior. Aquí el truco consiste en meter la cantidad de hielo suficiente como para llenar la botella. Así, el aire saldrá frío durante más tiempo.

Trozos de hielo
Con un poco de hielo tu ventilador empezará a sacar aire frío | Getty Images

El mejor consejo para aprovechar al máximo este truco

Uno de los problemas ante los que te puedes encontrar con este truco, sobre todo cuando la temperatura es demasiado elevada, es que el hielo se termine derritiendo. Por ello, un buen consejo es hacer uso de sal gruesa. Este ingrediente, también fácil de conseguir, se encargará de que el frío dure mucho más tiempo gracias a que producirá una reacción endotérmica.

Poco a poco, el hielo se irá transformando en agua. Por este motivo, debes ir retirando el líquido cuando esto pase. Para hacerlo más rápido y cómodo, abre el tapón y deja que el agua salga por su cuenta sin problema, colocando, por ejemplo, un barreño en la parte de abajo.

En el caso de que no tengas aire acondicionado o no desees usarlo este verano, con estos consejos podrás hacer que tu ventilador eche aire frío en cualquiera de las estancias de tu hogar. Se trata también de una buena alternativa al ventilador de techo, ya que el de pie es uno de los más comunes en las casas. El calor no volverá a ser insoportable.