Grupo de alimentos para adelgazar

El truco definitivo para perder peso que realmente funciona con cualquier persona

¿Sabías que hay trucos muy sencillos que pueden ser de muchísima ayuda para perder peso?

Más tarde o más temprano, todos queremos —o necesitamos— adelgazar en algún que otro momento. Esto ocurre especialmente después de las vacaciones, durante las que es fácil terminar con unos kilos de más en la báscula. No en vano, los momentos de descanso te permiten relajarte un poco, y esa relajación también pasa por la comida.

Lo cierto es que tenemos la mala costumbre de abusar de comidas rápidas y basura, como hamburguesas y bolsas de patatas fritas, sobre todo cuando pasamos el día en la playa o en la piscina. Y aunque solemos pensar en las dietas milagro como una solución, en realidad no sirven de mucho. Un buen ejemplo lo encontramos en las conocidas habitualmente como dietas detox, que han ganado popularidad en los últimos tiempos.

Un plato de ensalada
Las dietas milagro no funcionan a pesar de haberse vuelto muy populares | Getty Images

¿Por qué las dietas milagro no funcionan?

Las dietas milagrosas son dietas que prometen una pérdida de peso rápida. En general, debemos cambiar nuestros hábitos alimenticios y eliminar muchos alimentos del menú. Internet, por ejemplo, promueve todas las dietas de moda imaginables. Y si estás buscando una forma de adelgazar rápidamente, seguro que ya has leído algo sobre la dieta Atkins o el ayuno intermitente.

Pero hay un problema: las dietas estrictas, como ocurre con la mayoría de las dietas milagro, te ayudan a perder peso durante un tiempo, pero no son sostenibles a largo plazo. Pierdes peso, te rindes y recuperas peso. Rápidamente te conviertes en víctima del efecto yo-yo.

Además, estas llamadas dietas milagrosas no son personalizadas. No se adaptan a su situación personal, antecedentes, salud o las causas subyacentes que le provocaron sobrepeso u obesidad.

¿Y las dietas detox?

Algo similar ocurriría con las dietas detox. Son dietas que aseguran una rápida pérdida de peso, y una eliminación de toxinas, al depurar nuestro organismo. Pero, nuevamente, no son muy útiles en realidad.

Una chica tomando un zumo verde
El cuerpo ya cuenta con mecanismos para depurar y eliminar toxinas | Getty Images

Incluso cuando nos excedemos, nuestro cuerpo es una máquina notable que ya tiene todas las herramientas para desintoxicarse, en todo momento. Y de forma totalmente natural. De hecho, este es el papel que cumplen tanto nuestro hígado como nuestros riñones

Es más, ¿sabías que la mayoría de los productos détox que se venden tienden a ser originalmente laxantes? Esto significa, por ejemplo, que muchos tés y otros productos de desintoxicación pueden causar una pérdida de peso a corto plazo simplemente porque causan diarrea.

De ahí que no sea una pérdida de peso saludable y duradera, sino únicamente agua y otros líquidos que perdemos. Y, con ello, los riesgos que conlleva: deshidratación, desequilibrio de electrolitos en el organismo, alteración de la microbiota...

El truco definitivo para perder peso que funciona con cualquiera

Por lo que, como opinan los expertos, la clave para adelgazar de forma definitiva pasa por un cambio en nuestro estilo de vida. Es decir, por un cambio en nuestros hábitos diarios.

¿Qué podemos hacer al respecto? Muy sencillo:

1. Practicar actividad física

No hay ningún secreto: para no engordar (o adelgazar) practicamos actividad física. No es necesario ir sudando al gimnasio, una hora de caminata diaria ya no está nada mal. Un paseo solo o en familia siempre viene bien (los más valientes pueden intentar caminar a paso ligero). Sobre todo, nos permite estabilizar nuestro peso.

Mujer deportista bebiendo agua en un sendero
Ejercitar el cuerpo no tiene por qué implicar una gran sudada en el gimnasio | Getty Images

2. Hidratarnos bien

La ecuación es muy sencilla: cuanto más bebes, más eliminas. Así que podemos mantener nuestra botella de agua bajo el brazo y beber al menos 1,5 litros de agua al día. 

Si esta regla también es válida el resto del año, más lo es durante las vacaciones, cuando nuestro organismo necesita eliminar todas las toxinas acumuladas durante las largas comidas.

3. Evitar determinados aperitivos

Muchas veces, a la hora del aperitivo, tragamos auténticas bombas calóricas. Por lo que, lo ideal, es evitar aquellas comidas demasiado grasas y muy saladas. En su lugar, podemos dejarnos tentar por las verduras en miniatura, menos calóricas y más saludables.

Patatas fritas de bolsa en un recipiente de porcelana blanco
Trata de evitar los aperitivos calóricos | Getty Images

4. Tomar un pequeño refrigerio antes de la comida

Especialmente en aquellos momentos en los que vamos a comer con la familia, podemos optar por no acudir con el estómago vacío. Así, un yogur y/o una fruta 2 horas antes del inicio de la comida podría ayudarnos a no comer grandes cantidades de comida.