Dos niñas con mochila y de espalda dirigiéndose al colegio

El truco para limpiar la mochila escolar y dejarla como nueva antes de volver al cole

Sigue estos consejos y deja la mochila reluciente como recién comprada

La mochila escolar es uno de los utensilios indispensables para tus hijos. Sin embargo, su uso habitual hace que también guarda un mayor nivel de suciedad en comparación con otros enseres de su día a día.

En ella los niños guardan desde su material escolar hasta su bocadillo, lo que hace que, a final de curso, termine llena de migas, colores, etc. Además, al ser utilizada a diario, también es natural que el exterior no luzca lo bien que nos gustaría.

Para solucionar este problema, existen algunos trucos que no te dejarán indiferente. Tanto si la mochila se puede introducir en la lavadora como si no, ya no habrá problema a la hora de dejarla como nueva.

Con este truco limpiar tu mochila escolar será más fácil que nunca

En el caso de que la mochila escolar se pueda meter en la lavadora, lo cierto es que ya tienes buena parte del camino hecho. Para asegurarte, siempre es bueno mirar la etiqueta para elegir el programa adecuado, así como el detergente.

Imagen de una persona poniendo una lavadora.
Lava tu mochila en la lavadora como cualquier otra prenda de forma sencilla | Canva

Vacía la mochila antes de lavarla

Una vez que te hayas asegurado de que se puede lavar en el electrodoméstico sin ningún problema, lo siguiente que debes hacer es quitar todo lo que haya en su interior. Esto es importante para no interferir en el resultado y para evitar que se estropee la lavadora.

Para hacerlo, revisa todos los compartimentos y bolsillo, no solo el grande. Todos los objetos que encuentres los puedes meter en otra mochila o caja para que no se pierdan. Sobre todo, si son necesarios para el día a día.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Introduce en la lavadora

Cuando tengas la mochila vacía, ya está todo listo para comenzar con la limpieza. Para ello, lo único que debes hacer es meterla en la lavadora como si fuera cualquier otra prenda y elige el programa adecuado.

En el caso de que la mochila escolar tenga correas o cintas, un buen consejo es introducirla en el interior de un saco especial para lavandería o un objeto de características similares. De este modo, evitarás que se dañe durante el lavado o que las correas se enreden en la lavadora.

Primer plano del tambor de una lavadora
Usa el programa que mejor se adapte a las características de la mochila | Getty Images

Qué hacer si tienes que limpiar tu mochila a mano

Si tienes una mochila que se pueda meter en la lavadora, ya ves que limpiarla y dejarla como nueva es muy sencillo. Sin embargo, hay algunas que no aceptan este método de lavado, por lo que tendrás que llevar a cabo todo el proceso a mano.

Lo primero que debes hacer, de nuevo, es asegurarte de que la mochila esté vacía. Una vez que saques todos los objetos de su interior, sigue los pasos siguientes y haz que vuelva a lucir como nueva.

Revisa la etiqueta

En las mochilas que no aceptan lavado en máquina es de vital importancia echarle un vistazo a la etiqueta. De esta forma, podremos conocer cuáles son los productos que se pueden usar para limpiarla. De lo contrario, correremos el riesgo de dañarla durante el proceso.

Una mano con un gante rosa moja un trapo de color verde en un recipiente con agua y jabón
También puedes limpiarla a mano con agua tibia y detergente | LND

Limpia a mano la mochila

Para lavar a mano la mochila escolar, el siguiente paso consiste en introducir agua tibia en un recipiente de un tamaño adecuado para poder meter la mochila en su totalidad. Añade también un poco de detergente suave para que quede reluciente.

Después, sumerge la mochila en la mezcla y frota ayudándote de un trapo o de un cepillo de limpieza, en caso de que tengas uno en casa. Es importante frotar con mayor fuerza sobre las manchas o donde haya más suciedad acumulada.

Enjuaga y deja secar

Una vez que hayas lavado y frotado bien la mochila, lo único que debes hacer es enjuagarla bien. Asegúrate de que no haya restos de detergente ni en el interior ni en el exterior. Para terminar, deja que se seque al aire libre. Como ves, siguiendo estos sencillos trucos tu mochila escolar volverá a lucir como el primer día en tan solo minutos.