Una cerveza sobre una mesa con el fondo desenfocado

El genial truco para enfriar la cerveza en solo 3 minutos y sin congelador

Tendrás la cerveza siempre fría sin necesidad de meterla en la nevera

La cerveza es una de las bebidas del verano por excelencia. Consumida con moderación nos puede ayudar a quitarnos esa sensación de calor asfixiante que predomina debido a las altas temperaturas.

Para conseguir este cometido, lo primordial es que la lata que vayas a tomar esté bien fría. Sin embargo, puede que a ti también te haya pasado eso de ir a coger una y darte cuenta de que no tienes ninguna en el frigorífico.

A pesar de que esto, a primera vista, puede parecer un drama, lo cierto es que existe un método muy efectivo que te ayudará a solucionarlo. Y, para llevarlo a cabo, tan solo necesitarás unos cuantos productos que seguro que ya tienes preparados en casa.

Así podrás enfriar la cerveza en solo unos minutos

Para que una cerveza que acabas de meter en la nevera se encuentre bien fría pueden pasar horas. No obstante, si pones en marcha uno de los trucos más efectivos que vas a encontrar, la tendrás lista en tan solo tres minutos.

Una jarra helada llena de cerveza con fondo de ladrillos
Disfrutar de una cerveza bien fría siempre es un lujo en verano | Getty Images

Sí, como lo oyes. Tan solo esta pequeña cantidad de tiempo es necesaria para poder disfrutar de tu bebida más fría que nunca. Además, no es necesario introducirla ni en el congelador ni tampoco en la nevera. Seguro que este consejo te salvará en más de una ocasión. 

¿Qué necesitas para llevar a cabo el truco?

Con el objetivo de llevar a cabo el truco y que este sea efectivo al 100%, lo único que necesitas es preparar un cubo de buen tamaño. Si no tienes, también puedes usar un bol donde quepa la cantidad de latas o botellines de cervezas que necesites enfriar.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Otro de los productos que no pueden faltar es agua, así como unos cuantos cubitos de hielo. Sin embargo, en esta ocasión, el ingrediente que lo cambiará todo es la sal. Este producto será imprescindible para que el truco haga su magia.

Así puedes enfriar tu cerveza en poco tiempo

Una vez que tengas todos los elementos necesarios, ya solo queda ponerte manos a la obra y comprobar con tus propios ojos cómo funciona este excelente consejo.

Lo primero que debes hacer es colocar la cerveza que desees enfriar, tanto si son latas como si son botellines o tercios, dentro del cubo o bol que has preparado en primer lugar.

Después, cuando lo tengas todo listo, añade también los cubitos de hielo. A continuación, agrega el agua hasta que te asegures de que la cerveza queda bien cubierta. Ya solo queda el último paso para que veas cómo funciona.

Por último, añade un puñado de sal. Cuando pasen tan solo tres minutos, podrás disfrutar de tu cerveza sin que ni siquiera haya tocado la nevera o el congelador.

Primer plano de cuatro cervezas llenas cogidas por la mano de personas
En solo tres minutos disfrutarás de una cerveza tan fría como la del bar | Getty Images

La razón por la que la sal enfría la cerveza

Aunque parece magia, lo cierto es que la sal enfría la cerveza de esta forma debido a la reacción endotérmica. Para poder disolverse, la sal precisa de calor. Por ello, cuando la añadimos al agua con el hielo, absorbe el calor presente en la lata o botellín.

Gracias a esto, consigue que la cerveza del cubo se enfríe mucho antes que si no agregaras sal durante el proceso. Sin embargo, aunque este es un truco que sí funciona, lo cierto es que debes tener en cuenta algunos aspectos. Por ejemplo, debes saber que, cuanta más cantidad de cerveza pongas, más lento se enfriará.

Por ello, un segundo truco consiste en separar en varios cubos o recipientes las latas o botellines de cerveza. De este modo, estarás creando tu propio proceso de refrigeración. Nunca más volverás a sufrir el problema de que la bebida esté caliente.