Mujer rociándose crema solar en la palma de la mano

El truco casero para conseguir un bronceado de portada de revista que funciona siempre

Este sencillo consejo te ayudará a lucir una piel sana y bronceada durante más tiempo

Tener un bronceado perfecto es el objetivo de todas cuando llega el verano. Sin embargo, no siempre somos capaces de lograrlo debido a varios factores. Por suerte, existe un truco casero que conseguirá que no vuelvas a fallar en el intento.

La exposición al sol, sobre todo en las horas centrales del día, debe ser siempre controlada. Además, una de las cosas más importantes a tener en cuenta es la necesidad de contar con una piel hidratada, para aumentar su resistencia.

Esto es justo lo que conseguirás llevando a cabo este sencillo y desconocido truco desvelado ahora por una experta. Tu piel lucirá bronceada este verano de manera uniforme y con un bonito y saludable color.

El truco casero con el que lucirás un bronceado ideal

Son muchos los trucos que seguro ya has escuchado para tomar el sol con protección. En este caso, el más sencillo de todos se trata de un remedio casi desconocido que la experta Mónica Nieto, farmacéutica, ha explicado en el Diario de Sevilla.

El consejo se basa en lavar la piel usando tan solo agua y jabón. Con tan solo dos ingredientes tan simples, conseguirás aportar la hidratación necesaria. De acuerdo con las palabras de la especialista: “El paso más importante en la rutina de belleza es la limpieza de la piel”.

Tazas con mascarillas para la piel, jabones y esponjas
Lavar tu cara con agua y jabón contribuirá a un bonito bronceado | Getty Images

Además, añade que: “Para su cuidado diario, es fundamental limpiar la piel eliminando la suciedad que genera la propia piel y la acumulada por la contaminación ambiental”.

Mantener la piel hidratada es lo más importante

Gracias al consejo de la experta se descubre que lo más importante es mantener la piel hidratada para coger un bronceado bonito. A esto, además, se le une la necesidad de prepararla antes de la exposición solar y cuidarla después.

Nieto explica que: “Es fundamental preparar la piel antes de la exposición a los primeros rayos de sol para tener un bronceado bonito, uniforme y saludable. Para ello, es necesario que tu piel esté bien cuidada, limpia e hidratada”.

Una persona sosteniendo un bote de crema solar mientras se la hecha en una mano
Hidrata y protege tu piel antes y después de la exposición solar | Getty Images

A todo ello también se le añade la necesidad de hacer uso de un protector solar de calidad. De este modo, el cuidado de la piel aumentará. Para elegir uno bueno, debes asegurarte de que contenga activos cosméticos antioxidantes, así como refrescantes y calmantes. También es importante que tenga activos hidratantes y emolientes.

Después de la exposición, también es imprescindible retirar el protector solar llevando a cabo una correcta rutina de limpieza.

😱 2 ERRORES QUE COMETES CON LA CREMA SOLAR Y AUMENTAN EL RIESGO DE CÁNCER ➡️

Lava tu piel con jabón natural y sin esponjas

Para llevarla a cabo, la experta también recomienda el uso de jabones naturales, libres de detergentes industriales. Estos son los más agresivos para la macrobiota y están presentes en productos como las toallitas desmaquillantes, así como en el agua micelar.

Asimismo, también es importante llevar a cabo la limpieza usando tan solo las manos. De este modo, como explica la experta, estaremos respetando la barrera protectora de la piel. Además, evitaremos la deshidratación.

Para finalizar la rutina de limpieza, lo mejor es aclarar con agua fresca. Así, estaremos estimulando la circulación de la sangre. Después, hay que secar sin arrastrar la toalla, para no dañar la piel.

Persona lavándose las manos con agua y jabón
Evita el uso de esponjas cuando laves tu piel para no dañarla | Getty Images

La alimentación también influye en el bronceado

Además de este truco, así como del uso de un protector solar de calidad, para lucir un buen bronceado también es necesario incluir en la alimentación algunos productos determinados. Los alimentos que cuenten con un color verde oscuro serán grandes aliados. Algunos ejemplos los tienes en el brócoli, las acelgas o las espinacas, entre otros.

Por otro lado, también debes incluir en tu dieta otros productos, como la calabaza o la zanahoria. Estos prolongarán la duración del bronceado y potencian el tono dorado, uno de los más buscados, gracias al betacaroteno, un potente antioxidante.