Un montón de sal en las manos de una mujer

El genial truco de la abuela para corregir la comida cuando le has echado mucha sal

Si has echado mucha sal a la comida, no está todo perdido: descubre cómo corregir el sabor

Si existe un ingrediente que no puede faltar en ninguna cocina, ese sin duda es la sal. Se trata de un condimento casi indispensable en muchos platos, ya que si lo aplicamos de manera correcta puede conseguir realzar los sabores. Ahora bien, ¿qué pasa cuando "se nos va la mano"?

La sal: un arma de doble filo en la comida

Seguro que alguna vez te ha pasado a ti también. Estás cocinando y decides añadirle un 'toque de sal' a ese plato. Pero cuando te quieres dar cuenta ya es demasiado tarde, y lo que parecía ser un potenciador de sabor se ha vuelto todo lo contrario.

Es muy normal que en alguna ocasión se nos vaya la mano y no nos demos cuenta. La sal es uno de esos condimentos que debemos utilizar con mucha cautela, ya que si la añadimos en exceso puede acabar arruinando nuestro plato completamente.

Y es que piénsalo, no existe nada más desesperante y frustrante que pasarte toda la mañana o la tarde cocinando ese plato para que al final el resultado no sea el esperado. Pero no te preocupes, porque a continuación vamos a ver cómo podemos arreglar este problema sin necesidad de tirar la comida.

Sales minerales sobre una cuchara de madera
La sal es un condimento que debe utilizarse de forma moderada | Getty Images

¿Realmente tiene truco?

Pues la respuesta es rotundamente sí. Aunque nos hayamos pasado con la sal, no es necesario que nos tengamos que deshacer de la comida. Tan solo debemos aplicar estos sencillos y útiles trucos que nos ayudarán a equilibrar nuevamente nuestro plato.

Quizás lo hayas oído en alguna ocasión, pero si no es el caso, el científico Robert Woke habló una vez sobre el famoso truco de 'la patata'. Al parecer la sabiduría popular afirma que si añadimos unos gajos de patata en el plato, estas son capaces de absorber el exceso de sal.

Woke no estaba muy convencido de este truco, ya que él consideraba que la patata lo único que hacía era simplemente absorber el caldo, como si fuese una esponja. Así lo pudo constatar en algunos experimentos que hizo, pero de cualquier forma... ¡No pierdes nada por probarlo!

Si este remedio no te acaba de convencer, no te preocupes porque existen muchos más. Por ejemplo, el zumo de limón también puede ser tu mayor aliado. La acidez del limón puede ayudar a equilibrar un poco el sabor. No obstante, cuanto más exceso de sal mayor dificultad para equilibrar el sabor.

Pero si el plato que se ha visto perjudicado contiene caldo, el remedio puede ser mucho más sencillo. En estos casos tan solo bastará con añadirle más caldo para rebajar el sabor, o incluso también podríamos sustituirlo por un caldo nuevo. 

Médica tomándole la tensión a un hombre
El abuso de la sal puede ocasionarnos hipertensión arterial | Getty Images

Como último recurso también podrías probar a añadirle agua. Aunque esta opción no es la más idónea, debido a que el agua hará que se diluyan más los sabores, también puede ser un remedio en el peor de los casos. 

¿Por qué no es bueno abusar de la sal?

En cualquiera de los casos, es importante tener presente que no es bueno abusar de la sal en nuestras comidas. Su exceso, de la misma forma que lo harían los azúcares o las grasas, pueden poner en riesgo nuestra salud.

Concretamente, un exceso de sal podría incrementar nuestra presión arterial, y por consiguiente causarnos hipertensión. Estas patologías a su vez también podrían acabar desencadenando en otras enfermedades como problemas cardiovasculares, hemorragias o embolias. Por lo tanto, si consumes sal... ¡Hazlo de forma moderada!