Imagen de una persona poniendo una lavadora.

Tres trucos caseros para que tu lavadora deje de oler mal: Funcionan

Se trata de un problema muy recurrente en los hogares, llegando a impregnar las prendas de ropa

La finalidad de una lavadora es dejar la ropa limpia, un objetivo que se puede ver interrumpido si no la cuidamos. Este electrodoméstico, al igual que cualquier otro, debe limpiarse con frecuencia para evitar posibles malos olores que acaben impregnando nuestra ropa. Antes de llegar a este punto, es necesario seguir una serie de recomendaciones importantes para cuidar nuestra lavadora y alargar así su vida útil.

Consejos para evitar el mal olor de la lavadora

A continuación, recogemos una lista con los mejores consejos para controlar el mal olor proveniente de la lavadora.

1. Ventilar la lavadora

Es recomendable dejar la puerta del tambor y la cubeta del detergente abiertas después de cada lavado para evitar la concentración de humedad en el interior.

2. Limpiarla al menos una vez al mes

Tenga o no malos olores debemos realizar una limpieza mensual de nuestra lavadora. Es muy importante limpiar el filtro, desinfectar el tambor con un poco de lejía y profundizar en la goma de la lavadora, donde mayor suciedad se acumula. 

Primer plano del tambor de una lavadora
Recuerda que la goma de la lavadora es el punto en el que se acumula más suciedad | Getty Images

3. Realizar de vez en cuando lavados con agua caliente

Hay muchas personas que optan por lavar sus prendas en agua fría para evitar daños, sin embargo de vez en cuando es beneficioso realizar lavados a una elevada temperatura para eliminar bacterias.  

Cómo limpiar una lavadora en profundidad

Sin embargo, si tu lavadora ya desprende malos olores existen tres trucos muy útiles que puedes seguir para eliminar de raíz cualquier olor que pueda afectar nuestra ropa.

1. Haz un lavado corto entre 40º y 60º usando solo medio litro de vinagre blanco. 

2. Si tu lavadora necesita una desinfección más en profundidad, te recomendamos realizar un lavado con lejía o ácido cítrico en lugar de vinagre. Son productos más potentes, por lo que se recomienda que el primer lavado después de la limpieza sea de ropa blanca para evitar posibles manchas.

3. Por último, es recomendable dejar un recipiente lleno de bicarbonato de sodio dentro del tambor una vez terminado los lavados anteriores porque ayudará a absorber los malos olores. 

Si el olor persiste, puede que el problema esté en la cubeta, en el filtro o en la goma de la lavadora en vez de en el tambor. Para ello, debes optar por limpiar bien estas partes específicas de la lavadora con una mezcla 50 ml de vinagre blanco, 250 ml de agua y una cucharada de bicarbonato.