Varias células cancerosas de color rojo en un dibujo

Los primeros síntomas del sarcoma, el temido tumor más frecuente en jóvenes

Se trata de un tumor que se suele originar durante la etapa de desarrollo infantil

Si hay una enfermedad a lo que todo el mundo teme, es al cáncer. Aunque existen diferentes tipos de cáncer, lo cierto es que determinados factores y comportamientos dispara el riesgo de aparición de esta enfermedad. Factores como la exposición a algunos productos o sustancias, la edad y los antecedentes familiares, pueden aumentar el riesgo de que lo padezcamos.

El sarcoma: un cáncer muy presente en gente joven

Por suerte la ciencia ha realizado enormes avances estas últimas décadas, pero en algunos casos sigue siendo un verdadero reto poder detectar algunos casos a tiempo. Aunque gracias a estos avances, a día de hoy el índice de supervivencia es mucho más alto.

Hombre sujetándose el brazo y mostrando los huesos
El osteosarcoma es habitual entre los 15 y 19 años | Getty Images

Esto es lo que ocurre precisamente con los sarcomas óseos, que son tumores de hueso malignos. Existen dos claramente predominantes: el osteosarcoma, que es el más detectado en casi la mitad de diagnósticos, y el sarcoma de Ewing, que representaría una tercera parte.

El sarcoma es un tipo de cáncer cuyo origen se sitúa en los tejidos de los huesos y/o los músculos. Sin embargo, existe un dato que es verdaderamente triste, y es que el sarcoma es la quinta causa de cáncer en adolescentes y jóvenes.

Pero debemos diferenciar las franjas de edades en cada tipo de sarcomas. Por un lado, el osteosarcoma puede llegar a afectar a jóvenes de entre 15 y 19 años, mientras que el sarcoma de Ewing podría aparecer mucho antes, entre los 5 y 25 años.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

¿Por qué se da en gente joven?

A día de hoy no se sabe a ciencia cierta por qué este tipo de cáncer prevalece tanto en la población infantil y juvenil. Sin embargo, existen determinadas hipótesis que tratan de dar respuesta a este suceso. Al parecer, la fase de desarrollo y crecimiento podría ser relevante.

Las investigaciones apuntan a que estas franjas de edades son verdaderamente vulnerables en cuanto al crecimiento y desarrollo del cáncer. De hecho, precisamente ese crecimiento tan rápido de huesos y tejidos en niños y adolescentes podría ser la causa de su aparición.

Pero no todo son malas noticias. La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) señala que la esperanza de vida de los pacientes con cáncer de huesos está en aumento. En estos últimos 30 años, los tratamientos de quimioterapia, así como las cirugías, han conseguido frenar la metástasis en muchos casos.

Síntomas y factores de riesgo

La Asociación Española de Afectados por Sarcomas señala los principales síntomas que podrían ponernos en alerta. Así pues, la manifestación de esta enfermedad puede darse de muchas formas. A grandes rasgos el dolor de huesos suele ser el más notable.

Metacarpo, huesos de la mano
Los bultos son uno de los principales síntomas del sarcoma | Getty Images

Después también puede aparecer inflamación, fracturas, fatiga y pérdida de peso. Otro de los signos que también suele aparecer es la sensación de dolor tras realizar ejercicio. En otras ocasiones, el dolor puede aparecer y aumentar por las noches, y no desaparecer ni siquiera tomando analgésicos.

Los bultos también suelen ser otro de los síntomas más evidentes, y su palpación puede ser bastante molesta y dolorosa. Además, hay que tener en cuenta que la presencia de estos síntomas podría experimentarse con el transcurso de los meses.

De cualquier forma, es importante conocer de primera mano cuáles son los posibles factores de riesgo. El hecho de haber recibido radioterapia en el pasado, padecer alguna enfermedad ósea o conocer algún antecedente en la familia podría incrementar las posibilidades de que nosotros también lo padezcamos.

Asimismo, se ha concluido que la existencia de otros síndromes genéticos como el de Li-Fraumeni puede dar lugar a su aparición. En cualquier caso, todas las investigaciones apuntan a que los datos de esperanza de vida siguen aumentando de forma positiva.