Tabaco

Principales síntomas del cáncer de vejiga y su vínculo real con el tabaco

En España, según las estadísticas, es considerado como uno de los tumores más frecuentes. Descubre cuáles son sus síntomas y qué relación tiene con el tabaco

A nivel mundial, se estima que el cáncer de vejiga es el noveno más frecuente. Mientras que, en nuestro país (España), tiende a ocular el quinto lugar. De hecho, tiende a situarse entre uno de los más diagnosticados, justo por debajo del cáncer de colon y recto, mama, pulmón y próstata.

En este sentido, sabemos que, cada año, tienden a diagnosticarse más de medio millón de casos de cáncer de vejiga en todo el mundo. Mientras que, además 1,7 millones conviven a diario con esta enfermedad.

Por otro lado, de acuerdo a datos del informe Las cifras del cáncer en España 2022, los expertos estiman que, a lo largo de este año, alrededor de 22.000 personas serán diagnosticadas con la enfermedad.

Vejiga
La vejiga puede verse afectada por enfermedades como el cáncer | Getty Images

Además, también se sabe que, de media, suele diagnosticarse alrededor de los 60 años y que, por áreas geográficas, es más común en América del Norte y en el oeste europeo.

Y, tal y como advierten los especialistas, se sabe que el tabaco se encontraría entre una de las principales causas. ¿Por qué? Muy simple: la mitad de los casos que se diagnostican se atribuyen al tabaquismo. Pero vayamos por partes.

¿Qué es exactamente el cáncer de vejiga?

El cáncer de vejiga se caracteriza por el crecimiento descontrolado de células anormales que conduce a la formación de un tumor. Con el tiempo, este tumor puede penetrar la pared de la vejiga e invadir las capas musculares circundantes.

Los tumores detectados a tiempo se pueden tratar con cirugía o quimioterapia. Cuando el cáncer de vejiga está muy avanzado, es posible que sea necesario extirpar la vejiga y colocar una bolsa de drenaje externa o un depósito interno para ayudar a orinar.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de vejiga más comunes?

El principal síntoma relacionado con el cáncer de vejiga es la hematuria, es decir, la presencia de sangre en la orina. Se encuentra en aproximadamente el 90% de los pacientes. El sangrado a menudo aparece al final de la micción.

Ganas de ir al baño
El sangrado en las micciones es un indicador del cáncer de vejiga | Getty Images

La orina puede ser ligeramente rosada, rojo oscuro o burdeos dependiendo de la intensidad del sangrado. Eso sí, hay que tener en cuenta un detalle importante: no existe una relación entre la cantidad de sangrado y la gravedad del cáncer.

La hematuria a veces es demasiado pequeña para detectarse a simple vista. También pueden interrumpirse durante algún tiempo y entremezclarse con orina de aspecto normal. De ahí que se aconseje de forma sistemática consultar a un médico tan pronto como se detecte, por primera vez, sangre en la orina. 

No obstante, también existen otros síntomas locales que pueden servir de señal de advertencia. Es el caso, por ejemplo, de micciones más frecuentes, ardor o dolor al orinar. De hecho, asociados o no a hematuria, y si persisten, estas manifestaciones son motivo suficiente para acudir al médico.

¿Por qué el tabaco está relacionado con el cáncer de vejiga?

Se ha encontrado que el riesgo de cáncer de vejiga aumenta con el número de años de tabaquismo y el número de cigarrillos fumados por día. Algunas de las sustancias químicas que se encuentran en el humo del tabaco provocan o promueven el desarrollo de cáncer.

Varios cigarros en un cenicero
El tabaco está relacionado con el cáncer de vejiga | Getty Images

Y, concretamente, estas sustancias provocan una serie de cambios genéticos en las células que encontramos en la vejiga que conducen al desarrollo de cáncer de vejiga. En este sentido, estos químicos o sus metabolitos pasan a través del tracto urinario y se alojan en la vejiga antes de orinar. Con el tiempo, pueden dañar el revestimiento de la vejiga y causar la aparición del cáncer.

¿Cuáles son los beneficios de dejar de fumar?

Además de prevenir el cáncer de vejiga, se sabe que tan pronto como una persona deja de fumar, su riesgo de desarrollar cáncer de vejiga comienza a disminuir.

Quince años después de dejar de fumar, este riesgo se reduce aproximadamente a la mitad. Por tanto, dejar de fumar es la forma más efectiva de evitar desarrollar cáncer de vejiga o cualquier otra enfermedad relacionada con el tabaquismo.