Persona mayor durmiendo en la cama

La hora a la que deberías ir a dormir, si tienes problemas con la presión arterial

Según un estudio, la hora sería diferente entre hombres y mujeres

Todos sabemos que, junto con la alimentación y la práctica habitual de ejercicio, el dormir supone uno de los pilares fundamentales en la vida de cualquier ser humano. De hecho, existe una correlación directa entre este hábito y nuestro estado de salud.

Además de ser el momento idóneo para descansar y recargar las pilas, también puede suponer una ventaja si lo hacemos correctamente. En este sentido, un estudio ha demostrado los beneficios que vinculan irse a la cama a una determinada hora respecto a la hipertensión. 

¿A qué hora debo ir a dormir si tengo la tensión alta?

Es evidente que mantener unos hábitos correctos del sueño impacta de forma positiva sobre nuestro organismo. Además de ofrecerle descanso a nuestro cerebro, también incrementamos algunas funciones dentro de la memoria, como la creatividad.

Con sueño
Dormir poco o mal puede ser muy negativo para la salud. | Getty Images

Así mismo, durante esas horas de descanso nuestro sistema inmunitario trabaja para regenerarse y seguir funcionando en óptimas condiciones. Y por si fuera poco, los niveles de depresión también empiezan a reducirse.

Según la Fundación Española del Corazón, cuando estamos durmiendo nos mantenemos en un estado de relajación intenso. En esos momentos, algunas hormonas como la melanina y la serotonina, aprovechan para contrarrestar otras como la adrenalina y el cortisol.

Estas dos últimas son las conocidas 'hormonas del estrés', y mantener de forma constante sus altos niveles puede repercutir de forma negativa en nuestra salud. De hecho, muchas personas han llegado a padecer insomnio por esta causa.

Y es que del insomnio, precisamente, pueden dar lugar otra cantidad de problemas y afecciones. Se ha demostrado que no dormir las horas mínimas recomendadas (entre 7 y 8) puede desencadenar una serie de consecuencias.

Tomando la tensión arterial
Padecer insomnio puede repercutir negativamente en nuestra tensión arterial.   | Getty Images

¿Cuáles pueden ser las consecuencias?

Entre las más habituales se destaca la falta de apetito, la obesidad e incluso el aumento del colesterol. Al no dormir lo suficiente, nuestro cuerpo no puede liberar leptina, y en su lugar, produce grelina, una hormona que regula nuestras ganas de comer.

Sin embargo, existe otra consecuencia que a la larga podría ser peligrosa, e incluso mortal: sufrir insuficiencia cardíaca. Un estudio publicado en elEuropean Heart Journal concluyó que el insomnio puede aumentar hasta tres veces la probabilidad de sufrir esta patología.

Además, padecer insomnio también puede aumentar los niveles en sangre de las hormonas que anteriormente mencionábamos, y por tanto, podríamos llegar a padecer hipertensión (es decir, tener la tensión arterial alta).

¿Cuál es su objetivo?

El objetivo es conocer más a fondo esta relación causal. Un grupo de investigadores de la Universidad del Sur de China decidió analizar los hábitos de sueño. A través de ello, pudieron comprobar el impacto que estos tenían respecto a la salud cardíaca.

Para ello, contaron con la participación de 14.536 adultos, los cuales eran hombres y mujeres. Los resultados, que posteriormente se publicaron en la revista Postgraduate Medicine, mostraban una conclusión respecto a ambos sexos.

De esta forma, se comprobó que los hombres que se iban a dormir a las 23 horas tenían hasta un 32% menos de riesgo de padecer hipertensión. En cambio, los que se iban a dormir antes o después de esa hora estaban más expuestos a padecerla.

Una mujer se lleva la mano a la cabeza con el fondo desenfocado
Dormir las horas recomendadas mejora el estado de ánimo.   | Getty Images

En lo que respecta a las mujeres, los resultados fueron distintos. En el caso de ellas se concluyó que la hora más sana para ir a la cama era justo una hora después que la de los hombres, es decir, a medianoche.

A pesar de que este estudio no resulta determinante para la prevención de esta afección, sí se ha podido comprobar cuál es su impacto. Acostarse a determinadas horas puede alterar el reloj interno del cuerpo. Y esto, a su vez, es lo que podría estar ocasionando el aumento de la presión arterial.