María Patiño muy sonriente mirando fijamente a la cámara

El producto con el que María Patiño se pone las botas para cuidarse y estar delgada

Detrás de ese cuerpo delgado y musculoso se encuentra un producto que puede producir un efecto rebote

Mantenerse en forma no es una tarea fácil, pues requiere de esfuerzo y sacrificio: horas de ejercicio, dieta saludable y alimentos prohibidos. Un claro ejemplo de ello lo vemos en la presentadora de Socialité, María Patiño, quien dedica gran parte de su tiempo a cultivar su silueta.

El gimnasio como segunda casa

La colaboradora de Telecinco ha dejado ver en más de una ocasión como luce su figura. Y es que a pesar de su edad, no hay nada que la detenga para mantenerse en forma y activa. Es por ello que Patiño pasa muchísimo tiempo entrenando en el gimnasio, y como muestra de ello podemos ver su físico.

Aparentemente delgada y también tonificada, la presentadora mantiene una rutina muy estricta de ejercicios. Además de ello, también le ha ayudado someterse a determinadas operaciones de cirugía estética. Pero el secreto no solo reside en estos dos factores, sino que hay un tercero, y se trata de un complemento alimenticio.

Su secreto mejor guardado

Ese aspecto juvenil y activo no solo es fruto de los entrenamientos y la cirugía. La que fue su compañera de televisión, Chelo García Cortés, ha desvelado en alguna ocasión que Patiño se pasó nada más y nada menos que una semana entera comiendo pollo hervido.

Como podemos apreciar, la alimentación que mantiene también es otro de los pilares fundamentales en los que se basa para entrar en los vestidos. Ahora bien, existe un suplemento alimenticio al que la presentadora siempre suele recurrir, y que gracias a él puede lucir unos músculos más fuertes y sanos.

María Patiño en la presentación de la colección de retratos de Javier Mariscal para 'Sálvame' en 2016
La presentadora se suele cuidar bastante para estar ideal | Europa Press

Se trata de las famosas barritas proteicas, que este caso María apuesta por incorporarlas a su rutina dietética. Cada una de esas barritas pesa 50 gramos, y contiene entre 200 y 350 calorías. Además, su contenido en proteína pura representa un 27%. 

Según su entrenador personal, Ramón Garcia Jerico, la presentadora consume estas barritas cada vez que finaliza un entrenamiento. Además, debemos tener en cuenta que este producto podría sustituir perfectamente una ración de comida diaria, como podría ser un plato de 50 gramos de pasta o 75 gramos de pollo.

Por esta razón no es de extrañar que muchos culturistas recurran a su ingesta para acelerar el crecimiento de sus músculos, así como perder también grasa de forma rápida. En el caso de Patiño, estos cambios también empiezan a ser notables.

La vemos cada día en su programa de televisión, y son muchos de sus seguidores quienes empiezan a opinar de dicho cambio. La mayoría apuntan a que se está quedando mucho más delgada y raquítica.

¿Es peligroso consumir barritas proteicas?

Como cualquier cosa en esta vida, los excesos siempre son malos. En el caso de este tipo de barritas, también. A pesar de que estos productos cada vez están ganando más tendencia entre muchos deportistas, lo cierto es que hay que tener presente que nada puede sustituir una correcta alimentación.

Varias barritas con proteínas blancas y de chocolate
Aunque pueden ser de gran ayuda, no se puede abusar de su consumo | Getty Images

Si ingerimos una cantidad excesiva de estas barritas, probablemente nos encontremos con un efecto opuesto al deseado. Si tenemos en cuenta que muchas aportan calorías vacías y hacen que nuestro nivel de glucosa se eleve, lo que puede ocurrir es que nos sintamos con más ganas de comer.

Este hecho, por lo tanto, haría que comiésemos más de la cuenta (incluso cuando no tocase). Por lo tanto, es evidente que su ingesta acabaría pasándonos factura a través de la ganancia de más kilos.

De cualquier forma, los expertos siempre recomiendan que antes de consumir este tipo de productos nos detengamos a leer su composición e ingredientes. Se trata de información esencial para ser conscientes de lo que ingerimos y evitar el efecto rebote a largo plazo.