Un montón de bananas amarillas con algunas marcas oscuras

La principal diferencia entre plátanos y bananas que no han querido explicarte nunca

Una de las frutas más consumida por los españoles es el plátano, ¿pero sabrías diferenciarlo de la banana?

Muchos expertos recomiendan comer entre 2 y 3 frutas  al día, debido a que contienen nutrientes esenciales para nuestro organismo. Tienen un alto contenido en fibra, en vitaminas, en agua y en sustancias antioxidantes. Además, no tienen nada de colesterol y aportan pocas calorías.

Eso sí, si existe una fruta que conquista  corazones es el plátano. Se trata de una de las frutas más conocidas en España, donde se lo asocia a las Islas Canarias. Por desgracia, la mayor parte de los españoles no sabrían decir qué diferencia a esta fruta de otra muy parecida: la banana.

Las diferencias reales entre plátanos y bananas

Muchas veces, sus diferencias  no son muy notables. Esto se debe a que, como en todos los casos, hay piezas de fruta que por alguna razón son más pequeñas o más grandes. Aun así, hay varios aspectos  a tener en cuenta si queremos saber diferenciar  bien unas de otras:

1. Su origen

Cabe destacar que este problema lo tenemos de hace pocos años, debido a que en España solo encontrábamos plátanos. Su diferencia más evidente es el origen de estas dos frutas tan parecidas.

En España, los plátanos se cultivan principalmente en Canarias  desde hace muchísimos siglos, aunque su origen está en Asia. Ya en el siglo XV se empezaron a comercializar desde el archipiélago para casi todo el mundo.

Cultivo de plátanos en Canarias
Los plátanos se cultivan en Canarias | Getty Images

En cambio, las bananas que llegan a Europa provienen principalmente de Latinoamérica. Hay muchos países que tienen grandes cultivos y exportan esta fruta.

2. La forma

Los plátanos que provienen de Canarias también son conocidos como "plátanos enanos". Esto se debe, como dice el propio nombre, a que tienen un tamaño muy pequeño. Además de ser más pequeños tanto en diámetro como en longitud, también suelen ser más curvos.

Otra característica que los diferencia mucho de las bananas, es que los plátanos tienen unas motas  oscuras. Este factor ha sido un distintivo muy fuerte del plátano que proviene de Canarias.

Manojo de plátanos de Canarias
Los plátanos de Canarias tienen motas oscuras | Getty Images

En cambio, las bananas son todo lo contrario. Tienen un color amarillo completamente liso  sin motas oscuras y su tamaño es visiblemente mucho más grande. Son más rectas que los plátanos y por dentro son más blanquecinas.

3. El aroma y su sabor

Si hacemos una cata a ciegas entre plátanos y bananas lo sabremos diferenciar de forma fácil. Los plátanos son mucho más dulces  y su sabor y aroma más intensos.

Un plátano maduro se huele des de lejos. La banana, por contra, tiene menos sabor y su aroma es demasiado fino.

Pelando un plátano
Comer más de un plátano al día puede ser tremendamente beneficioso para la salud | Getty Images

4. Los nutrientes

En los nutrientes también podemos ver diferencias notables. Los plátanos tienen unas elevadas concentraciones de Vitamina  A, B2, B6 y C. También tienen más fibra, en concreto la conocida como pectina, que influye directamente en la sensación de saciedad.

Gracias a estos nutrientes, se convierte en un alimento muy beneficioso para prevenir las enfermedades cardiovasculares. Tiene un elevado contenido en hidratos de carbono, hecho que hace que aporte mucha energía.

Aun así, es importante destacar que dentro de estos hidratos, carece de almidones y contiene mayor cantidad de azúcares. En contra, la banana tiene más cantidad de hidratos de carbono pero principalmente compuestos por almidones  y con poco azúcar.

Vaso con una masa y plátano
Los plátanos y las bananas también se diferencian en cuanto a los nutrientes | Getty Images

Un aspecto que destacan los expertos es la maduración  ideal de los plátanos. Como en todas las frutas, a medida que van madurando, el contenido de azúcares aumenta y del almidón se reduce. Por esta razón, "consumir un plátano verde puede originar flatulencias  y una mala digestión de este".

El aporte calórico tiene pocas diferencias, pero las bananas tienen más calorías. Los plátanos aportan unas 90 kcal / 100 g frente a los 109,6 kcal / 100 g. Eso sí, el plátano tiene cuatro  veces más proteínas  que los plátanos.

5. El precio

En cuanto al precio, también podemos encontrar diferencias. Los plátanos de Canarias son más caros. Un kilo de plátanos puede costar de media 1'79 €, en cambio, un kilo de bananas lo podemos encontrar por 0'99 € con mucha facilidad.

En conclusión, ahora solo queda decidir con cuál de las dos te vas a quedar: un plátano  más sabroso, con más nutrientes y un precio un poco más alto, o una banana.