Retención de coches en una carretera de España

Estas son las primeras carreteras gratuitas que serán de pago en 2023 en España

En cuestión de meses habrá que pagar por circular por carreteras que hasta ahora eran gratuitas

Ya no hay marcha atrás. La medida del Gobierno que contemplaba el pago de un peaje por circular por las autovías y autopistas españolas cada vez está más próxima. En un primer momento se barajó solo con las vías rápidas, aunque también permanece en estudio la opción de ampliarlo a las nacionales.

El Ejecutivo se comprometió ante la Unión Europea a sacar adelante esta propuesta. Surgía con motivo de la negociación de los fondos de recuperación. Sin embargo, la crisis económica que se desató a consecuencia del conflicto en Ucrania y la alta inflación lo dejaron todo en punto muerto.

El plan de cobrar por el uso de las carreteras decidió retrasarse para no castigar aún más a los ciudadanos. De momento, según las últimas informaciones difundidas, esta medida se podría implantar de manera generalizada en 2024. Sin embargo, en algunos territorios se adelantarán a esta fecha y en cuestión de unos meses empezarán ya con los peajes.

¿En qué carreteras habrá que pagar por circular en 2023 e incluso antes?

La primera comunidad autónoma en dar el paso será Guipúzcoa. A comienzos del verano anunciaba que la autovía A-636, entre Beasain y Bergara, pasaría a ser la primera vía gratuita con el nuevo modelo de pago. En Álava también comunicaron que tenían previsto seguir sus pasos, aunque de momento no hay ninguna confirmación.

Este sistema de pago por el uso de carreteras también será una realidad en Vizcaya. Ya hay oficialidad al respecto, después de que se aprobara la medida en el Pleno de Juntas Generales, como recoge El Correo. De esta manera adoptarán en la provincia vasca un nuevo sistema de peaje que afectará a cinco vías que hasta la fecha son gratuitas.

Peaje de la AP-4 en Las Cabezas de San Juan (Sevilla)
A priori, se buscará un sistema de pago alternativo al tradicional peaje | Europa Press

El gobierno regional señalaba que entrará en funcionamiento este modelo en 2023. Incluso no se descarta que empiece a estar operativo en algunas carreteras antes de final de año.

Por ahora, todo hace indicar que los primeros damnificados serán los camioneros. La Diputación de Vizcaya fija este nuevo sistema de pago por uso solo para este tipo de vehículos pesados. En concreto en 101 kilómetros de vías de la provincia.

Lo que se pretende con esto es descongestionar las principales carreteras por las que circulan y conseguir que se desvíen a la autopista AP-68. De esta manera consideran que se reducirían un 10% los accidentes y un 13% los niveles de contaminación.

¿Cómo se realizará el pago en estas carreteras?

Las comunidades del País Vasco se presentan como las pioneras, sirviendo de ejemplo para el resto de territorios españoles. También en lo que se refiere a los métodos de pago en estas carreteras de peaje.

El objetivo pasa por colocar un sistema de pago conocido como free-flow. Se tratan de grandes arcos que podrían leer las matrículas y que evitarían que los vehículos detuvieran la marcha.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Este sistema recogería las matrículas delanteras y traseras, así como los datos de pago para remitirlos a Interbiak y así realizar el cobro. Están pensados para cobrar únicamente por los kilómetros que efectúe cada vehículo.

Dicho pago se realizará a través de un dispositivo embarcado mediante pago telemático o con una tarjeta de crédito vinculada a la matrícula. En el caso de que alguien no cumpla con dicho abono sufrirá un recargo del 20% en el primer incumplimiento, advierte la Diputación de Vizcaya. Si continúa haciéndolo de forma reiterada le acabarían abriendo un expediente sancionador.

Las primeras carreteras afectadas en 2023

Si circulas por las carreteras del País Vasco te interesará conocer cuáles son las primeras vías gratuitas que adoptarán el modelo de pago. Entre ellas, la BI-625, entre Basauri y Llodio; la N-240, desde el Gallo hasta Ubidea y la N-636, entre Durango y la frontera guipuzcoana. También se sumarán la A-8, entre Bilbao y la frontera con Cantabria; y el Corredor del Txorierri, entre Rontegi y Erletxes.