Mujer en la cama con un paño mojado en la cabeza y un termómetro en la mano

Trucos para no coger un resfriado en invierno

Combatir los cambios bruscos de temperatura no es un milagro si sigues los trucos adecuados

Ahora sí, ha llegado el invierno. Hasta hace prácticamente dos semanas, parecía que estábamos estancados en un 'veroño' sin fin. El mes de octubre llegaba a su fin y la gran mayoría de personas vestía ropa veraniega, pues las temperaturas altas permanecían. Sin embargo, la entrada del mes de noviembre se ha caracterizado por las repentinas bajas temperaturas. Este cambio tan brusco de tiempo ha provocado un número elevado de resfriados en toda la población en los últimos días. No obstante, existen una serie de trucos y consejos que son útiles para prevenir ese constipado.

Consejos para prevenir un resfriado en invierno:

Dormir como mínimo ocho horas diarias

Algunos estudios científicos han demostrado que dormir lo que el cuerpo necesita realmente ayuda a que el sistema inmunológico se mantenga en un perfecto estado de salud y que ningún virus se apodere de nosotros. Cuando una persona ya está resfriada, lo mejor que puede hacer para poder dormir mejor es elevar la cabeza más que el cuerpo al irse a la cama. De esta forma, la congestión será mucho más fácil de llevar.

Una mujer durmiendo con antifaz y camiseta de color negro
Dormir ocho horas diarias | Getty Images

Abrigarse como es debido

Un buen chaquetón es imprescindible para que el frío no se traspase a los huesos y el resfriado no sea el protagonista de nuestras vidas. Abrigarse cuando las temperaturas son bajas es lo mejor que se puede hacer para evitar un resfriado y tiene un motivo: el resfriado no es producido por el frío, sino que aparece a causa de un virus, pero este aparecerá con más facilidad si las defensas están ocupadas en mantener una buena temperatura corporal. Así pues, es necesario mirar el tiempo antes de salir de casa y abrigarse según el tiempo que haga.

Una mujer con abrigo de color gris se lleva las manos a la nariz con un pañuelo
Abrigarse como es debido | Getty Images

La calefacción a una temperatura moderada

Lo más habitual cuando hace frío es activar la calefacción de nuestras casas, lo que mucha gente no sabe es que la calefacción reseca nuestras mucosas y el aire del ambiente. Si se nos reseca la nariz, el virus es más probable que se apodere de nuestro cuerpo y que se produzca un resfriado. Así que, procura no aumentar de forma exagerada la temperatura de la calefacción para que tu interior no esté tan seco.

Un calentador eléctrico colocado en una pared
Poner la calefacción a una temperatura moderada | Getty Images

Existen consejos de todo tipo

Además de los trucos anteriores, existen muchos otros que también pueden ayudarte a combatir un resfriado. Es importante que tengas en cuenta la vacunación contra la gripe para que estés protegido, que sigas realizando deporte para ayudar a tu respiración, y que mantengas tus manos siempre limpias, ya que a través de ella se facilita el contagio de los virus. Una vez tienes claros estos consejos, solamente debes aplicarlos en tu día a día para evitar ese resfriado que tanto odiamos.