Mujer tocándose la barriga con dolor

6 posturas y ejercicios para eliminar gases

Descubre las 6 posturas que te facilitarán expulsar los gases

Los gases son algo muy molesto y por ello, se buscan constantemente trucos que puedan eliminarlos de forma rápida. En este apecto, entra en juego las poses que adoptamos a lo largo del día. Algunas favorecen que los gases se procesen bien, pero otras perjudican a nuestro aparato digestivo causando molestias como las flatulencias, estreñimiento y otros problemas.

Posturas para eliminar gases

Existen diferentes posturas que nos permiten expulsar gases acumulados que producen molestias en el estómago y el resto del sistema digestivo.

A continuación, podrás conocer cuáles son las posturas, movimientos y ejercicios de yoga más recomendados por los especialistas.

1. Sentadillas

Las sentadillas son un ejercicio muy popular utilizado con fines diversos; uno de ellos le convierten en la postura perfecta para expulsar los gases mediante la presión en el estómago.

Para hacer sentadillas debemos en primer lugar separar las piernas y los glúteos, situando cada brazo en el lado correspondiente del cuerpo. Después, es necesario estirar los brazos hacia delante y se baja el tronco de modo similar al movimiento de sentarse hasta que los glúteos lleguen a la altura de las pantorrillas, con los muslos paralelos al suelo y con los pies alineados con las rodillas.

Mujer practicando ejercicio mientras hace una sentadilla
Las sentadillas tienen gran efectividad para eliminar los gases | Getty Images

Para terminar las sentadillas se hace la misma serie de movimientos en sentido opuesto hasta volver a la postura inicial.

2. Postura del niño

Quizás su nombre te resulte extraño, pero los especialistas no dudan a la hora de recomendar esta postura. Sus beneficios se asocian al hecho de que, mediante la relajación de los muslos y de la parte baja de la espalda, favorece la respiración lenta y por tanto el tránsito de los gases.

Si quieres practicar esta pose, deberás arrodillarte con las piernas juntas y estirarte hacia delante, lo ideal sería que tocases el suelo con la frente. Las rodillas deben estar algo más separadas entre ellas que los muslos y el torso tiene que descansar sobre las piernas. Una vez en esta postura, conviene hacer al menos 5 respiraciones lentas.

3. Sentarse y doblarse hacia delante

Esta postura recomendada para eliminar gases es similar a la del niño, si bien en este caso en lugar de arrodillarnos nos sentamos de forma normal  y con las piernas estiradas hacia delante.

Mujer practicando yoga al estirar
Esta postura es similar a la del niño, pero no deben ser confundidas entre sí | Getty Images

A continuación alargamos los brazos, tocando los pies con los dedos o llegando a una distancia similar. Si puedes y te resulta cómodo, sitúa el pecho en las rodillas, que no deben estar dobladas.

De este modo conseguiremos ejercer cierta presión sobre el abdomen que facilitará la expulsión de gases, como sucede con otras posturas de este listado.

4. Apanasana

La palabra “apanasana”, procedente del sánscrito, puede traducirse como “postura que mueve la energía hacia abajo”, aproximadamente. De forma sintética, la postura apanasana consiste en  tumbarse boca arriba y presionar con las rodillas tu propio pecho.

En primer lugar hay que tumbarse y subir las piernas, doblando las rodillas hasta formar un ángulo de unos 90 grados. A continuación facilitamos la postura ayudándonos con las manos para poder mantenerla durante más tiempo.

Mujer practicando yoga, en concreto, la postura apanasana
La apanasana te permitirá expulsar velozmente todos aquellos gases molestos | Getty Images

La postura apanasana es adecuada para eliminar gases de forma prolongada, siendo recomendable mantenerla entre 15 y 60 segundos, aproximadamente.

5. Postura gato-vaca

La postura de gato-vaca goza con gran popularidad en el mundo del yoga. Además, es útil para expulsar gases intestinales mediante la distensión del abdomen en su conjunto, lo cual favorece la movilidad de las ventosidades.

Para ejecutar esta postura nos situamos con las manos y las rodillas en el suelo, con la espalda recta. A continuación arqueamos la espalda hacia abajo, “bajando el ombligo” y subiendo la cabeza. Aguantamos la postura unos 10 segundos y volvemos a poner la espalda recta.

La “postura de la vaca” consiste en arquear la columna hacia arriba mientras la agachamos la cabeza, mirando al suelo o a nuestras piernas. Para que sea totalmente efectiva, lo ideal es aguantar unos 10 segundos.

6. Girar el torso

Lo importante es poner en movimiento el torso, aunque sea mediante giros, pues estos pueden presionar las partes afectadas del abdomen.

Puedes practicarlos de diferentes formas: un claro ejemplo es el ponerse de pie con las piernas algo separadas pero también girar el torso sentado, tanto con las piernas juntas como separadas.