Varias bolas de helado rosa en un bol junto a una cuchara

Prepara el helado casero más fácil de hacer en verano: refrescante y sin azúcares

Existen opciones saludables y refrescantes que puedes preparar tú mismo en casa

Llega el verano y con él las altas temperaturas. Cuando el calor empieza a formar parte de nuestro día a día lo único que queremos es sobrevivir a él, y para ello lo mejor que podemos hacer es mantenernos hidratados. Además de ir a la playa o a la piscina, también existen otras formas de superar estas altas temperaturas: las comidas y bebidas frías.

El helado, postre estrella del verano

Solo con oír la palabra "verano" ya podemos deducir de qué alimento estamos hablando. Y es que si existe alguno que sea fresquito, delicioso y apetecible, esos son los helados. El verano es la época ideal para disfrutar de ellos, porque además de ayudarnos a sobrellevar el calor, también son el punto final ideal después de las comidas.

Helados de varios colores en una heladería
La mayoría de helados comerciales contienen niveles muy altos de azúcar | Getty Images

Seguramente la mayoría de nosotros tengamos algunos en el congelador, aunque no está de más recordar que no todos los helados son saludables, y que no todas las personas pueden comerlos. Si nos fijamos en cualquier caja de helados al ir al supermercado, veremos que en todos hay un factor común.

Nos referimos nada más y nada menos que al azúcar. La gran mayoría de helados contienen niveles altos de azúcar, algo que deben tener en cuenta las personas diabéticas y que también los hace poco saludables para el resto de la sociedad.

Además, las personas celíacas deben ir con mucho cuidado, ya que algunos de ellos contienen gluten.

Pero ni los diabéticos ni los celíacos son los únicos exentos de andar con ojo, porque algo que también predomina en la mayoría de helados es la lactosa. Es por ello que las personas que sean alérgicas o intolerantes a la proteína de la leche deberán optar por otro tipo de helados, como los de origen vegetal.

No obstante, existen otras alternativas más saludables y que pueden hacer que sigamos disfrutando de ellos. Por eso, a continuación te vamos a proponer dos recetas alternativas para que puedas elaborar helados caseros y sanos. Y como podrás escoger los ingredientes que quieras, ¡todo el mundo podrá consumirlos!

1. Helado de yogur 

Una opción que suele gustar a todo el mundo es el helado de yogur. Para ello, vamos a optar por escoger 575 gramos de yogur griego natural (aunque también podría ser azucarado), 30 gramos de miel y una cucharada de extracto de vainilla.

Cuando ya tengamos todos estos ingredientes daremos paso a la elaboración. Así pues, verteremos el yogur, la miel y la vainilla en un recipiente y lo moveremos hasta conseguir una crema ligera y homogénea.

Una vez tengamos listo este paso, cogeremos esta crema y la pondremos en un recipiente o molde, la cual dejaremos congelar unas horas. Cuando esté lista, podremos añadir cualquier complemento que nos apetezca, como pequeños trocos de fruta fresca o algún topping de chocolate o caramelo, por ejemplo.

Yogur natural
Si el yogur es natural, mucho mejor | Getty Images

2. Helado de vainilla

Otro de los sabores más famosos y predominantes es la vainilla. Esta segunda opción también es muy acertada, y es perfecta para combinar con cualquier complemento adicional. Para preparar este helado necesitaremos 500 mililitros de nata para montar, 15 mililitros de vainilla natural y 400 gramos de leche condensada.

Una vez tengamos estos ingredientes, tendremos que montar la nata con unas varillas eléctricas. Si está fría, será más fácil y rápido hacerlo. Una vez la tengamos, añadiremos la vainilla y la leche condensada y lo mezclaremos todo. Para ello puedes utilizar una espátula, y deberás asegurarte de que la nata no baje.

Helado de vainilla en un bol
El helado de vainilla está delicioso y es muy sencillo de preparar | Getty Images

Al realizar esto obtendremos una mezcla cremosa, la cual añadiremos en un recipiente y la dejaremos congelar unas 5 o 6 horas. De la misma forma que el helado de yogur, cuando esté lista podrás añadirle cualquier condimento que te apetezca, ¡y a disfrutar!