Pasillo largo de supermercado con estanterías llenas de productos y una persona al fondo

El popular producto que te venden como sano en España y ataca directamente el hígado

¡Ten cuidado! Lo puedes encontrar en muchísimos productos de supermercado considerados saludables

Hoy en día ganan cada vez más popularidad los alimentos saludables. Esto ha motivado a las grandes marcas a innovar y sacar a la venta nuevas opciones para sus productos. Lo podemos observar en cualquier supermercado e incluso en las tiendas de barrio: las opciones  light o sin azúcares añadidos tienen muchísima presencia.

El principal ingrediente que ha tenido que adaptarse a los cambios ha sido, sin lugar a dudas, el azúcar. En los últimos años han proliferado en el mercado muchas alternativas, y se nos ha repetido por activa y por pasiva que son más sanas. Ahora bien: ¿Son realmente  mejores?

Conjunto de dulces, mermeladas y azúcares
Los productos azucarados tienen hoy en día muy mala fama | Getty Images

El popular producto que te venden comO sano aunque no sea cierto

De entre todas las alternativas al azúcar, sin lugar a dudas la más popular son los edulcorantes. A pesar de no conseguir, ni de lejos, el mismo efecto que el azúcar blanco de toda la vida, sí que resultan más agradables y asequibles para el consumidor. Eso sí, aunque se ha repetido muchas veces que los edulcorantes no calóricos son más sanos, lo cierto es que esta teoría está plagada de controversias.

Y no es para menos, ya que de forma recurrente salen estudios que avisan de los efectos negativos de estos productos para la salud. Uno de los más recientes es el de unos investigadores de la Universidad de Wisconsin y presentado en la Reunión Anual de la Sociedad Estadounidense de Bioquímica y Biología Molecular.

Un montón de azúcar glas con granos cayendo con fondo oscuro
Los edulcorantes han ido ganándole terreno al azúcar | Getty Images

Las conclusiones de los investigadores no podrían ser más pesimistas: dos de los edulcorantes más usados pueden provocar efectos adversos  en nuestro organismo. En concreto, estos estarían alterando la capacidad de desintoxicación del hígado, un órgano fundamental para depurar el organismo.

El hígado, principal víctima de los edulcorantes

Laura Danner, la estudiante de doctorado encargada de este estudio, alertó, concretamente, sobre el uso de acesulfamo de potasio y de la sucralosa. Estos edulcorantes inhiben la actividad de la glicoproteína P, un transportador que limpia el organismo de toxinas, fármacos y metabolitos de medicamentos.

Y es que la doctora Stephanie Olivier, que dirigió el equipo de investigación, explicó: "Observamos que los edulcorantes  afectaban a la actividad de las glicoproteínas en las células del  hígado". Y continuó destacando: "Sobre todo en concentraciones esperadas en alimentos y bebidas comunes, muy por debajo de los límites máximos recomendados por la FDA".

Varios tipos de refrescos en botellas coloridas de plástico
Los refrescos sin azúcares no son tan sanos como nos hacen creer | Getty Images

El problema reside en que estos dos edulcorantes son los más usados en los productos envasados. "Se calcula que el 40% de los ciudadanos consumen regularmente  edulcorantes no nutritivos", afirma Laura Danner.

Tipos de edulcorantes no calóricos

Cabe destacar que todos los edulcorantes artificiales han tenido problemas, aunque ahora dos de ellos están siendo muy señalados.

-Aspartamo (E951):  esta sustancia química es 200 veces más dulce que el azúcar. Es un polvo blanco, cristalino y sin olor que proviene de dos aminoácidos: el ácido aspártico y la fenilalanina. 

Desde que fue declarado para el consumo humano, ha sido un edulcorante que ha abierto muchas  controversias y  bulos. A lo largo de los años, han salido estudios afirmando que es un productocancerígeno. Aun así, los expertos siempre lo desmentían y descartaban los efectos negativos de los que se hablaba.

Conjunto de tres edulcorantes diferentes en cucharas de madera
¿Conoces los edulcorantes más comunes? | Getty Images

Para controlar estas controversias, en 2013 los expertos publicaron un margen de consumo, cifrado en 40 mg al día. Incluyendo también a niños y mujeres embarazadas.

- Sucralosa (E955): es un compuesto químico orgánico utilizado como edulcorante común de los alimentos. Su poder edulcorante es de 650 veces mayor que el azúcar blanco común. Su descubrimiento fue por error, pero se terminó creando un súper edulcorante a partir de azúcar.

En 1999 fue aprobada por los expertos después de que los estudios no mostraran evidencia alguna sobre el cáncer.

Aun así, recientemente ha salido a la luz que este edulcorante puede  alterar  la  microbiota y se descompone al calentarse. Cuando exponemos este agente químico a más de 120ºC se descompone e interactúa con compuestos grasos, generando agentes nocivos.

Vaso de cristal con edulcorante químico en polvo
Cada vez más productos del supermercado contienen edulcorantes | Getty Images

- Acesulfamo-K (E950): también conocido como acesulfamo de potasio, es otro de los edulcorantes más comunes en los últimos años. Tiene una estructura química compleja y es 200 veces más dulce que el azúcar de mesa.

Principalmente se usa para endulzar chicles, refrescos, lácteos, postres, etc. Es muy popular  en los productos etiquetados como "light" o "0% azúcares" de los supermercados.

- Sacarina (E954): es considerado el edulcorante sintético más antiguo. La sacarina fue sintetizada a partir de experimentos derivados del alquitrán, aunque ahora se obtiene mediante síntesis química de derivados del petróleo.

De la misma manera que los otros edulcorantes químicos, a lo largo de los años ha tenido muchas controversias. En este caso, un estudio afirmó que la sacarina produce cáncer de vejiga en ratas. No es que sea cancerígena como tal, sino a través de la proliferación celular en un consumo excesivo.

De todas maneras, los expertos piden calma. El uso de la sacarina en los humanos es muy reducido, siendo casi imposible tener estos problemas.

Una opción más natural

Debido a este estudio, este grupo de investigadores ha hecho reflexionar sobre qué hacer a partir de ahora. Sugieren que se estudie más en profundidad las posibles interacciones entre el consumo de edulcorantes y otras sustancias.

Cuchara de madera con estevia en polvo y la hoja de la planta
Las alternativas sanas al azúcar existen | Getty Images

Además, inciden en el mejor etiquetado de los productos. Mucha gente se piensa que, por no tener azúcares, van a ser saludables y no es así. Se debería especificar mejor el tipo de edulcorante y las cantidades  que contienen. Otra opción es la sustitución de estos edulcorantes artificiales por otros de naturales.

La Estevia (E960)

Se extrae de las hojas de la planta Stevia rebaudiana Bertoni, conocida como estevia. En cantidades reducidas puede otorgar un sabor dulce  y agradable, aunque en mayor cantidad puede ser amargo. Se trata de un poderoso edulcorante natural 300 veces más dulce que el azúcar.

Es el edulcorante más recomendado por los especialistas, dado que tiene un efecto insignificante en la glucosa en sangre. Eso lo convierte en la mejor  opción para personas con diabetes  o que siguen una dieta baja en carbohidratos. Lo podemos encontrar en supermercados, aunque la mejor opción seria comprarlo en un herbolario, ya sea líquido, en polvo o en pastillas.