Un hombre con polo azul cogiéndose la grasa de la barriga

El plato de comida ideal para combatir el sobrepeso y ganar en salud, según Harvard

Los expertos están en contra de la conocida pirámide de los alimentos

La hemos estudiado en el colegio y ha sido la base de nuestra alimentación durante muchos años. Sin embargo, parece que la famosa pirámide de los alimentos o nutricional se ha quedado obsoleta tras los últimos estudios.

Este gráfico formaba una base sólida para aprender sobre los carbohidratos, las proteínas y las grasas presentes en los alimentos. No obstante, desde Harvard avisan de que habría una forma más efectiva de crear un plato saludable.

La encargada de llevar a cabo esta nueva herramienta, conocida como Plato Para Comer Saludable, ha sido la Escuela de Salud Pública de dicha Universidad. En este sentido, pretenden con ella erradicar la obesidad y atacar el sobrepeso de forma efectiva.

Así es el Plato de Harvard que te ayuda contra el sobrepeso

El sobrepeso y la obesidad son dos de las enfermedades que crean más alarma en el mundo actual, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por ello, el Plato de Harvard se puede convertir en una buena herramienta para saber qué y cómo comer.

En este plato no se tienen en cuenta los mejores alimentos, sino los macronutrientes que aportan al organismo. Después de que sus beneficios hayan sido demostrados en varias ocasiones, parece una buena alternativa que puedes usar desde ya en tu dieta.

Diferentes verduras como el brócoli, tomate o apio
Las frutas y verduras deben ocupar la mitad del plato según Harvard | Getty Images

1. Frutas y verduras

En primer lugar, los expertos de Harvard consideran que lo mejor es dividir el plato por mitades y cuartos. La primera mitad del plato debe estar formada por frutas y verduras. Lo ideal, además, es elegir vegetales variados. Cuando más colorido sea el plato, más micronutrientes le estaremos aportando al cuerpo.

En este sentido, un dato importante a tener en cuenta es que no se debe considerar la patata como un vegetal, sino como un carbohidrato. Esto se debe al efecto negativo que puede producir con respecto al nivel de azúcar en sangre. Por lo demás, agregar frutas y verduras de muchos colores será la mejor elección.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

2. Hidratos de carbono

De la otra mitad del plato, un cuarto debe estar formado por hidratos de carbono. Esta es la gran diferencia que se encuentra con respecto a la pirámide nutricional tradicional, que los considera la base de la alimentación.

Según los expertos de Harvard, además, lo mejor es que estos alimentos sean integrales. Por ejemplo, este 25% puede estar formado por cereales integrales, como el arroz, pan de trigo integral, pasta integral, etc.

En todo momento, para mantener una alimentación saludable, lo mejor es limitar el consumo de granos refinados, como pueden ser el pan o el arroz blanco.

3. Proteínas

En cuanto a las proteínas, estas también son importantes en la dieta para que esta sea variada y equilibrada. Según el Plato de Harvard, este macronutriente debe suponer el 25% restante del recipiente. Además, se deben elegir las proteínas consideradas como saludables.

En este grupo, entran el pescado, la carne de ave, las legumbres y frutos secos, como pueden ser las nueces. De nuevo, habría que limitar el consumo del queso y la carne roja. Además, hay que evitar en todo lo posible las carnes frías, como el fiambre, los procesados y carnes como el bacon.

Dos trozos de bacalao hechos a la plancha sobre una mesa de madera
Las proteínas deben ocupar el otro cuarto del plato según Harvard | Getty Images

Otros consejos de los expertos para adelgazar

Después de llevar a cabo este método del plato, que puede ser muy efectivo a la hora de perder peso, hay que tener en cuenta otros consejos. Los expertos también recuerdan que es necesario tener en cuenta muchos otros factores para alcanzar el objetivo de adelgazar.

Así, se recomienda evitar por completo el consumo de bebidas azucaradas o gaseosas. Además, también se debe limitar el consumo de productos lácteos y la leche a tan solo una o dos porciones diarias.

Otra recomendación a tener en cuenta es la de limitar los zumos a un vaso pequeño al día como máximo. Asimismo, se prioriza el uso de aceite de oliva para aliñar ensaladas o cocinar y olvidarse de las grasas trans.