Montaje con Letizia y su padre Jesús Ortiz

El timo con el que han intentado estafar al padre de Letizia: ha alertado a la Policía

El padre de la monarca podría haberse sumado a la lista de estafados por "phishing"

Los intentos de estafa son cada vez más comunes. Y, entre las posibles víctimas, ni los más cercanos a la monarquía son ajenos de convertirse en el punto de mira de ciberdelincuentes.

Un claro de ejemplo de ello es Jesús Ortiz, padre de la actual reina de España, Letizia Ortiz. El periodista ha empezado el año con un sabor agridulce, pues ha estado muy cerca de ser estafado mediante un correo electrónico.

El padre de la reina Letizia, víctima de un intento de estafa

Jesús Ortiz ha reaparecido en redes, y no por un buen motivo. El periodista ha compartido en su perfil de Twitter un alarmante mensaje, en el que se dirige directamente a la Policía, con intención de alertar sobre un intento de estafa.

En el tuit, confirma lo siguiente: "Hola, @policia. Sospecho que esto es un intento de estafa. Llegado a mi buzón de correo el 08/01/23″, y añade un pantallazo de un correo electrónico recibido en su cuenta personal.

Jesús Ortiz andando por la calle
Jesús Ortiz ha denunciado un intento de estafa en las redes | Europa Press

Gracias al pantallazo, se puede comprobar cómo los estafadores intentaron adoptar la inexistente "Oficina Europa de Indemnizaciones" para comunicar a Jesús Ortiz, suegro del rey Felipe VI, que había sido compensado por haber sido víctima de fraude.

Según los ciberdelincuentes, el correo personal de periodista había aparecido en una lista de víctimas de estafa y se le iba a pagar con una suma que ascendía a los 3.500.000 € como resarcimiento por parte de la Unión Europea.

Los ciberdelincuentes estarían tras los datos personales o bancarios

Como se lee a continuación del pantallazo, al periodista se le exigía que respondiese al correo con información personal. Los estafadores resaltaban que para poder recibir esa compensación, era necesario rellenar una "nota" con los siguientes datos: nombre completo, dirección, copia del pasaporte, país y número de teléfono.

Por si fuera poco, el correo finalizaba con un correo falso y un número de teléfono en los que compartir todos los datos anteriores. Lejos de ser algo puntual, este tipo de requerimiento tiene lugar en un gran número de estafas online. El claro objetivo de los estafadores es acceder a los datos personales de las víctimas, y así poder sacar el máximo provecho, tanto económico como personal, de la información recabada.

Y aunque, en esta ocasión, el padre de Letizia no ha caído en la trampa, en el caso de sí hacerlo, no sería el primero. Como consecuencia del auge de la tecnología, los delincuentes se aprovechan de las oportunidades que ofrece internet para intentar estafar a la gente. Así lo declaraba también la periodista de La Sexta, Helena Resano, quien contestaba a Jesús Ortiz confirmando que ella también había recibido el mismo mensaje.

Asimismo, el periodista confirmaba que, pese no haber trascendido a mayores la anécdota, ha querido compartirlo para avisar a los "posibles despistados" y a "quien tiene la responsabilidad de vigilancia".

¿Cómo nos podemos proteger de este tipo de estafa?

Este tipo de estafa, también conocida como phishing, es muy recurrente actualmente. Por ello, siempre es necesario conocer ciertos consejos que nos puedan permitir reconocer estos mensajes fraudulentos y no caer en la trampa.

Usando el móvil
Los delincuentes encuentran formas cada vez más elaboradas de timar | Getty Images

Entre algunos de los consejos, encontramos el verificar siempre la fuente de los mensajes o llamadas que recibes, pues si son desconocidos, es necesario empezar a sospechar. Además, se recomienda introducir los datos únicamente en páginas fiables y que ya hayas visitado con anterioridad. 

Además, es aconsejable reforzar la seguridad de tu teléfono u ordenador con programas y aplicaciones enfocadas en tratar este tipo de problema. Y en el caso de dudar, se recomienda consultar periódicamente el estado de tus cuentas y comprobar que no haya movimientos bancarios desconocidos.