Helados de varios colores en una heladería

La OCU advierte de los 2 peores helados vendidos en España: de marca y muy conocidos

Los helados pueden ser más o menos sanos, y la OCU señala cuáles son los peores de todos

La entrada del verano y sus altas temperaturas provoca que recurramos al uso de diferentes productos para amenizar sus efectos. Un claro ejemplo es el helado, un alimento que, durante las jornadas más calurosas, es más que necesario en nuestro congelador.

Además, el atractivo del helado no solo se resume en el frescor que aporta, sino en otros componentes tan importantes como el sabor. Hoy en día, es fácil encontrar un helado que te encante, pero este no tiene por qué ser el más sano del mercado.

Los peores helados del supermercado en España

¿Son todos los helados igual de beneficiosos o malos? La respuesta de los especialistas no deja lugar a dudas: No. Como cualquier alimento, su consumo no debe ser excesivo, pero existen algunos más saludables que otros. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado un análisis de los helados que se encuentran en el mercado español para descubrir cuáles son los mejores y los peores.

Para ello, ha basado su análisis en el sistema Nutri Score, el cual cuenta con el visto bueno de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN). Cada producto obtiene una puntuación que se ve reflejada en una letra calificativa.

Hilera de helados de diferentes sabores: almendra, pistachos, limón...
No todos los helados son igual de malos| Getty Images

Los valores van de la letra A hasta la E, por lo que, los calificados con la E serían los más perjudiciales para la salud. Aquellos que obtienen la A son los aconsejables, mientras que las letras B, C y D pertenecen a productos con calidad media. De ese mismo ránking, podemos extraer los 2 peores helados que se venden en España...

1.  Nestlé Oreo Stick de Sándwich, el penúltimo de las listas

Aunque este no es el peor helado, sus valores nutricionales dejan mucho que desear y lo convierten en una opción poco recomendable. Según el sistema Nutri Score, el Nestlé Oreo Stick de Sánwich ha obtenido una E y se encuentra en  la penúltima posición.

Helado Nestlé Oreo Stick de Sándwich
Este helado ha obtenido una E como nota calificativa | Oreo

Pese a su apetitosa apariencia, contiene una gran cantidad de grasas saturadas: 13 gramos por cada 10 de azúcar. Este helado se reconoce fácilmente porque simula la forma de una Oreo, pero con un tamaño superior. Se comercializa con una caja que contiene 4 unidades de helado y pesa, aproximadamente, 204 gramos.

2. Kinder Bueno Ice Cream Bar, el peor

El que se lleva la palma entre los peores es este Kinder, pues es considerado el más perjudicial de todos. Goza de gran popularidad porque que simula uno de los productos más famosos de la misma marca, el Kinder Bueno. Y como en el caso del anterior, aunque sea tentador su sabor, no debería ser consumido habitualmente.

Helado Kinder Bueno Ice Cream Bar
Este producto de Kinder es el peor helado del mercado | Kinder

Según la escala en Nutri Score, ha obtenido una E. Es decir, la peor clasificación existente para un producto alimenticio. En este caso, su baja puntuación se debe a la gran presencia de azúcar: 31 gramos por cada 100 gramos. Viene en una caja con 4 unidades y pesa 120 gramos.

Abusar de este tipo de productos se traduce en un mayor riesgo de padecer afecciones cardiovasculares o aquellas relacionadas con el peso, como el sobrepeso o la obesidad.

No solo estaremos perjudicando nuestra salud a largo plazo, sino también a corto. Esto se debe a que algunos estudios demuestran que el consumo excesivo de productos altamente azucarados provoca una mayor sensación de cansancio y fatiga durante el día.

La OCU también señala el peor embutido y no te va a gustar

España es uno de los países qué mayor cantidad de embutido consume, pero no todas nuestras opciones son saludables. Desde la OCU también han advertido sobre el peor embutido de todos los que consumimos. Se trata del chorizo, cuyo consumo facilita el aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos perjudiciales para la salud.

Además, podría estar relacionado con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares. En definitiva, una opción que es fácil encontrar en nuestras mesas, pero que debemos consumir con moderación. Para los amantes de los embutidos, se recomienda sustituirlo por otros embutidos más saludables como el jamón cocido.