Un guardia civil de Tráfico pide documentación a un conductor

La nueva técnica de la DGT para avergonzar a los conductores que se pasan de listos

Este novedoso sistema ya ha sido criticado por varias asociaciones

La Dirección General de Tráfico  tiene como objetivo reducir los accidentes mortales en la carretera. Con este fin, hace ya más de seis años, desde la DGT anunciaron una nueva propuesta que no ha dejado a nadie indiferente.

A pesar de que empezó siendo una prueba piloto, lo cierto es que se está extendiendo cada vez más. Se trata de un nuevo sistema de control sobre la velocidad que lo que busca es que los conductores reduzcan la misma para adaptarse a la de la vía.

El proyecto está importado desde Francia y, aunque en España de momento no tiene una gran fama, en el país vecino se está utilizando desde hace más de 10 años. Ahora, ha llegado el momento de que todo el mundo lo conozca.

NOVEDAD WHATSAPP: ¡Recibe GRATIS las últimas novedades de Lidl! ¡Pincha aquí para entrar en nuestra comunidad de WhatsApp! 

Así es el nuevo sistema de la DGT

Este nuevo sistema de la DGT está pensado para corregir la actitud que tienen los infractores al volante. Además, su funcionamiento es bastante sencillo, de ahí que sea un hecho el que se vaya a implementar más a menudo.

Autopista con coches
El nuevo sistema de la DGT pretende evitar el exceso de velocidad | Getty Images

Una vez que el radar que mide la velocidad detecta que algún conductor está sobrepasando el límite permitido en la vía, el cinemómetro lanza una señal de alerta, poniendo en funcionamiento un sistema no exento de polémica.

Lo que hace es accionar alguno de los paneles luminosos informativos que ya hay en todas las autopistas. En el mismo, se publica la matrícula del infractor justo antes de que este pase por debajo. Además, se puede leer el siguiente mensaje: “Modere velocidad”. Por otro lado, se indican también los límites del tramo que el conductor esté infringiendo en ese momento.

De este modo, muchos de los infractores corrigen su actitud de forma instantánea, debido a la vergüenza que produce el ver la matrícula publicada ante los ojos del resto de los conductores.

👉🏻 VER EL AVISO DE LA DGT SOBRE LA TASA DE ALCOHOLEMIA EN ESPAÑA ➡️

Se trata de un proyecto piloto

A pesar de que lo normal sería pensar que días después el conductor recibiría la multa en casa, lo cierto es que no termina de ser así. En la práctica, y por el momento, no se tiene constancia de que se sancione después a estos conductores.

Este sistema, por su parte, se trata de un proyecto piloto que se instaló por primera vez por parte de la DGT en el año 2016. Fue en el kilómetro 0,5 de la A-49. Sin embargo, parece que últimamente su uso se ha extendido. En la actualidad, también parece estar presente en la Autovía de La Coruña, la A-6, en dirección a Madrid. Se encontrará en la salida 19 de la misma.

Cientos de coches circulando de noche con las luces encendidas
Se trata de un proyecto piloto importado desde Francia | Getty Images

Este sistema de la DGT está importado desde Francia

El sistema, aunque en España aún está siendo implementado, lleva funcionando en otros países desde hace muchos años. Es llamativo, por ejemplo, el caso de Francia, donde se usa desde hace más de una década.

👀 VER LA MULTA DE LA DGT QUE TE PUEDES LLEVAR NADA MÁS SALIR DE LA ITV ➡️

Por otro lado, el proyecto no está exento de polémica. De hecho, ha sido criticado por varias asociaciones de conductores debido a la indiscreción con la que trabaja. Además, se considera que falta a la intimidad de los infractores.

La razón es que tanto el cartel como la infracción, así como la matrícula “cazada”, pueden ser vistos por cientos de conductores. Esto hace que no haya sido muy bien recibido por el público en general.

Este sistema, aunque con novedades, es algo similar a los radares informativos de velocidad que ya existen en la actualidad en nuestro país. Sin embargo, existe una gran diferencia: ahora no se publica la matrícula del infractor. Es decir, se sigue respetando su anonimato. Que el sistema tenga éxito o no en todas las autovías que controla la DGT es, de momento, una incógnita.