Una lata de atún abierta

Retiran miles de latas de atún de 2 conocidas marcas en España tras recibir una alerta

AESAN advierte de una nueva alerta: se trata de un compuesto peligroso y está presente en las latas de atún

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha hecho pública una nueva alerta alimentaria. En este caso, el producto afectado, según el comunicado compartido por las autoridades, son unas conocidas latas de atún. La AESAN ha tomado la decisión de retirar de los puntos de venta miles de unidades, tras recibir una alerta a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI).

Alerta alimentaria en España por unas conocidas latas de atún

Las autoridades sanitarias de La Rioja han detectado histamina en unas conservas de atún en aceite de girasol de dos marcas españolas: Montey y Didilo. Se trata de latas de conserva de 1 kg y el número de lote afectado es L03922JC, con fecha de caducidad del 8 de febrero de 2027.

Montaje con una lata de atún de la marca montey
La primera marca de atún afectada por la alerta es la Montey | España Diario TIPS

Aunque se tiene constancia de que el producto de origen español ha sido distribuido en la comunidad autónoma de Valencia, tampoco se descarta que estos lotes hayan sido comprados en otras comunidades.

Ambos fabricantes han sido notificados y van a proceder a retirar los productos afectados del mercado. Por el momento no se ha notificado ningún caso de intoxicación.

Además, el comunicado indica: "Se recomienda a las personas que tengan en su domicilio los productos incluidos en esta alerta se abstengan de consumirlos y los devuelvan al punto de compra".

Una lata de atún de Didilo con otras latas de atún en segundo plano
Didilo es la segunda marca de atún que ha hecho saltar las alarmas | España Diario TIPS

El riesgo de la histamina

La histamina es una sustancia tóxica natural que se suele producir en el pescado cuando proliferan determinadas bacterias en él. La presencia de esta sustancia indica que hay una contaminación bacteriana.

Esto ocurre cuando el pescado sufre una pérdida de frescura, cuando la temperatura de conservación no es óptima o cuando ha habido fallos en la higiene y manipulación.

Algunos tipos de pescados, como los azules, el atún, las anchoas, los boquerones o la caballa son más susceptibles de presentar elevados niveles de histamina.

Mano cortando con un cuchillo grande atún rojo en una tabla de madera
Una mala manipulación e higiene podría provocar la bacteria | Getty Images

Es de vital importancia extremar las precauciones ante su consumo. Si se ingieren niveles elevados de histamina nuestro cuerpo podría sufrir síntomas muy parecidos a los de una reacción alérgica.

Entre los más destacables, se señalan los picores, la inflamación, el malestar y el dolor de cabeza. En casos más graves, la intoxicación de histamina podría resultar muy peligrosa.

Algunas claves para reducir la histamina en el cuerpo

La histamina cumple funciones básicas y no siempre es mala. Solo en el caso de que haya un exceso o intolerancia podría repercutirnos en nuestra salud. 

Si se da el caso de que nuestro cuerpo acumulase un exceso de histamina, esto nos supondría molestias digestivas, cefaleas y otros desequilibrios.

Por esta razón, a continuación te vamos a contar algunos tips que, en caso de exceso, te podrían ayudar a eliminarla de tu cuerpo.

1. Evita los excesos

Algunos alimentos como la repostería ligera contiene más levadura, y por tanto, más histamina. Las bebidas alcohólicas, las verduras y las frutas enlatadas también son productos que debes vigilar, ya que están fermentados a base de soja.

2. Cuidado con los precocinados

Los embutidos como el salami, o los pescados como la caballa son alimentos que sobrecargan el cuerpo con histamina. Un exceso de ellos podría ser perjudicial.

Pescado caballa, azul, alargado y fino encima de hielo con rodajas de limón

3. Vigila las alergias

Si padeces alguna alergia deberías estar atento. La histamina suele formar parte de cualquier proceso alérgico, de forma que puede aumentar el desequilibrio entre algunas bacterias.

Las molestias por exceso de histamina pueden ser varias. Cuando aparecen de forma inmediata después de ingerir los alimentos, podemos sospechar.

Otra opción es probar a prescindir de cualquier fuente de histamina durante un periodo de tiempo. Si observas que los síntomas desaparecen, será muy probables que la causa sea una intolerancia. Ante cualquier duda, lo mejor es acudir siempre al médico para realizar descartes.