Imagen de unas manos sujetando unas luces de navidad

Si apuestas por esta iluminación de Navidad, vas a ahorrar mucho dinero: queda genial

Tu Navidad sostenible es posible con estas recomendaciones

Celebrar la Navidad y ahorrar son dos elementos que pueden ir de la mano. Durante las fiestas navideñas es habitual que se iluminen de manera especial las calles de los pueblos y ciudades. Además, de los elementos navideños del ámbito privado o doméstico.

Y es que, hoy en día, son muchas los que alumbran de forma profusa sus fachadas o balcones, lo que supone un importante despilfarro energético y contribuye a aumentar la contaminación lumínica. Sin embargo, hay algunas recomendaciones que se pueden tener en cuenta para acabar con este problema.

Hay que tener presente que, aunque una gran mayoría de gente apoya los adornos lumínicos en Navidad, también existe otro grupo que no está tan a favor de la situación. Es por eso que, cuando se aproximan las fechas navideñas, algunos aprovechan para llamar la atención sobre los efectos nocivos de estos alumbrados públicos, una circunstancia que también debe tenerse en cuenta en el ámbito doméstico.

Recomendaciones para adornar la casa esta Navidad: ahorrarás seguro

Ha llegado el momento de plantearse la eficiencia de nuestros adornos luminosos, tanto desde una perspectiva económica como medioambiental. Y es que, teniendo en cuenta las grandes subidas del precio de la luz este último año, estos consejos también serán beneficiosos para nuestro bolsillo.

Imagen de un árbol de navidad, con luces de colores y una bola de decoración.
Es momento de plantearse la eficiencia de los adornos luminosos, tanto desde una perspectiva económica como medioambiental | Getty Images

No obstante, tampoco debemos perder de vista el objetivo de disminuir la contaminación lumínica, un problema que pasa desapercibido, pero que tiene grandes efectos en el ambiente.

Es por eso que quizás debemos valorar el interés de adornar nuestros balcones y fachadas con luces cuando nosotros no las disfrutaremos por estar dentro de casa con las cortinas o persianas cerradas para resguardarnos del frío.

Imagen de la fachada de una casa decorada con adornos navideños lumínicos
Adornar los balcones y fachadas con luces se ha vuelto una costumbre en España | Getty Images

Estamos consumiendo y pagando una electricidad que no revierte directamente en nuestro confort y que además está produciendo un perjuicio al emitir un exceso de iluminación al entorno.

Partiendo de esta premisa, y si aun así no podemos resistirnos al alumbrado navideño, deberíamos considerar ciertas pautas para ahorrar algo de dinero, evitar el despilfarro energético y la contaminación lumínica. Estas son algunas de las recomendaciones que puedes tener en cuenta a la hora de decorar tu hogar estas navidades:

1. Reconsiderar los elementos decorativos sin luminosidad en Navidad

No hay duda de que la mejor opción para ahorrar en la factura de la luz y fomentar la sostenibilidad es no usar ornamentas lumínicas. En este sentido, podemos reconsiderar la utilización de elementos decorativos que no incluyan componentes luminosos.

2. Evitar las lámparas incandescentes

También es importante tener en cuenta el tipo de iluminación utilizado. Evitar en nuestra decoración las lámparas incandescentes, apostando por alternativas más eficientes, puede ayudarnos a reducir los gastos. Algunas de las mejores opciones son las mini lámparas, micro lámparas, hilos luminosos, la fibra óptica o las LED.

Imagen de unas luces de decoración navideña
Evitar las luces incandescentes, apostando por alternativas más eficientes, contribuye a la eficiencia energética | Getty Images

3. Utilizar sistemas energéticos limpios en Navidad

Por otro lado, se puede procurar utilizar sistemas de alimentación energética limpios, como lo son las células fotovoltaicas o los dispositivos eólicos. Aunque pueda parecer una solución difícil de aplicar, existen multitud de decoraciones luminosas que funcionan con energía solar.

4. Reducir el impacto lumínico 

En caso de usar decoración luminosa, es preferible utilizar luces de tonos rojizos o amarillos, que atenúan en impacto lumínico. Así mismo, también debemos prescindir en la medida de lo posible de los tonos azulados, ya que son los que más contribuyen a la contaminación lumínica.

5. Disminuir la potencia luminosa 

De la misma manera, podemos considerar disminuir tanto como se pueda la potencia y el flujo luminoso. No es estrictamente necesario iluminar la calle, así que se puede concentrar la iluminación en algún elemento o punto concreto.

6. Reducir las horas de encendido en Navidad

Por último, se recomienda reducir el encendido de la iluminación a las fechas señaladas y en un horario limitado. Se trata de una medida que repercutirá de manera positiva tanto en el ámbito económico como medioambiental.