Una mujer con un regalo envuelto para Navidad

Esta Navidad apuesta por un consumo consciente: los mejores consejos para no gastar

Te damos las pautas para fomentar unas compras responsables y sostenibles

Las fiestas navideñas están a la vuelta de la esquina. Ya no queda nada para celebrar grandes comidas familiares, cantar villancicos y ver el árbol rodeado de regalos para todos. No obstante, todo eso requiere algo que, actualmente, para muchos es un gran esfuerzo: gastar. 

En Navidad el consumo se dispara y se realizan multitud de compras que no son muy usuales en los otros meses del año. Sin embargo, la complicada situación socioeconómica que estamos atravesando también se ha hecho notar en estas fechas. 

A eso, también se le suma una gran preocupación por la crisis medioambiental que vive el planeta. En este sentido, teniendo en cuenta cuál es la realidad del momento, solo nos queda adaptarnos a la situación. 

Una de las soluciones más óptimas para no gastar en exceso estas fiestas, recae en no dejarnos llevar por el consumismo ni por los anuncios de publicidad. Así como también es importante hacer un buen uso de los recursos y evitar la abundancia de residuos.

Por eso, hemos decidido proponer una serie de sugerencias para fomentar unas compras más responsables y consecuentes. 

Imagen de un árbol de Navidad rodeado de regalos
En Navidad el consumo se dispara y se realizan infinidad de compras | Getty Images
 

Las mejores sugerencias para un consumo consciente 

Frente a la sobreproducción y los elevados precios debemos optar por otro tipo de consumismo. Comprar de una manera más limpia, sostenible, crítica y consciente es posible, solo tenemos que implicarnos. A continuación, te proponemos algunas de las pautas que puedes tener en cuenta esta Navidad: 

1. Compra solo lo que necesitas 

En primer lugar, un paso importante recae en comprar solo aquello que se necesita. Así mismo, podemos informarnos sobre el origen de los productos y su forma de producción para garantizar su grado de sostenibilidad. En este sentido, puedes: 

  • - Prestar atención al etiquetado. 
  • - Erradicar el “usar y tirar”. 
  • - No dejarse influenciar por la presión publicitaria y las modas. 
  • - Rechazar los productos, que existiendo en su entorno, procedan de zonas alejadas del planeta, porque una larga cadena de distribución aumenta de forma considerable la contaminación. 
  • - Informarse sobre las condiciones laborales y medioambientales relativas a la obtención de los productos. 
Una mujer con tacones y tejanos cargando bolsas con ropa de las rebajas
Optar por otro tipo de consumismo es el primer paso para no gastar en exceso | Getty Images

2. Compra productos que fomenten la sostenibilidad 

También puedes optar por productos que, durante todo el proceso de obtención, comercialización, consumo y desecho, perjudiquen menos al entorno. Para tenerlo en cuenta, te sugerimos estas ideas: 

  • - Adquirir productos eficientes y hacer un uso adecuado de los mismos. 
  • - Decidirse por productos que tengan una larga vida útil y que sean reparables. 
  • - Evitar el exceso de embalajes. 
  • - Apostar por los alimentos de temporada y proximidad, porque pueden ser más económicos y saludables y contaminan menos durante su distribución. 
  • - Optar por productos ecológicos, reciclados y/o reciclables, también por los reutilizables o retornables. 
  • - Gestionar los residuos para favorecer su reciclado.  
Una pareja comprando cosas en un supermercado
A la hora de comprar debemos tener en cuenta el uso que daremos a los recursos y evitar el exceso de residuos | Getty Images

3. Fomenta el progreso justo de la sociedad 

Por último, si de verdad queremos cambiar el sistema de consumo, es imprescindible favorecer con nuestras compras el progreso justo y sostenible de las comunidades y personas. Para ello, puedes: 

  • - Consumir artículos que se hayan producido o elaborado en zonas próximas, para favorecer a las economías locales. 
  • - Informarse y participar en grupos o cooperativas de consumo de productos ecológicos y naturales. 
  • - Elegir para los regalos productos artesanales. 
  • - Adquirir productos de Comercio Justo (es una forma de intercambio comercial en la que se reducen los intermediarios propios del comercio convencional y se paga un precio justo a los productores, contribuyendo al desarrollo sustentable y sostenible de la oferta, respetando la idiosincrasia de los pueblos, sus culturas, sus tradiciones y los derechos humanos básicos).