Hojas similares a las del perejil sostenidas en una mano

Mucho ojo con el 'perejil' tóxico que crece en España y puede matarte en poco tiempo

¿Qué características presenta y por qué es tan peligroso su consumo?

La naturaleza nos brinda unos paisajes increíbles, de eso no hay duda. Pero muchas veces, la curiosidad del ser humano va más allá, y hace que tengamos interés en descubrir cosas nuevas. Esa misma duda fue la posible detonante de una tragedia que ocurrió el pasado mes de diciembre.

Un hombre de 37 años falleció en Galicia tras haber ingerido un tubérculo tóxico, muy común en España, llamado 'Nabo del Diablo'. Se trata de una planta letal, pero que la mayoría de veces pasa desapercibida. A pesar de eso, su alta toxicidad, capaz de provocar una rápida muerte, hace que sea muy importante conocerla y temerla. 

¿Qué es el 'Nabo del Diablo' y dónde crece?

El 'Nabo del Diablo' es una planta que pertenece a la familia de las opiáceas, muy similar a la famosa cicuta. Esta suele crecer en el borde de los ríos y es muy común en las zonas húmedas, como en Cantabria o Asturias, y también en la cuenca del Mediterráneo.

Su nombre científico es Oenanthe crocata, y etimológicamente quiere decir "vino flor". Este término hace referencia a los efectos que puede llegar a producir, ya que se asemejaría a un estado mental alterado, como por ejemplo la embriaguez.

Nabo del diablo
El tubérculo de esta planta se puede confundir con el rábano o la yuca | Cedida

Bajo tierra, cuenta con un tubérculo que se puede confundir con alguna otra especie como con el rábano o la yuca. De hecho, se cree que fue este último alimento lo que pensó que se estaba comiendo el fallecido de 37 años. Su consumo, sin embargo, puede provocar una rápida muerte, por su alta toxicidad.

Se puede confundir con el rábano o el perejil

Tras el fallecimiento del vecino de la localidad coruñesa de Bergondo, las autoridades alertado sobre la peligrosidad de esta planta. El 'Nabo del Diablo' se caracteriza también por su flor de tonalidad blanquecina, muy fácil de ver a simple vista. Además, tiene unas hojas muy parecidas a las del perejil, lo cual hace que cueste más poder diferenciarla.

No obstante, el peligro real se encuentra definitivamente en su raíz, que es donde está más concentrado el tóxico. En declaraciones a Voces de A Coruña, la profesora titular del Grupo de Investigación en Biología Evolutiva de la UDC, Elvira Sahuquillo Balbuena, ha advertido de la importancia de no consumir nada de lo que no estemos seguros. Afortunadamente, se trata de un consejo que la inmensa mayoría de las personas siguen a rajatabla. 

El gran peligro: una neurotoxina que paraliza los músculos

El agente tóxico presente en 'El Nabo del Diablo' es una neurotoxina que ataca directamente al sistema nervioso y causa parálisis muscular en el sistema respiratorio. Sí no se actúa rápidamente, esto puede provocar una rápida falta de oxígeno que afecta tanto el corazón como en el cerebro.

Foto de la planta
Esta planta es fácil de encontrar en muchas zonas de España | Cedida

Algo similar ocurre con la cicuta o con el consumo de manzanilla azul, ya que también se han registrado casos similares. En el caso de la cicuta, por ejemplo, se produce una parálisis que acaba atacando al estómago, a la vista y, en los peores casos, induce a la muerte. 

No obstante, es importante tener presente qué síntomas pueden hacernos sospechar y ponernos en alerta. Si ingerimos por error esta planta, lo primero que notaremos serán molestias digestivas, dilatación de pupilas y, poco después, convulsiones. Hay que actuar rápidamente, porque su alta toxicidad es capaz de provocar una rápida muerte.

La importancia de ser prudentes con la naturaleza

Cuando vamos al campo, es normal que nos apetezca estar en contacto con la naturaleza y que exploremos su vegetación. Seamos sinceros, ¿quién no ha cogido nunca un fruto de un árbol y se lo ha comido?

Y lo cierto es que esta práctica, por muy tentadora que sea, puede resultar peligrosa. Es importante ser conscientes de que no todo lo que encontramos a nuestro paso es comestible. Lo mejor de todo es no arriesgar nunca, y no comer nada de lo que no estemos seguros.