Una señal azul de tráfico indicando con flecha la dirección de la ITV

El multazo que te pueden meter al salir de la ITV, aunque tu coche apruebe la revisión

Aunque una vez superada la ITV crees que ya está todo hecho, muchos conductores acaban multados por ignorar un detalle

Por todos es sabido que para que un vehículo pueda circular por la vía pública, este debe estar en óptimas condiciones. Para comprobar que efectivamente esto es así, en nuestro país es obligatorio pasar la famosa y conocida Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

La policía avisa: no basta con obtener una revisión 'favorable'

Son muchos los conductores que tras pedir cita y acudir a su inspección, solo están pendientes de que les devuelvan la documentación y en ella encontrar la palabra 'favorable'. Sin embargo, aunque resulte una tarea sencilla de pasar, lejos de la realidad esto no acaba aquí.

Normalmente se recomienda acudir a un mecánico para que realice una revisión a nuestro coche antes de acudir a la inspección de la ITV. Esta recomendación suele ayudar a muchas personas a que, en el caso de que su vehículo presente problemas mecánicos, estos se arreglen antes y así puedan pasar la revisión.

Coches en un túnel de la ITV
La ITV es obligatoria para todos los vehículos que circulen en vía pública | Jefatura de Tráfico

Pero no todo el mundo es tan precavido. Los conductores más valientes deciden dar un paso más allá y acudir directamente a su cita. Aun así, existen ocasiones en las que el coche quizás no esté en condiciones de circular y, por lo tanto, sea necesario volver a pasarla en el plazo de 15 días.

Sin embargo, todos aquellos que sí logran pasarla, una vez llegan a la última parada de revisión empiezan a respirar tranquilos. Pero cuidado, porque pasar satisfactoriamente la inspección no implica que estemos exentos de ser multados.

Y si te estás preguntado cuál es la razón... se debe nada más y nada menos que a la pegatina que te dan junto con la documentación una vez has superado la inspección. Si te fijas en los coches que ves por la calle, verás que todos la llevan (o deberían) llevarla colocada.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Por eso no solo basta con pasar la ITV para poder marcharnos tranquilamente. Una vez lo hagamos, tendremos que colocar esta pegatina en un lugar visible del parabrisas, concretamente en el ángulo superior derecho. Este simple gesto puede librarte de una buena sanción.

Tal y como establece el reglamento General de Vehículos, todos aquellos vehículos que hayan pasado la ITV deberán portar esta pegatina de forma visible. De no ser así, se les impondrá una sanción económica de 80 euros.

¿Y qué ocurre con las motocicletas?

Al tratarse de un medio de transporte que también circula por vía pública, las motocicletas deben cumplir exactamente los mismos requisitos que el resto de vehículos: pasar la ITV y portar la pegatina visible que así lo acredite.

Debido a que su estructura es completamente diferente a la de los coches, las motocicletas deberán llevar esta pegatina en otra zona. Para ello, lo más recomendable es que se coloque en el chasis o en el guardabarros delantero.

Coches aparcados en un parking de zona blanca
Las motocicletas deben cumplir con los mismos criterios que los coches | Getty Images

No obstante, también es importante recordar que la única pegatina que debe llevarse en el vehículo o motocicleta es la que corresponde con el año actual. Así pues, cuando nos la den tendremos que ponerla y comprobar que las anteriores ya están retiradas, porque de no ser así también nos podrían multar.

Lo que debes tener en cuenta si quieres pasar la ITV

Por último, queremos aprovechar la ocasión para recordar una serie de consejos básicos que podrían ayudarte a tener a punto tu vehículo antes de pasar la inspección. Ten en cuenta que el correcto mantenimiento del coche es imprescindible para evitar sorpresas a última hora.

Así pues, no olvides comprobar el estado de algunos elementos como las luces, los neumáticos y los frenos. Tampoco te olvides de revisar la dirección del coche, los niveles de aceite, líquido de frenos y limpiaparabrisas. Y, antes de acabar, recuerda también echarle un vistazo al motor y a los bajos del coche.