Un guardia civil de Tráfico junto a un coche en un control

La multa de hasta 3.000 euros por escuchar música en el coche

Además, la misma DGT ha advertido sobre el riesgo de escuchar este tipo de música mientras se conduce

Unas décimas de segundo sin prestar atención a la carretera pueden suponer un gran riesgo, tanto para el conductor como para otros viajeros. Manipular el GPS, contestar o colgar una llamada o incluso fumar o beber mientras se conduce son algunos de los gestos que causan cada año el 30% de los accidentes.

Sin embargo, no es necesario apartar la vista de la carretera o conducir de forma temeraria para correr un grave peligro. La Dirección General de Tráfico (DGT) ha querido advertir de la sanción que te puede suponer hacer una frecuente práctica en el coche. Aunque suene extraño, tiene que ver con la música.

La multa de la DGT por escuchar música mientras conduces

Conducir mientras se escucha música es de lo más común entre los conductores. Y de hecho, a la misma DGT le parece razonable si es con el fin de amenizar el viaje y evitar que nos adormezcamos. Sin embargo, conducir con la música al máximo puede suponer un peligro para la seguridad vial.

Si el volumen dentro del coche es demasiado alto, puede que el conductor no llegue a escuchar lo que sucede en su entorno. Esto supone poner en riesgo la correcta circulación de las diferentes vías, por lo que Tráfico sanciona con cuantiosas multas a estos conductores.

Cientos de coches circulando de noche con las luces encendidas
EL volumen alto puede impedir que oigamos señales acústicas de otros vehículos | Getty Images

Esta sanción no aparece en el Reglamento de Circulación, sino que corresponde a las diferentes Ordenanzas Municipales de Movilidad. Por eso, serán las propias localidades de toda España las que tienen la potestad de multar a todo aquel que excedan los límites de volumen en sus coches.

Hasta 3.000 euros de multa 

La cuantía de la multa varía según el Ayuntamiento de cada localidad y el volumen de la música. No obstante, se suele tener como referencia los 87 dB como límite máximo permitido, esto equivale al ruido de tráfico intenso en la calle, un camión pasando o una ruidosa aspiradora.

A partir de ese límite aproximado, la multa irá ascendiendo según por cuanto superemos el máximo. Por ejemplo, en Madrid superarlo en 4 dB ya supone una multa de 90 euros. Si lo superamos en 7 dB, la sanción ya se dispara por encima de los 600 euros. Según el volumen de la música, la cuantía de la sanción puede llegar hasta los 3.000 euros.

Una importante cifra que supera otras sanciones como buscar algo en el bolso o la guantera (80 euros de multa), o sujetar el móvil mientras se conduce (200 euros). Para hacer todos estos gestos correctamente sin riesgo de ser multados, la DGT recuerda detener el vehículo en una zona habilitada para ello.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

La DGT no recomienda escuchar este tipo de música

Además, y sorprendiendo a muchos, Tráfico ha compartido un tweet por las redes donde recomienda cuál es la mejor música para conducir. Con ello, no ha querido prohibir que escuchemos los ‘hits’ que más nos gusten, pero sí que evitemos emocionarnos demasiado con nuestras canciones preferidas.

Como ha mencionado por las redes, se trata de encontrar música que cumpla con tres requisitos. De acuerdo con la Dirección General de Tráfico, la mejor es un “ritmo que no te adormezca”, que “no te fomente una actitud defensiva o agresiva” y que “no distraiga tu atención de la conducción”.

Lo que piden, en resumen, es que evitemos canciones que nos hagan cerrar los ojos de la emoción o que nos hagan utilizar el volante como batería. Cualquier música que interfiera en la atención del conductor en la carretera o que haga soltar el volante, mejor reservarla para cuando estemos fuera del coche.  

Además, el copiloto también es responsable de que el conductor no se distraiga. Lo mejor será que sea él quien elija la canción y no entrar en discusiones que pueden acabar desviando su atención a cualquier otra parte que no sea la carretera y el volante.