Logo de CaixaBank en una oficina en la calle

La mala noticia de CaixaBank sobre lo que se nos viene encima en 2023

CaixaBank augura un 2023 especialmente duro para la economía española

CaixaBank augura un 2023 muy complicado en España desde el punto de vista económico. Los estudios con los que trabaja la entidad bancaria no son nada optimistas. Sobre todo si tenemos en cuenta que sobre la mesa hay una crisis energética y una inflación disparada.

Prevén que todo esto origine una pérdida de confianza que reducirá el consumo de los hogares un 0,6%. Este año, de momento, la caída ha sido del 0,1%. Así lo contempla el último informe económico publicado por CaixaBank Research.

El PIB español también se resentirá, con un importante estancamiento. Crecerá al 1%, que supone un porcentaje muy similar al desvelado hace unos días por la Comisión Europea. La economía también tendrá que hacer frente al problema del desempleo.

La tasa de paro subirá del 12,67%, que fue el porcentaje con el que cerró el tercer trimestre del año, hasta el 13,1%. Explican que esto no se debe a un deterioro del mercado de trabajo, sino más bien al incremento de la población activa.

La importancia de los fondos europeos

La llegada de los fondos europeos Next Generation resultarán muy importantes para las cuentas de España. El consumo público crecerá un 1%, pero la inversión sufrirá un considerable frenazo. Pasará a aumentar un 1,8% en 2023 cuando venía de hacerlo un 5,1% este año.

Sorprende que la inversión en construcción siga escalando un 3,9%. Desde el Banco de España estiman que este sector aguantará mucho mejor una coyuntura adversa respecto a anteriores crisis.

Una mano cogiendo billetes de euros de un cajero del banco
Se reducirá el consumo de los hogares | Getty Images

Sin embargo, el gran contratiempo se vivirá en la inversión de bienes de equipo. Esto implica que se reducirá un 1,3% las compras en máquinas, herramientas o activos para la producción de otros bienes.

¿Qué ocurrirá con la inflación?

En CaixaBank, su equipo de economistas confía en que la inflación del país se llegue a rebajar hasta el 4,5% de media. La situación de España, en este sentido, difiere bastante a la del resto de territorios de la eurozona. El alza de los precios ha ido cayendo progresivamente tras alcanzar el techo en julio con un 10,8%.

Con este escenario inflacionista, según los presupuestos remitidos a Bruselas, el Gobierno confía en aumentar los ingresos de las arcas públicas. La recaudación sería de 10 000 millones más en 2023.

En cualquier caso, los gastos también irán en aumento. Las previsiones implicarán un aumento de 36 600 millones en pensiones respecto a 2019, mientras que los gastos en personal lo harán en 24 000.

El déficit estructural no se reducirá

El informe de esta entidad señala que los ingresos públicos se elevarán en casi 100 000 millones respecto a 2019. Gran parte de esa subida será por el efecto de la inflación y los cambios estructurales de la economía. Es el caso, por ejemplo, de las políticas laborales durante la pandemia, el afloramiento o personas que estaban en la economía sumergida.

Tal y como recoge La información, "no se prevé utilizar este margen para reducir de forma notable el déficit estructural". No hay intención de bajarlo pese a que se presenta con unas cifras excesivamente altas desde antes del covid.

Las estimaciones de los proyectos de Presupuestos lo elevan el próximo año hasta el 3,4% del PIB. Será un nivel muy parecido al que había antes de la pandemia, cuando se alcanzó un 3,5% en 2019.

Un hombre contando dinero con la cartera vacía junto a billetes y monedas
Serán muchos los españoles que pierdan poder adquisitivo | Getty Images

Previsiones para 2024

Aunque todavía quedan unos cuantos meses por delante, todo hace indicar que la economía mejorará a partir de 2024. En CaixaBank señalan que se prevé un crecimiento del 1,9%, por encima de lo que lo harían Alemania, Italia y Francia. En cuanto al paro, se rebajaría hasta el 12,8%, mientras la tasa anual del IPC caerá hasta el 2,3%.