Oliendo mal

Di adiós al mal de olor de axilas: los remedios más efectivos para acabar con él

Con estos trucos, además de prevenirlo, podrás hacer desaparecer el mal olor de axilas sin salir de casa

Ya sea por una vida agitada, una mala dieta, enfermedad o problemas hormonales, el mal olor de las axilas es algo común, pero que, sin embargo, resulta algo molesto para las personas que lo padecen.

En los supermercados y droguerías se ofrecen una infinita variedad de productos de higiene para esta zona del cuerpo. Desodorantes, cremas y geles son algunas de las opciones que nos podemos encontrar. Sin embargo, muchas veces la solución a estos problemas no está fuera de casa. A continuación os damos los mejores ‘tips’ para acabar con el mal olor de axilas.

¿Por qué huele la axila?

La mayor parte de nuestra piel está recubierta por pequeñas glándulas sudoríparas que permiten que nuestro cuerpo sude. Cabe distinguir entre dos tipos de estas glándulas, con funciones diferentes, las ecrinas y las apocrinas. Por un lado, las glándulas ecrinas son las que más abundan en nuestro cuerpo y producen un sudor normalmente inodoro.

Por otro lado, las glándulas apocrinas se encuentran en zonas más concretas de nuestro cuerpo como las ingles, alrededor de los genitales o las axilas. El sudor que producen es más espeso que el de las ecrinas y, por tanto, cuesta más que se evapore.

Dermatólogo analizando la piel de una paciente
Nuestra piel está repleta de glándulas que permite sudar al cuerpo | Getty Images

Además, en las zonas donde se produce este tipo de sudor también se encuentran algunos tipos de bacterias. Al unirse con nuestro sudor, se desprende ese fuerte y desagradable olor.

Depende de la dieta, estilo de vida e historial clínico, cada persona desprenderá un olor diferente, más o menos fuerte. Sin embargo, hay personas que cuentan con más glándulas apocrinas en su cuerpo que otras personas y, por lo tanto, su olor no depende de la higiene que tengan.

Otras causas de mal olor

‘Más vale prevenir que curar’; un antiguo refrán que no pierde su significado aunque hablemos del mal olor de axilas. Como ya se ha mencionado, muchas veces el olor de nuestro sudor depende en gran medida de los hábitos e higiene que sigamos. Por eso es importante conocer algunos de los motivos principales y como solucionarlos.

1. Mala higiene corporal

Como en muchas de las enfermedades o patologías, todo radica en una higiene inadecuada. Mantener nuestro cuerpo limpio va más allá de una cuestión estética y cumplir con las recomendaciones médicas es esencial incluso para prevenir la bromhidrosis axilar. Ducharse cada día, utilizando jabones neutros que no alteren el pH de la piel, es fundamental.

Mujer de espaldas lavándose el pelo
Mantener una higiene correcta a diario es clave para evitar este tipo de problemas | Getty Images

2. Consumo de alcohol, tabaco y medicamentos

Aunque pudiese parecer que no tiene nada que ver, se ha demostrado que el consumo en exceso de alcohol, cigarrillos y medicamentos como antibióticos altera el olor del sudor. Esto es debido a algunas sustancias que contienen estos productos y que hacen aumentar el olor a sudor.

3. Dieta inadecuada

No significa que dejes de comer tus platos favoritos, pero sí que hay que tener en cuenta que según qué dieta lleves o que alimentos comas afecta a tu olor corporal. Por ejemplo, alimentos fuertes como la cebolla o el curri harán que el olor del sudor sea también más intenso.

4. Ropa

La vestimenta también influye mucho en la sudoración y en el olor que se desprende. Lo más común ente las personas que suelen sudar mucho es que el tejido de su ropa se acabe humedeciendo. Esto hace que el sudor aún huela más fuerte, entrando así en un círculo vicioso. La mejor solución a este problema: vestir ropa más holgada o que permita la ventilación de las axilas.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Cómo quitar el mal olor de axilas

Aunque la siguiente lista pueda parecer los ingredientes para hacer algún postre, se trata de diferentes productos que sirven para retirar el fuerte olor de las axilas. Alguno de estos productos podemos tenerlos en casa y no hace falta ir a ninguna farmacia para tener remedios caseros.

1. Bicarbonato

Aunque normalmente se utilice para tareas de limpieza de la casa, el bicarbonato de sodio puede ser nuestro mejor aliado para el olor de axilas. Para utilizarlo tan solo hay que segur unos sencillos pasos.

Primero tendrás que lavar bien la zona con jabón neutro o antibacteriano para después, poder secar bien la zona hasta que no haya ninguna zona húmeda. Por último, es aconsejable añadir unos toques de bicarbonato con la ayuda de un algodón o pañuelo, y dejar que actúe sin retirarlo.

2. Limón

Esta fruta ácida, además de tener grandes beneficios si la comemos, nos puede servir para combatir los malos olores e incluso disimular manchas de sudor. Para tener unas axilas libres de mal olor y de forma ecológica sigue estos pasos.

Deberás corta y exprimir una de las mitades del limón y lavarte la axila con cuidado. Si quieres facilitar la tarea, siempre puedes verter unas gotas en un algodón que puedas pasar por tu piel.

Limones partidos
Mezclado bicarbonato, el limón es una de las mejores opciones contra el olor del sudor | Getty Images

Además, este truco se puede combinar con el anterior. Si mezclamos tres cucharadas de bicarbonato con dos de zumo de limón conseguiremos una pócima perfecta para nuestras axilas.

4. Vinagre 

El vinagre de manzana también puede ser un gran un aliado más contra los malos olores, esto se debe a propiedades astringentes, antisépticas y antibacterianas, ideales para esta zona del cuerpo.

Su uso es tan sencillo como empapar un algodón con este producto y esparcirlo bien por las axilas antes de ir a dormir. A la mañana siguiente tan solo habrá que lavar la zona con agua y listo. Recuerda usar abundante agua para que no se note el olor del vinagre.

3. Aloe Vera

Otro de los ingredientes perfectos para retirar el mal olor del sudor es esta planta. Para ello, hace falta aplicar el gel de aloe vera un par de veces al día durante una semana para comprobar como las axilas dejan de oler mal. Aunque el proceso es más largo, la eficacia de los resultados es indudable.

5. Leche de magnesia 

Se trata de un producto que se está volviendo bastante popular y que promete quitar el mal olor de axilas. La leche de magnesia ayuda a eliminar el exceso de grasa y humedades en la piel, convirtiéndose en un perfecto desodorante natural. Mezclado con aceites esenciales y usándolo dos veces al día los problemas de olor desaparecerán.