Karlos Arguiñano presenta 'La buena cocina', su último libro de recetas, en Madrid (España) a 10 de noviembre de 2020.

El ingrediente secreto de Karlos Arguiñano para que las patatas bravas queden de lujo

Si te encantan las patatas bravas, no te puedes perder este ingrediente secreto

¿Quién no ha pedido nunca un plato de patatas bravas en una terraza? Nadie, ¿verdad? Probablemente estemos hablando de la tapa más popular de la gastronomía española. Pero, como ocurre con otros manjares populares, su origen es incierto y objeto de controversia.

Una de las tapas que más triunfan en España: las patatas bravas

Oficialmente, las patatas bravas son patatas cubiertas con una salsa picante. A partir de ahí, este plato está disponible en tantas versiones como bares hay en España. En realidad, cada cocinero sigue la receta que más le apetece. Por ello, podemos encontrar desde patatas hervidas, hasta fritas o al horno.

En cuanto a la salsa, pasa lo mismo: con pimentón, cayena, más o menos salsa de tomate… Las opciones son múltiples y cada barra tiene su propia fórmula. Por ello, pedir patatas bravas puede ser un deporte de riesgo en muchos bares.

Patatas bravas en un plato
Bien elaboradas, las patatas bravas son una tapa deliciosa y exquisita | Getty Images

No obstante, podemos echar una mirada al pasado para comprender un poco mejor esta conocida receta. Respecto a su origen, los expertos gastronómicos lo tienen claro: se inventaron en Madrid. Concretamente en dos establecimientos hoy desaparecidos y que se disputan la invención: Casa Pellico y La Casona.

El plato, si quiere cumplir con los preceptos originales, debe apostar por unas patatas cortadas a dados y fritas en aceite de oliva. La salsa debe estar preparada con pimentón dulce y picante, harina y cebolla.

El truco de Karlos Arguiñano para las mejores patatas bravas

Según hemos sabido, el truco de Karlos Arguiñano para conseguir unas patatas bravas perfectas es que la salsa tenga un toque picante. Y señala algo muy importante: la clave de las patatas bravas es el acompañamiento. Por este motivo, realiza una salsa casera y añade un remate extra algo llamativo.

¿Cómo hace la salsa de las patatas bravas? Añade dientes de ajo, tomate trituradO, cebolla picada, aceite de oliva virgen extra y sal. Pero, además, le agrega su toque secreto: alegría riojana. ¿En qué consiste este último ingrediente? Se trata de una variedad de guindilla que le confiere un toque picante casi exclusivo.

Guindillas sobre una tabla de madea
El cocinero Karlos Arguiñano apuesta por el uso de guindillas en su receta | Getty Images

No solo eso: también le añade otro toque personal muy curioso: un poco de mayonesa casera. En este último caso, eso sí, sin añadir ningún otro ingrediente diferente o extra.

¿Qué otro acompañamiento añade el cocinero español?

Además de las guindillas variedad alegría riojana, y la mayonesa, debes saber que Arguiñano también apuesta por otro acompañamiento delicioso. Y es que, aunque las patatas bravas son tan tremendamente exquisitas que se pueden comer solas, él prefiere darle otro toque personal.

Para ello, prefiere añadir un rape empanado o unas longanizas, lo que ayuda a que el plato esté aún más completo (y delicioso) si cabe. Sin embargo, cada uno puede escoger la opción que más le guste.

¿Cómo hacer patatas bravas fácilmente en casa?

Necesitarás los siguientes ingredientes:  700 gramos de patatas, 5 tomates, 1 pimiento pequeño amarillo, 1 cebolla, 1 ají picante, 1 diente de ajo, 6 cl de aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta negra molida.

Para preparar la salsa tendrás que pelar y picar la cebolla, el ajo, los tomates y el pimiento. Asimismo, deberás calentar 1 cucharada de aceite de oliva en una sartén y saltear la cebolla.

Después, deber agregar los trozos de pimiento y cocinar de 2 a 3 minutos a fuego medio. Más tarde, es necesario añadir los tomates, el ajo, el chile, la sal y sofreírlos de 20 a 25 minutos. Una vez todo esté doradito, deberás ponerlo todo en la licuadora.

Para preparar las patatas deberás pelarlas y cortarlas en cubos. Después, calentar el resto del aceite en la sartén, agregar las patatas y cocinar durante unos 25 minutos, revolviendo con frecuencia.

Para terminar, salpimenta las patatas y sirve inmediatamente acompañadas con la deliciosa salsa. Eso sí, si lo deseas, también puedes reemplazar la pimienta por tabasco. Y si deseas una salsa más espesa, añadir 1 cucharada.