Una factura de luz con el consumo y billetes de euros encima

El Gobierno da un paso importante con la factura de la luz: cambios a partir de mayo

España pedirá alargar hasta finales de 2024 los mecanismos para limitar los precios del gas y la electricidad

España consiguió el verano pasado la llamada “excepción ibérica” para controlar los precios de la electricidad. Fue una petición de España y Portugal a la Comisión Europea que obtuvo luz verde hasta mayo de 2023. Si nada lo remedia, a partir de entonces volveremos a estar a merced del mercado.

Esto significa que con el fin de la “excepción ibérica” el precio de la factura de la luz podría volver a subir a partir de esa fecha. Para evitarlo, el Gobierno tiene la intención de pedir a la Comisión Europea una prórroga de esa congelación. El Ministerio de Transición Ecológica solicitará que se alargue hasta finales de 2024.

Gracias a esta medida los gobiernos de España y Portugal han conseguido hacer frente a la desorbitada subida de los precios de la luz. En concreto, permite limitar el precio de la electricidad a una media anual de 48 euros/MWh. Y el Gobierno español pretende seguir así al menos un tiempo más.

La petición del Gobierno

El Gobierno de España pedirá una prolongación del mecanismo que permite mantener los precios de la electricidad bajo control. La invasión rusa de Ucrania puso el precio del gas por las nubes y eso hizo encarecer la factura de la luz. Entonces, España y Portugal solicitaron la limitación del precio.

Primer plano de Teresa Ribera leyendo unos papeles en el senado
Teresa Ribera ha anunciado su intención de pedir una prórroga | GTRES

Gracias a este mecanismo el Gobierno español ha conseguido limitar el precio de la luz. El Ministerio de Transición Ecológica pedirá a Europa prorrogar esta limitación entre 40 y 50 euros/MWh hasta finales de 2024. Al menos hasta que no se reforme el mercado eléctrico, lo cual “llevará mucho tiempo”.

Así lo ha anunciado la Ministra, Teresa Ribera, que espera que con esta medida se puedan seguir manteniendo bajos los precios de la luz. La “excepción ibérica” contempla una subida de 5 euros cada mes hasta mayo de 2023. Y un mecanismo compensatorio para los productores de electricidad.

👉🏻 VER EL APARATO QUE TE PERMITIRÁ AHORRAR DINERO EN LA FACTURA DE LA LUZ ➡️

Pendientes de lo que diga Europa

Si nada lo remedia, la medida temporal finalizará en mayo y entonces el precio de la luz volvería a subir de forma descontrolada. Para mantener los precios de gas lo más bajo posible, la ministra solicitará a Europa una prórroga de la “excepción ibérica”. Al menos mientras dure la crisis energética.

Europa vio con buenos ojos la petición de los gobiernos español y portugués en el contexto de la guerra de Ucrania. Pero se contempló como una solución temporal y se estableció el plazo de un año, hasta mayo de 2023. Para prolongar la medida, España necesita de nuevo el visto bueno de la Comisión Europea.

Ante la posibilidad de que Europa rechace la petición, el Gobierno podría plantear alguna medida alternativa para contener la subida de los precios. De momento, la Comisión Europea no se ha pronunciado al respecto. Y antes de tomar una decisión estudiarán la situación actual del mercado.

Los argumentos del Gobierno

En el Ministerio de Transición Ecológica son optimistas, ya que en Bruselas es más fácil prolongar una medida que aprobarla por primera vez. Además, la Comisión Europea ya ha dado pasos para reducir los precios del mercado de la luz. En el Gobierno consideran que las condiciones siguen vigentes.

Persona enchufando un cable
El Gobierno quiere seguir limitando el precio de la luz | Getty Images

Europa accedió a la “excepción ibérica” por la poca conexión de los mercados eléctricos de Portugal y España con el resto de Europa. Y por la elevada influencia del gas en la formación de precios de la electricidad en la península ibérica. Estas dos condiciones siguen vigentes en estos momentos.

Además, las consecuencias de la guerra de Ucrania no han desaparecido y no lo harán en los próximos meses. El Gobierno planteará a Europa la necesidad de mantener las mismas condiciones. En contra están algunos gobierno como Alemania y Países Bajos, que creen que esto distorsiona el mercado europeo.