Conjunto de dulces, mermeladas y azúcares

Los expertos lo tienen claro: el peor desayuno que puedes dar a tus hijos

Evita ciertos alimentos para mejorar la salud de tu hijo y empezará el día de la mejor manera

El desayuno  es de las comidas más importantes, siempre que sea completo, equilibrado y saludable. Para los niños aún es más importante, debido a que empiezan el día con elevada actividad física  e intelectual. Por tanto, es necesario tener energía de buena mañana.

Expertos afirman que el desayuno está estrechamente relacionado con el aprendizaje. Si el desayuno que toman los niños es el ideal, tendrán mejor rendimiento, más capacidad  de atención  y concentración.

La mano de una niña coloreando un libro
Desayunar favorece el rendimiento de los niños en el colegio | Pixabay

También es importante saber lo que deben desayunar. Prioriza siempre darle una pieza de fruta, pan  de buen procesado e integral  y lácteos  o derivados naturales  sin azúcar.

Está demostrado que los niños que no desayunan o lo hacen mal padecen más obesidad  que el resto. Por esto mismo, a continuación enumeramos los alimentos  que nunca  debes darle  a tu hijo

1. Zumos o Batidos Industriales

Fabrica de zumos industrial en mitad del proceso de embalaje
Los zumos ultraprocesados tienen mucho azúcar | Getty Images

Los zumos que venden en el supermercado son muy tentadores gracias a su practicidad, pero son malos  para el organismo. El proceso por el que pasan estos zumos, elimina  casi por completo los nutrientes  de la fruta. Además, están cargados de conservantes, colorantes  y azúcares.

También hay muchas opciones que el porcentaje real de fruta  no supera el 15%. Son agua con espesantes y sabores añadidos.

Lo mismo sucede con los batidos de chocolate. Son una  bomba calórica, llenos de azúcares  y no aportan ningún beneficio a nuestro cuerpo. Es más, en algunos casos no contienen ni chocolate, tan solo aromas  parecidos al cacao, colorantes, etc.

Alternativas más saludables

Lo mejor que se puede hacer es coger una fruta  y exprimirla  o triturarla. Lo mismo pasa con el chocolate, hazlo con cacao puro en polvo y leche. De esta manera, estaremos optando por alternativas naturales  y saludables.

2. Embutidos o carnes grasas

Puede ser muy tentador un bocadillo  de fuet  o un plato  de bacon, pero es la peor opción que puedes darle a tu hijo. Aunque el plato de huevos revueltos con bacon es muy popular en muchos países, tienen elevadas cantidades  de grasas  y calorías.

Plato blanco con tres tiras de bacon frito
El bacon está cargado de grasas | Getty Images

De forma esporádica, puedes darle un plato de huevos revueltos, con solo una pizca de sal. Son una importante fuente  de proteínas, pero en el momento en que se fríen o se añaden carnes, pasan a ser todo lo contrario.

3. Bollería

Es evidente que la bollería  es de las  peores opciones, y aún más si se trata de productos ultraprocesados  e industrializados. Además, en el desayunono aportarán nada bueno, solo grasas y azúcares para empezar el día.

Donuts
La bollería tiene cantidades muy elevadas de azúcar y grasa | Pixabay

Si a tu hijo le gusta desayunar de vez en cuando con algo de repostería, hay infinidad de recetas caseras saludables. Galletas de avena, muffins con plátano o bizcochos sin azúcares endulzados con dátiles.

4. Yogures saborizados

Aunque los yogures son saludables, las versiones industrializadas  son todo lo contrario. Te los venden como yogures de "fresa y plátano" pero solo contienen azúcares, leches  en polvo de mala calidad, aromatizantes, espesantes, colorantes... De todo menos fruta y lácteos de calidad.

La mejor opción son los yogures naturales, añadiendo alguna pieza de fruta cortada para darle el toque dulzón.

Niño mirando y comiendo un yogur
Los yogures industrializados son malos para la salud | Getty Images

5. Cereales

Alrededor del  90% de los cereales que encontramos en el supermercado no  son nada saludables, aunque sean muy llamativos  para los niños. No son nada nutritivos ni saludables, debido a que vienen cargados con azúcar, grasa, colorantes  y saborizantes. La gran mayoría te los venden como "cereales de trigo" pero solo contienen un  porcentaje reducido.

Si la mejor opción para tu hijo son los cereales, prueba a introducir poco a poco granola saludable. Con copos  de trigo 100% integrales, fruta, frutos secos y un poco de chocolate 80% a trozos, puedes hacer un desayuno perfecto.

Mano sosteniendo un bol de cereales con plátano y semillas
Puedes combinar los cereales de mil formas | Getty Images

Otra de las peores opciones son las  barras de granola. Se consumen en todas las edades y es más de lo mismo. Aunque parezcan saludables, tienen mucho azúcar, jarabe de glucosa, fructosa, grasas y otros ingredientes muy perjudiciales para la salud.

6. Chocolate untable

Es otro de los clásicos que fascina  tanto a niños como adultos. Desayunar una tostada con chocolate untable es de lo menos saludable que hay. Como ya os imagináis, te lo venden como chocolate untable, pero te están vendiendo un  tarro con azúcar,  grasa  y aceite de palma.

Hay recetas caseras mucho más saludables y sin nada de aditivos y azúcares que solo perjudicaran tu salud. Un buen ejemplo de ello es un poco de mermelada natural, a ser posible sin azúcares añadidos, para disfrutar de todo el sabor de la fruta.