Foto de detalle de un carnet de conducir

La DGT no permite renovar el carnet de conducir si padeces estas enfermedades comunes

Existen ciertas patologías que son incompatibles con la conducción

Durante la conducción siempre pueden surgir peligros, y todos los conductores lo saben. Todavía queda trabajo por delante para llegar al objetivo de "0 víctimas en la carretera", pero esto no implica necesariamente que sea imposible de conseguir.

¿Te toca renovar tu permiso de conducir? La DGT establece unos requisitos

De la misma forma que renovamos nuestro carnet de identidad (DNI), hacerlo con el permiso de conducción también es necesario y obligatorio. En nuestro país, cualquier conductor debe realizar este trámite, de forma general, cada diez años.

Sin embargo, es evidente que con el paso de los años las personas perdemos ciertas habilidades físicas y cognitivas. Por esta razón, el hecho de padecer algunas patologías puede acabar interfiriendo en nuestra capacidad de conducción. 

Urólogo en una reunión con un paciente
Es necesario pasar la revisión médica para obtener la renovación del permiso | Getty Images

En lo que respecta a la renovación del permiso de conducir, la DGT establece una serie de requisitos que deben superarse para que dicha renovación tenga efecto. Se trata de descartar, a través de una revisión médica, una serie de patologías en el conductor.

Evidentemente esta revisión es necesaria para la posterior renovación del permiso. En caso de no hacerla podríamos enfrentarnos a una sanción. No obstante, si presentásemos alguna de las siguientes patologías, nuestro permiso no sería válido, y por lo tanto, no podríamos conducir.

Vamos a ver a continuación el cuadro de patologías que son totalmente incompatibles con la conducción:

1. Enfermedades cardíacas

Existen algunas patologías que tendríamos que mantener controladas durante un tiempo antes de volver a coger el coche. Es el caso de las arritmias, el infarto de miocardio y la colocación de marcapasos. 

En el primer caso tendríamos dos opciones: dejar pasar seis meses tras haber sufrido el episodio o aportar un informe favorable de un cardiólogo. En el segundo caso el tiempo se reduciría a la mitad, es decir, tres meses. Por otra parte, respecto a portar un marcapasos, deberíamos esperar un cierto periodo tras su colocación, que naturalmente lo marcaría el cardiólogo.

Médico auscultando el pecho a un hombre
Cada enfermedad puede conllevar un tiempo distinto si pretendes renovarte el carnet | Getty Images

2. Enfermedades relacionadas con la visión ocular

Las patologías como el glaucoma o las cataratas podrían ser un motivo de no renovación, ya que son dos enfermedades que entrañan un riesgo en la persona mientras conduce. Aunque en ambos casos es necesario contar con un informe médico favorable, si ha existido una operación previa de cataratas será necesario esperar mínimo un mes.

3. Enfermedades vasculares

En este caso se hace referencia a dos situaciones: aneurisma de grandes vasos y disección. En ambos casos, para renovar el permiso, sería necesario un informe médico favorable. Sin embargo, en lo que respecta a la disección, debería transcurrir además un periodo de 6 meses tras la operación.

4. Enfermedades neurológicas

Las personas que hayan padecido un accidente isquémico o una pérdida de conciencia no podrán renovar su permiso a menos que transcurran seis meses en el primer caso y un año en el segundo. En el caso de padecer epilepsia, por otra parte, bastará con presentar un informe médico favorable.

Una mujer se lleva la mano a la cabeza con el fondo desenfocado
Algunos trastornos pueden ser justificados por un informe médico | Getty Images

5. Enfermedades digestivas

Tanto la nefropatía con diálisis como el trasplante renal son patologías que también podrían ser incompatibles con la conducción. No obstante, si se cuenta con un informe médico favorable (además de esperar seis meses en el segundo caso) es posible renovar dicho permiso sin problemas.

6. Enfermedades respiratorias

Los trastornos del sueño como la apnea o la disnea permanente en reposo también son incompatibles con la conducción. En el primer caso sería posible renovar el permiso si el índice es menor a 15 y existe un informe médico favorable. Por otra parte, en el segundo caso la renovación no sería posible.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

7. Enfermedades crónicas y degenerativas

Existen patologías que imposibilitan totalmente la renovación del permiso de conducir, y son las siguientes: alzheimer, artritis reumatoide, distrofia muscular, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, esclerosis lateral amiotrófica, osteoporosis, parkinson y temblor esencial.

8. Enfermedades endocrinas

Tanto la diabetes mellitus como el hipotiroidismo y la paratiroides son patologías con las cuales una persona podría conducir. Eso sí, para ello será fundamental contar con un informe médico favorable, y en cualquier caso, será necesario volver a renovar el permiso en el plazo de uno a cinco años.

✅ VER EL CAMBIO DE LA DGT RESPECTO A LAS MULTAS ➡️

9. Enfermedades psiquiátricas

Existen patologías psiquiátricas incompatibles con la conducción, y solo en el caso de contar con un informe médico favorable se podría proceder a renovar el permiso. Estas enfermedades son las siguientes: abuso y dependencia de alcohol y drogas, demencia, trastornos de ansiedad, depresión, thd, trastorno de la personalidad, trastorno del desarrollo intelectual, trastorno del sueño y trastorno obsesivo compulsivo.

10. Enfermedades oncológicas

Cualquier persona que haya padecido dolencias oncológicas, así como trastornos oncohematológicos, deberá presentar un informe médico favorable para obtener la renovación del permiso. En el primer caso la renovación será por un periodo de entre uno y cinco años, y en el segundo caso solo durante un año.