Logo EspanaDiario.tips
Logo EspanaDiario.tips
Logo Messenger Espanadiario.tips
Logo whatsapp
Montaje con el rostro de una mujer con una sonrisa y un reloj de arena al lado

Elimina las patas de gallo con estos ingredientes: para mujeres de más de 40 años

Si elaboras esta crema casera, tu piel lucirá mucho más joven y sana

Con el paso de los años es normal que nuestra piel empiece a deteriorarse, y el rostro es, lamentablemente, la parte de nuestro cuerpo que más lo refleja. Las conocidas y famosas patas de gallo, por ejemplo, son uno de los signos que antes suelen aparecer.

Pero no te preocupes, porque a pesar de resultar un aspecto incómodo para nuestro físico, existe una forma de reducir y minimizar su aparición. Y no hace falta recurrir a cremas o tratamientos caros, pues tan solo necesitaremos un par de ingredientes naturales.

Logo de TelegramNOVEDAD TELEGRAM: ¡Pincha aquí para recibir GRATIS los mejores Trucos para Adelgazar y de Belleza en Telegram!

Olvídate de las patas de gallo con esta increíble crema casera

Cuando hablamos de patas de gallo, por norma general, hacemos referencia a esas arrugas que tienden a aparecer en la esquina del párpado. De hecho, cuando nos reímos, es bastante habitual que se marquen y se acentúen.

Y es que precisamente, hay una creencia popular que dice que estas arrugas son un signo de felicidad y alegría. No obstante, para la mayoría de personas esto no suele ser así, y por ello buscan la mejor forma de deshacerse de ellas.

Montaje con un salón de fondo y una mujer haciéndose un masaje facial
Cuidarse de la piel es algo importante y necesario, independientemente de la edad | Studioroman

Si tú también eres una de esas personas, ya te adelantamos que estás de suerte. Al parecer, existe una crema casera que está elaborada a base de dos ingredientes naturales y que puede ser muy efectiva. Si te la aplicas con constancia, notarás enseguida como las patas de gallo se reducen.

Para elaborar esta crema deberás tener a mano dos aceites: de girasol y de coco. El primero, al ser rico en vitamina E y antioxidantes, nos será de gran utilidad para proteger la piel de los radicales libres y del envejecimiento prematuro.

En el caso del segundo, al contener ácidos grasos, su aplicación nos puede ayudar a suavizar la piel y, además, a mejorar su elasticidad. Por lo tanto, como podrás deducir, la combinación de ambos ingredientes es la mezcla perfecta que tu rostro necesita.

Bien, cuando tengas ambas cosas, coge un recipiente pequeño y combina una cucharada de ambos aceites. Caliéntalos unos segundos en el microondas y, cuando estén uniformes, aplícate la mezcla sobre el rostro.

Bote de aceite y coco partido con tocado de maquillaje de fondo
Solamente necesitarás aceite de coco y de girasol | Getty Images, Pixelshot

Para obtener al máximo los beneficios de este remedio casero, te sugerimos que hagas especial incidencia en las zonas más afectadas. Date unos suaves masajes circulares y deja que la crema actúe sobre tu piel una media hora. Transcurrido ese tiempo, enjuágate la cara con agua tibia y retira el exceso que sobre.

Consejos para prevenir su aparición

El remedio casero del que acabamos de hablar es una opción ideal para cuidar nuestra piel sin necesidad de dejarnos mucho dinero. Este truco, desde luego, está repleto de beneficios. Ahora bien, también es importante que tengas en cuenta una serie de consejos para ayudar a prevenir las patas de gallo.

Y es que, por si no lo sabías, existen una serie de factores que pueden predisponer su aparición. Por ejemplo, los rayos UV pueden ser una de las principales causas de los signos prematuros de la edad. Por esta razón, aplicarnos protección solar siempre es muy importante.

Así mismo, limitar la ingesta de sal también puede contribuir en reducir su aparición, ya que cuanta más ingiramos, más agua retendrá nuestro cuerpo. Esto, aplicado al contorno de los ojos, puede hacer que las líneas y arrugas sean más visibles.

La hidratación también es un factor muy importante en el cuidado de la piel, especialmente porque esta tiene la capacidad de hidratarla. Eso sí, asegúrate de hacerlo no solo por dentro, sino también por fuera: las cremas hidratantes van de maravilla.

Y por último, pero no menos importante, te aconsejamos que revises la práctica de ciertos hábitos, como por ejemplo entrecerrar los ojos. Esto es algo que habitualmente solemos hacer cuando hace sol y este nos molesta; sin embargo, para que no ocurra, es mejor optar por llevar unas gafas de sol.