Chica bebiendo un vaso de agua

La dieta secreta del agua: cómo empezar a perder kilos e hidratarte al mismo tiempo

Es posible empezar a perder peso con un correcto consumo de agua

Tomar agua es una de las acciones más importantes que podemos hacer por nuestro cuerpo en el día a día. Además de mantenernos hidratados, esta bebida nos puede ayudar incluso a adelgazar.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), es recomendable beber entre un litro y medio y dos de agua a diario. Sin embargo, para aprovechar todos sus beneficios, también hay que conocer cómo tomarla para que sea más efectiva.

En el caso de no beber la suficiente, a su vez, hay que tener claro que no vas a perder esos kilos de más de la forma que deseas. La razón es que el cuerpo realizará una retención de líquidos asociada a la escasez. De ahí la importancia de tener un buen plan.

Las veces que debes beber agua para adelgazar

Además de tomar agua, debes saber cuáles son los mejores momentos para hacerlo. En esta guía, descubrirás todo lo que tienes que conocer.

1. En ayunas

El primer vaso que se recomienda tomar al día es nada más levantarte, además, puedes añadirle unas gotas de limón. Es mejor hacerlo con agua tibia y después esperar unos 15 minutos antes de desayunar. El agua conseguirá activar tu organismo, ayudándote a deshacerte de las toxinas.

Mano exprimiendo medio limón en un vaso transparente con agua
Tomar agua en ayunas ayudará a que tu organismo se ponga en marcha | Getty Images

2. Antes de las comidas

También es importante beber agua antes de la comida, tanto a mediodía como en la cena. Lo recomendable es beber entre dos y tres vasos de este líquido para favorecer la digestión. Además, te ayudará a aumentar la sensación de saciedad.

Una buena opción es optar por alimentos con alto contenido en agua. Es decir, purés, sopas, batidos; en definitiva, opciones que por añadidura son poco calóricos.

3. Después de las comidas

Al igual que se recomienda hacerlo antes, también es interesante beber agua tras las comidas. En este caso, lo mejor es tomar un vaso, pues favorecerá la digestión. En el caso de que te guste más, puedes consumir una infusión en su lugar.

Foto de una mano sosteniendo un vaso de agua
Un vaso de agua antes de dormir te mantendrá hidratado durante la noche | Getty Images

4. Antes de dormir

El último momento en el que debes consumir un vaso de agua es un poco antes de irte a dormir. De este modo, el cuerpo se hidratará y el organismo se depurará. También lo puedes cambiar por una infusión relajante, de canela o de jengibre, para descansar mejor.

¿Cuánta agua debes beber al día para adelgazar?

Para que te hagas una idea, la cantidad de agua recomendada cambiará dependiendo de algunos factores. Como ejemplo, cuando una persona es más delgada, necesitará menos líquido.

Es decir, para una persona que pese 50 kilos, bastará con tomar un litro y medio. Sin embargo, esta necesidad irá en aumento al mismo tiempo que el peso. Toda esta cantidad de agua te permitirá comer menos porque es fácil confundir la sed con el hambre.

Según la OMS, además, hay que tener en cuenta que, cuanta más actividad física hagas, más hidratación necesitarás. En este sentido, es recomendable tomar un litro de agua extra por cada hora que hayas hecho ejercicio.

Una hora antes de iniciar la actividad física, se recomienda beber medio litro de agua. Después, durante el entrenamiento, no esperes a tener sed para tomarla y consúmela cada 15 o 20 minutos. Cuando termines, bebe otro medio litro.

Mano sosteniendo una botella de agua de plástico
Hay que estar bien hidratado en todo momento | Getty Images

En verano, asimismo, es necesario beber más agua que en invierno. Esto aumentará aún más si se hace ejercicio físico en los meses más calurosos del año.

La orina, un buen indicador de los niveles de hidratación

Quizá una de las cuestiones que te preguntes es cómo puedes saber que estás bebiendo el agua suficiente, y lo cierto es que no hay nada mejor que fijarse en la orina. En el caso de que esta sea de un tono amarillo claro, significará que tu organismo está bien hidratado. Sin embargo, si es oscura y fuerte, a tu cuerpo le falta agua y, por tanto, hidratación.

Otros síntomas que te pueden alertar son la sequedad en la piel, tener la boca seca o sentir cansancio o fatiga a lo largo del día. Por este motivo, no debes esperar a tener sed para tomar agua. Si necesitas una ayuda extra, ten siempre a la vista una botella de agua, tu cerebro beberá casi de forma inconsciente.